Encuesta del Día


Aparte de temas económicos, ¿tiene sentido alargar la edad de jubilación?


  • no (70%, 309 Votos)

  • si (24%, 104 Votos)

  • no tengo criterio (6%, 26 Votos)

Total Votos: 439

Loading ... Loading ...

Secreto profesional, derecho de defensa y juego limpio (JS)

colaboraciones - Escrito el 25 de noviembre de 2009

JSEl instinto jurídico llevó ayer a MC a rebelarse frente a las informaciones que pretenden legitimar  las intervenciones ordenadas por Garzón de las comunicaciones entre imputados y sus abogados en el llamado caso Gürtel. Según El Pais, la Fiscalía General del Estado ha venido a validar la actuación de los Fiscales en ese procedimiento, que además encontraría amparo en las Directivas europeas en materia de prevención del blanqueo de capitales cuando excluyen del secreto profesional de los letrados sus relaciones con los clientes en esos casos. MC lo calificaba de desafuero. Yo creo que su desazón era doble. Como abogado, y como preso, que él dice. A mí también me lo parece. Un disparate.

La confidencialidad de las relaciones entre abogado y cliente constituye uno de los ejes del llamado derecho de defensa que se erige en una garantía básica de todo Estado de Derecho que se precie. Y se justifica en razones de eficacia de la institución. Como, cambiando lo que hay que cambiar,  en el caso de la relación entre paciente y médico o del católico con su confesor. Para que aquel derecho de defensa goce de contenido real es elemental que el afectado pueda informar a su abogado de todo lo relativo al asunto de que se trate, en la seguridad de que nadie fuera de su letrado pueda tener acceso a ello. Esa confidencialidad genera a su vez en el profesional el derecho-deber de secreto so pena de gravísimas sanciones, incluída la inhabilitación y su exención del deber de denunciar y de declarar sobre cuanta información haya recibido de su cliente. Y, precisamente por eso, porque no se le exige al letrado que denuncie a su cliente y porque toda persona se presume inocente y desde luego tiene derecho a defenderse en el marco del proceso seguido contra él, es por lo que las comunicaciones entre abogado y cliente son inviolables en el marco del Estado libre occidental de que nos hemos dotado. Confianza y lealtad son los principios básicos que imperan en las relaciones entre abogado y cliente. Si no hay certeza en la lealtad no cabe la confianza y si no hay confianza la relación no funciona. Y si la relación no funciona la eficacia desaparece.

¿Se trata de un principio absoluto?  Sí y no. Y no es que uno haga honor a su educación galaica. Hasta hace algunos años sí se trataba de algo absoluto, pero la complejidad de la vida moderna –la globalización sobre todo- y la aparición de nuevas formas de delincuencia, en ámbitos como el del narcotráfico y el terrorismo sobre todo, han hecho surgir una serie de normas dirigidas a perseguir algunas de sus formas de supervivencia como es el caso del llamado blanqueo de capitales. Y eso lo ha hecho quebrar todo. Los valores de la sociedad occidental que tantos siglos han tardado en conformarse se cuartean y pasamos del Estado garantista al llamado Estado preventivo. Que no  sólo lo digo yo que me quejo de ello, es que lo dice y lo propone nada menos que el Presidente del Tribunal Supremo, que aboga por suprimir garantías en beneficio de la confianza en los Jueces. Será que ilimitada. Os adjunto un link en demostración de ello.

Las Directivas 91/308, la 2001/97, la 2005/60 y la 2006/70, que vinculan a los Estados miembros de la UE y todas ellas transpuestas a nuestro ordenamiento interno –Ley 19/1.993, modificada en 2.009-, en lo que se refiere a dispensa del deber de secreto profesional respecto de los abogados, viene a obligarles a, en los casos en que se les planteen operaciones susceptibles de ser consideradas como operaciones de blanqueo,  identificar a los clientes, a guardar durante un plazo de 5 años los documentos relacionados con ello, a abstenerse de colaborar en tales operaciones, a comunicarlas al SEPBLANC –Servicio de prevención del blanqueo- y a ocultar tal colaboración al cliente. Es decir, en tales casos, no sólo ya no existe derecho-deber de secreto por parte del abogado, sino que la Ley le obliga a erigirse en denunciante de su candidato a cliente.

En ese contexto de lucha contra esas formas de delincuencia el ámbito de las comunicaciones abogado-cliente ha dejado de ser territorio exento y entra en el genérico terreno de la doctrina ya consolidada sobre legitimidad de intervenciones telefónicas como si de cualquier particular se trate. Esto es, según la última Sentencia conocida del Tribunal Constitucional –STC 197/2.009, de 28 de septiembre-, existencia de un delito previo porque está prohibida la “investigación prospectiva, pues el secreto de las comunicaciones no puede ser desvelado para satisfacer la necesidad genérica de prevenir o descubrir delitos”; datos objetivos, que pueden ser meros indicios, que relacionen a las personas investigadas con aquel delito y certeza de que usan el medio de comunicación llamado a ser intervenido. Y ello,  a su vez, ha venido a ser legitimado por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en los casos en que sobre todo por vía de cuestión prejudicial algún Estado miembro así se lo ha planteado. Por ejemplo, en el asunto 305/05, donde se sentó el siguiente criterio:

“Del artículo 2 bis, número 5, de la Directiva 91/308 se desprende que los abogados tan sólo están sometidos a las obligaciones de información y de cooperación en la medida en que asistan a sus clientes en la concepción o realización de las transacciones, esencialmente de orden financiero e inmobiliario, contempladas en la letra a) de dicha disposición, o cuando actúen en nombre de su cliente y por cuenta del mismo en cualquier transacción financiera o inmobiliaria. Por regla general, tales actividades se sitúan, debido a su propia naturaleza, en un contexto que no tiene ninguna relación con un procedimiento judicial y, por lo tanto, al margen del ámbito de aplicación del derecho a un proceso justo.”

Hoy por hoy esa es la única excepción al principio de inviolabilidad del secreto de las comunicaciones entre abogado y cliente. Es decir, cuando exista razonable sospecha de asesoramiento solicitado en materia de blanqueo de capitales en el ámbito financiero o inmobiliario. Nunca cuando exista un procedimiento judicial por medio.  Cuando estamos en presencia de la relación, como planteaba ayer MC en su artículo y a eso se refiere la información relativa al caso Gürtel, de un abogado y un imputado en una causa penal pendiente, la inviolabilidad de sus comunicaciones es plena, con independencia de que el letrado de turno sea un delincuente. Y, en ese sentido, el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo ha conocido de muchos casos en lo que, cuando existe un procedimiento judicial en curso, cualquier intervención no consentida de las conversaciones abogado cliente provoca la nulidad de lo actuado –casos Kopp y Zagaria, entre otros-, por entenderse que en tales supuestos se ha violado el derecho a un juicio equitativo.

La razón es que la justificación en perseguir al abogado delincuente, que haberlos haylos,  no puede ampliarse al perjuicio del derecho de su cliente a su defensa. En tales casos, desde luego el abogado debe abstenerse de intervenir en defensa de su cliente, por imperativo del Código Deontológico que le obliga, pero si no lo hace y en el mismo procedimiento existen indicios contra él el Instructor debe notificarle previamente a cualquier intervención de las comunicaciones a tal profesional sus sospechas, es decir, comunicarle la eventual imputación que contra él pueda existir para que, en definitiva, sea el cliente quien prescinda de sus servicios o decida mantenerle en esa relación de confianza, pero entonces con todos los riesgos. Y, naturalmente, si la intervención pese a todo se produce eliminar de la causa cualquier confidencia que pueda perjudicar al derecho de defensa.

En el caso Gürtel todo apunta a que ha habido un exceso por parte de la Fiscalía y del Juzgado Central de Instrucción nº 5 cuando se han intervenido comunicaciones entre imputados y letrados. La consecuencia de ello, en virtud de la doctrina de los frutos del árbol envenenado, es que todo lo actuado con posterioridad a tales conocimientos que razonablemente deriven de los mismos resulta nulo radicalmente. Pero también, de existir alguna suerte de autoinculpación en esas conversaciones por los imputados, la futura condena a mi modo de ver resultaría imposible por muchas pruebas de cargo adicionales que existiesen. Porque, aunque desaparezcan del sumario tales transcripciones, siempre podrá alegarse conocimiento de su difusión por parte del Tribunal sentenciador posterior que resultaría contaminado. Ese ha sido el nuevo servicio que Garzón ha proporcionado a la causa de la Justicia en persecución de la corrupción. Otro error de consecuencias monumentales.

Con todo no es esto lo más grave lo que solivianta al MC ex -preso y también abogado. Existe un precepto en la Ley penitenciaria –el art. 51.5- que permite que la Dirección del centro grabe las comunicaciones entre otros de preso y abogado, dando cuenta, eso sí, con posterioridad a la autoridad judicial. Eso ha justificado hoy –una suerte de sistema Sitel más pedestre- que los locutorios de las prisiones españolas estén “achicharradas”, es decir, tengan la pertinente chicharra grabadora.

Lo que en los años 80 fue la llamada “operación Reja” en Herrera de la Mancha, a cargo del Cesid, con ignorancia del Ministerio de Justicia, hoy se encuentra ya legalizado. ¿Quién garantiza en tales casos que sólo se escuchan las comunicaciones de abogado y cliente en los casos legalmente previstos en materia de terrorismo, narcotráfico o presos sujetos al llamado Fichero de especial seguimiento? ¿Y quién asegura que, cuando se interceptan tales comunicaciones por orden del Director, siempre y en todo caso se da cuenta de ello a la autoridad judicial con independencia del contenido de las conversaciones? ¿Y quién que no se da cuenta de ello a otra autoridad judicial o a autoridad distinta?

En este contexto, ayer alguna bloguera expresaba más que razonables dudas sobre la realidad del Estado de Derecho en que nos encontramos. Mientras ejerza mi profesión dejo las dudas a un lado, pero, claro, cuando escucho nada menos que al Presidente del Tribunal Supremo despreciar aparentemente las garantías en beneficio de la eficacia y reivindicar que nada mejor que confiar en los Jueces –que algunos muy buenos sí los hay-,  sin más, como que me entran ganas de hacerle caso, quitarme la toga porque los abogados estaremos  de sobra, seguro, en este mundo, y dedicarme a cultivar aceite…, como MC. Porque uno, en su ingenuidad, siempre ha sido partidario del fair-play, y se lo cree lo del juego limpio. Parece que otros no y, aunque se trate de futbol, pretenden meter goles con la mano y luego que el resultado sea inamovible. Pues no.

, , ,

  1. #1 > Socrates > 25 de noviembre de 2009 06:50

    Discrepo con los postulados planteados por el autor de este peculiar artículo.

    Mire letrado, con la venia y con el merecido respeto:

    Hay un gran número de bufetes de abogados que son auténticas cuevas de Alí Babá para sus 40 clientes.

    Vd. mejor que Yo sabe que, las bandas de narcotraficantes ‘voladores’, vuelan en business class desde el banquillo de los acusados o desde la celda a sus mansiones, gracias a las triquiñuelas legales alentadas por prestigiosos y/o hábiles abogados.

    Vd. mejor que Yo sabe que, el blanqueo y la fuga de capitales se hace con la colaboración necesaria de jurisconsultos.

    Vd. mejor que Yo sabe, de la ‘estrecha’ relación que se establece entre determinados abogados y determinados y selectos clientes.

    Vd. mejor que Yo sabe que, los códigos deontológicos son papel mojado y que lo que vale en esta vida son las monedas y los billetes de curso legal (eso sí que es legal y ecuánime).

    Ah, normalmente, un paciente que visita a un médico lo hace porque no tiene más remedio al encontrarse/estar enfermo o presentársele una dolencia repentina. Así mismo, un creyente que solicita al sacerdote confesión lo hace por prescripción divina que obra a través de su conciencia, y no media el vil metal en la “transacción”.

    Como epílogo, el ejercicio de la abogacía en materia de asistencia jurídica y defensa de deincuentes de “cuello blanco” está mediada y mancillada por la misma moneda de cambio que recibió Judas Iscariote de los príncipes de los sacerdotes al vender a su Maestro.

    Buenos días nos dé Dios y líbrenos de los treinta siclos o monedas de plata que compran voluntades de personas humanas.

    P. S.: Garzón ha hecho lo correcto.

     JS Respuesta:
     

    @Socrates,

    Mire, niñato, me abstengo de entrar en sus apreciaciones porque no hay más necio que quien no quiere entender. Pero, además, porque no me parece correcto entrar como invitado en casa ajena y descalificar al propietario. Lo digo por sus observaciones insertas en el Editorial del día al calificar de “buitre carroñero” por partida doble a MC, en quien en su momento concurrió la doble condición de banquero y abogado. Que lo diga Ud. de mí en función de mi profesión es algo que asumo con el buen humor que me suele caracterizar y que echo en falta en sus agresivos amaneceres. Por eso me permito insistirle en el sabio consejo que hace días le facilitó una inteligente bloguera. Lea Ud. más, Sócrates y sobre todo literatura de humor. Por ejemplo, esa obrita del que fue el director de la revista más audaz para el lector más inteligente -no se quejará del piropo que le brindo, verdad?-. Me refiero a “Dios le ampare, imbécil”.

     Merce Respuesta:
     

    @JS,
    ¡Dios!!!!!!!!!!!

     Evergetes Respuesta:
     

    @JS, Genial, sencillamente Genial, Álvaro de la Iglesia, ya dijo lo que había que decir, en la revista del volátil de afición cinegetica.

    Bien empiezas el día Jurista, que lo continúes igual.

     CLEA Respuesta:
     

    Tenemos que ceñirnos a las argumentaciones en base a derecho para que nos enteremos todos de lo que realmente nos importa enterarnos. El debate en sí ya es suficientemente interesante como para no necesitar que caigamos en trifulcas innecesarias.

    saludos.

     miguel 128 Respuesta:
     

    @JS, Se la debias de tener guardada JS, porque de otra manera no lo entiendo. He leido con atencion el otro post donde Socrates habla de “banqueros y abogados carroñeros” y de ninguna manera, por mas que estiro mi interpretacion, entiendo que se refiera a MC.

    Me es dificil tomar postura por personas con las que suelo estar casi siempre de acuerdo como es el caso tuyo y de Socrates, por eso me duele mas, si cabe, los apelativos vertidos.

    Pero fijate lo que te digo, aun en el hipotetico caso que asi fuese, tampoco entiendo la reaccion y mas viniendo de ti.

    Un saludo

     f1 Respuesta:
     

    @miguel 128, Totalmente de acuerdo con miguel 128. Lo digo con pena por que me gusta la forma de argumentar de ambos generalmente. No entiendo esa perdida de papeles y os animo a serenar el tema y no caer en descalificaciones que solo consiguen acabar con el debate. Saludos

     aprendiz Respuesta:
     

    @miguel 128, envie un comentario antes que no se porque se atascó, bueno venia a decir que estoy de acuerdo contigo miguel, ¿cuando no? en aquel lejano descansadero que luego yo contraríe con mi conducta?, eres un monstruo.

    Está claro que Sócrates y JS son dos buenos buques, con sócrates he aprendido cosas buenas,con JS cosas para las que soy un negao.

    Uno por vivir largo tiempo en la esparta de Sócrates.. ya se sabe, el roce hace el cariño.

    Bueno, a JS se le fue un poquillo la pelota pero no pasa nada, gajes del oficio d estar todo el santo día escribiendo e involucrandose, El valenciano tiene buenas espaldas y lo aguanta.

    Esto es así, no le demos más vueltas, un día cal y otro arena, al inal argamasa para levantar pilares. No dar tanta importancia.

    Un abrazo a todos.

    Miguel, el sofá te sienta de … Otro abrazo para ti, jefe.

     miguel 128 Respuesta:
     

    @aprendiz, Lo del descansadero dio mucho de si.Y me alegro de aquello, porque de los errores se aprende. Muchas gracias Aprendiz y un fuerte abrazo.

     Vporta Respuesta:
     

    @JS,
    Orden, orden en la sala. No se debe atacar nunca preso de la ira. ¿ … ?.

     4137789c Respuesta:
     

    @Vporta, La ira(si es que había)era provocada,como en muchas ocasiones.Y desde mi más pacífica postura en este blog,creo que JS tenía buenas razones para situarse y situar a quien actúa de manera algo pendenciera.Así que JS bien hecho está.Y gracias por tu aportación.

     aprendiz Respuesta:
     

    @Vporta, Pues tu bien que me has enderazado a base de sinfonias ;) .

    Porta que aparezco en murcia! controla que me pierdo y acabo en una conferencia para catadores de vino!!

    :)

     Q Respuesta:
     

    @JS,
    Me parece una forma muy elegante de insultar pero no creo que esté de más que los profanos en la materia hablemos del espíritu de la ley y creo que estará de acuerdo conmigo en que la Ley no soluciona todos los problemas de las personas y entre las personas, de los países y entre países, de las empresas y entre empresas…
    A parte de esto, le agradezco que vierta su sabiduría jurídica en el blog, estoy aprendiendo. Gracias.

     Antonia Respuesta:
     

    ¬JS, me produce frustración el comentario dirigido a Sócrates. Sinceramente no es propicio de una persona sabia como tú.
    Como bien dice Miguel, no creo que el apelativo “buitre carroñero” fuera encaminado a D. Mario. No, de ninguna manera.

    ¬Sócrates, ayer no te leí. Acabo de hacerlo y me parece una imprudencia por tu parte la “coletilla” que dejaste. Pero, ¿cómo te atreves a generalizar? Pues claro que existe asepsia en las profesiones que mencionas. Cabe decir que en todos los sectores cohabita gente corrupta, ya sea del gremio de la construcción, farmacéutico, clero, funcionarios, limpieza y demás labores realizables.

    ¬Sr. Conde, muy buena la entrevista de esta mañana en la radio. Dejó MUDO al periodista con su magnífica respuesta. Enhorabuena.

     Ni tanto Respuesta:
     

    @JS, Vuelve a por otra Socrtaes. Era hora de que alguien te diese una colleja.

     Tata Respuesta:
     

    @JS,
    Cuantas cosas se cuecen cada día en nuestra querida España y en el mundo mundial.
    ¿Pero, merecen la pena los enfrentamientos e insultos por algo en lo que no hemos intervenido nosotros?

    Calma, mis queridos amigos. Y el que esté en posición de hacer algo por favor que lo haga. Más que palabras, movimiento.

     Esencia Respuesta:
     

    @JS,

    Ya me sabrás disculpar, si es que no he sabido entenderte hoy. Vengo de leer el otro post y me encuentro con esto. No entiendo nada, ya que te tengo altamente conceptuado y creo que no es tu costumbre, decir cosas por decir y mucho menos poner en tela de juicio lo que no puedas argumentar, o demostrar.

    No se que te habrá podido llevar a segurar, que Sócrates se refería a MC en su alusión a los carroñeros. He tenido la oportunidad de hablar personalmente con Sócrates y entre otras muchas cosas, sobre MC al que respeta, admira y aprecia sinceramente. Sabiendo esto, no me cabria la posibilidad de leer entre líneas que se refería a él, pero es que aún sin saberlo, no llego a ver la similitud entre su expresión y la persona.

    Supongo que esa inteligente bloguera a la que haces alusión, en ese momento, le aconsejaría esa lectura por algo concreto y que venia al caso, pero es que en este caso y valga la redundancia, yo humildemente, no lo veo.

    Un cordial saludo.

     atati Respuesta:
     

    @Esencia,

    Hola amiga. Me ha parecido muy bien que defiendas tu punto de vista en esta pequeña controversia, además me ha parecido muy valiente. Pero porque sé que también tienes muy bien amueblada la cabeza, supongo que te habrás dado cuenta que “el estilo” de Sócrates (la causa) provoca los efectos naturales a la cualidad de la causa. Es la ley de Causa y Efecto, ya sabes.

    Pero desde mi punto de vista, la Causa hace una labor importante, cual es medir el temple del supuesto oponente, sirviéndonos como ejercicio práctico la relación que tan generosamente nos brinda la susodicha Causa. Y claro, no todos los días se suele tener el mismo temple, la misma serenidad, el mismo efecto, ante la acción de la resusodicha Causa.

    Además, no es verdad que quien siembra vientos, recoge tempestades? Pero todo es válido, todo vale para aprender y, si se puede, hasta para mejorar. Y ya sabes, la práctica de la meditación es una disciplina muy útil para entre otros efectos, lograr un temple a prueba de todo tipo de Causas. Saludos, valiente Esencia.

     michelo Respuesta:
     

    @Socrates,
    Creo que Garzón no ha hecho lo correcto, creo que el artículo de Jesús Santaella es muy bueno, creo que Sócrates se ha pasado un pelo, pèro creo que Jesús tambiémn se ha pasado un pelo, pues coincido con Miguel128 en que las alusiones de Sócrates a banqueros y abogados carroñeros no iban con segundas.

    Sólo opinio para ver si ayudo a que todos comprendamos “las diferentes caras del poliedro”

    Pero no juzgo. No juzguéis y no seréis juzgados. Es un error que he cometido mil veces en mi vida.

    Enhorabuena a Jesús por el artículo, que realmente ha dejado las cosas muy claras, y eso no empece a que yo siga disfrutando de tener a Sócrates de compañero de foro.

    Saludos a todos

    Michelo

     naroa Respuesta:
     

    @Socrates,

    Después de todo lo leido no me quedan ganas de seguir estudiando… pero continuaré para lograr mi objetivo: ser un ladrón con título.

  2. #2 > Azulius > 25 de noviembre de 2009 07:27

    Buenos días,

    Pues a mí no me parece un peculiar escrito, sino un excelente artículo del que podemos disfrutar en muchas de sus variantes y que además le da un nivel al blog bastante elevado, cosa que algunos contertulios con sus comentarios y su falta de respeto no hacen.

    Dicho esto, y a propósito de ser una descreída, sigo pensando qué, mientras la Justicia siga politizada, mientras los partidos que nos gobiernan quiten y pongan jueces, fiscales y demás “servidores”. Hasta que la justicia no sea imparcial, justa y para todos, sin menoscabo por intereses partidistas, sean lo que sean. Sin prebendas por favores efectuados, sin ciudadanos de primera, segunda y hasta tercera regional, estaremos indefensos.

    No es problema de confianza, que también, es problema de que la aplicación de una Ley justa y ecuánime, sin criterios partidistas en su ejecución debería ser un derecho fuera de toda duda y hoy por hoy no lo es.

    Feliz jornada para todos.

     JS Respuesta:
     

    @Azulius,

    Como siempre aciertas, Azulius. Es cuestión de confianza. La Justicia es por definición potestas -capacidad de imponer la decisión por la fuerza-, pero sin auctoritas -reconocimiento consentido que todos tengamos de ella y sumisión voluntaria a sus decisiones-, es decir, sin confianza al final en ella, la Justicia no es tal. Y si no confiamos en esa instancia volvemos a la ley de la selva, y ya sabes que uno es bajito, tiene poco estuche, y no está ni en edad ni en situación de darse de bofetadas por una idea….Por eso no me gusta el futuro. Y trato de rebelarme frente a la injusticia a ver si esto funciona de una vez.

  3. #3 > Evergetes > 25 de noviembre de 2009 07:37

    Pues en la misma línea en que se mantiene el Presidente del Supremo, podríamos retornar a la pena de muerte para determinados casos, confiando en los jueces y en este estado de fe ciega en la justicia de los juristas, creo que hay avances sociales que no pueden ser cercenados por nadie ni aun invocando la seguridad nacional, las labores policiales dejémoslas para los policías, en este estado de memez colectiva, del todo vale, acabaran los juristas haciendo su presunto trabajo hasta metiéndose en la cama matrimonial y contabilizando el numero de……. vaya Vd. a saber que, en aras a la seguridad nacional, creo que la Justicia es una cosa muy seria para dejársela a los Juristas, aunque de los políticos actuales que me merecen el mismo calificativo, que los Juristas en este caso relativo a la política tampoco me fio, quien controla al controlador en esta pescadilla de ración, que la sociedad de la “burrocracia” nos ofrece a los ciudadanos.

    Buenos días para todos.

     JS Respuesta:
     

    @Evergetes

    Intuyes bien, tocayo. Por ahí, por esa idea de prescindir de las garantías, consagrarlo todo a la eficacia y a la confianza en los Jueces sobra todo. Así que a los que se decida, sin más historias, ni juicios ni mandangas, como en el chiste del General mejicano, que los fusilen a todos, provisionalmente, eso sí., que no somos unos bárbaros.

  4. #4 > Merce > 25 de noviembre de 2009 07:42

    Interesante.
    Con esto parece que tales garantías de que solo se escuchan ciertas comunicaciones no existirá. Tampoco se garantizará que se haga por orden judicial. Sólo hay que pensar en la condición humana.
    Me parece una violación del secreto profesional. Demasiadas libertades para un sector y demasiada vigilancia para otro.
    La percepción que queda es lo escrito en el último párrafo. Nada, que hagan y deshagan los jueces como les dé la gana. Pero claro, los ingenuos pensarán que todos los jueces son buenos, pero yo me estoy volviendo muy desconfiada. Me estoy haciendo mayor, creo que es eso.

    Buenos días

     JS Respuesta:
     

    @Merce,

    Lo de hacerse mayor, Merce, no creas. Hasta tiene sus ventajas. Pocas, claro, pero algunas tiene. Sobre todo si se conserva la memoria. Y uno aprende a desconfiar, sí, o lo que es lo mismo, a confiar en qué y en quién se debe.

  5. #5 > DELGADILLO > 25 de noviembre de 2009 08:30

    Ya ha se ha hablado en el blog de que la justicia parece estar politizada, pero desde el gremio al que pertenezco están apareciendo sentencias judiciales que ya no sé como denominarlas.
    En lo que queda de construcción, seguimos los Técnicos (Ingenieros, Arquitectos, etc…), como no se construye nada nuevo, se han empezado a demandar entre Promotores y Constructores (por pequeñeces que en la época de vacas gordas solucionaban entre ellos tomando un café). Ahora los juzgados nos llaman a los Técnicos como testigos y de ahí pasamos a ser demandados ya que los jueces saben que todos los técnicos estamos asegurados y el dinero mas rápido va a llegar por la vía de nuestra aseguradora, de esa forma terminan rápido el expediente.
    Claro, las aseguradoras no son tontas, se han dado cuenta de esta nueva vía de indemnización que están abriendo los jueces y ya nos han preparado las cuotas para el año 2010 con un aumento de hasta un 38%.
    Otro problema más con el que tenemos que luchar en nuestro gremio ocasionado por la feliz idea de algunos jueces.
    A la hora de ir a los Juzgados lo único que me serena es saber que encontré hace tiempo este blog, que es una disciplina para seguir trabajando con valores internos de toda la vida; y que al igual que yo hay gente que no va a tirar la toalla para entrar en la tiranía de conseguir resultados a corto plazo.
    Mario, este blog es el espejo en el que hay que mirarse todos los días antes de salir a la calle, gracias por estar ahí.

  6. #6 > miguel 128 > 25 de noviembre de 2009 08:57

    Como siempre JS una gran clase de derecho que nos despeja totalmente las dudas, sobre todo esas que via prensa nos llegan incompletas. Sobre todo cuando hablan de la posibilidad de la interceptacion de llamadas entre abogado cliente, pero se olvidan de mencionar, creo que intencionadamente, que en el caso que se cita no cabe la posibildad por estar en proceso judicial.

    Respecto a las declaraciones de Divar, de eliminar tantos garantismos, se carga de un golpe la presuncion de inocencia. Vamos , que a un detenido ya no hace falta ni llamarle presunto.

    En cuanto a la filtracion a la prensa de conversaciones bajo secreto sumarial, aun no hemos asistido a la depuracion de cualquier tipo de responsabilidad.

    No soy jurista, tan solo cierta formacion en ello, como economista y demandado habitual durante muchisimos años. Como dije en cierta ocasion gane todos los juicios a los que me enfrente, especialmente aquellos que no debia de haber ganado y solo perdi uno, el que claramente debia haber ganado. Con esa experiencia me quedo y con la esperanza de que a mi no me toque en alguno proximo la sarta de despropositos a la que hoy estamos asistiendo, convirtiendo las excepciones en casos consuetudinarios.

    Un saludo

     JS Respuesta:
     

    @miguel 128,

    Gracias Miguel. Eres la figura perfecta del llamado “justiciable” con experiencia. ¿Sabes que cada vez somos más los abogados que tratamos de evitar el pleito y que insistimos ante los clientes en las ventajas de un acuerdo? Algunos, es mi caso, desde que empecé a ejercer realmente, y en algún instante se me echó en cara. Pero es que se te pone la piel de gallina cuando metes un papel a reparto….Y, claro, estas cosas que se oyen y se leen de los máximos responsables judiciales como que no ayudan a disipar las dudas….

     LAREDO Respuesta:
     

    @JS,
    “¿Sabes que cada vez somos más los abogados que tratamos de evitar el pleito y que insistimos ante los clientes en las ventajas de un acuerdo? ”
    Estoy absolutamente de acuerdo con dicha afirmación. Yo mismo lo aplico siempre que puedo y por las mismas razones.
    Excelente artículo por otra parte, está claro que no todo vale, que el fin no justifica la utilización de cualquier medio y menos la violación del derecho de defensa que debería ser un pilar básico del sistema.
    Un saludo.

     JS Respuesta:
     

    @LAREDO,

    Gracias, compañero.

  7. #7 > Nacho Rivera > 25 de noviembre de 2009 10:56

    Lo de la operación Reja, me ha llevado a la “Operación Ceja…” desvaríos mentales.

    Gracias por tan brillante exposición.

     JS Respuesta:
     

    @Nacho Rivera,

    Ceja tenía casi calcetines cuando se hizo Reja, Nacho. Era cuando se decía en el Psoe que el sucesor de Felipe estaba en COU.

  8. #8 > Westmoreland > 25 de noviembre de 2009 10:59

    ¿Acaso se puede hablar de estado de derecho y pretender a la vez eliminar garantías de defensa a todo justiciable? Parece que a los juristas patrios más distinguidos, les ha aflorado su formación (al menos en el caso del Sr. Dívar, por su edad avanzada) en los Principios Fundamentales del Movimiento y demás leyes franquistas y preconstitucionales, porque de lo contrario, no se explica uno ese regusto por apoyar un derecho sin tantos “garantismos”.
    Sencillamente es repulsivo que se pretenda quebrar una garantía básica en todo estado de derecho que se tenga por tal, como es la relación confidencial entre abogado y cliente, que es la propia esencia de la abogacía.

    Si de antemano, el contrario ya conoce tu estrategia y sabe por donde atajarla perfectamente, entonces no es que no exista juego limpio en el litigio, sino que no existe ni posibilidad de “jugar” (y la justicia de lúdica tiene poco o nada, porque los justiciables se juegan frecuentemente derechos fundamentales en un pleito, sean de su persona o de su hacienda privada).

    Sencilla y modestamente, me parece aberrante esta línea por la que se puede inclinar la jurisprudencia y la legislación, porque son un recorte intolerable en las libertades individuales y sociales, en la garantías de los derechos fundamentales de todos nosotros como nación.

    Las tramas financieras o la presunta seguridad nacional que esgrimen algunos como burdo pretexto para entrometerse en la vida privada de los ciudadanos, no pueden abrir la puerta al recorte progresivo de las garantías de defensa que tiene todo imputado, por vil y repulsivo que pueda el delito del que se le acuse, porque entonces el estado de derecho ya no será eso, será un estado de excepción. La lucha humana es una lucha por juridificar el poder, y estas conquistas sociales e individuales, no pueden retroceder con la mera invocación de la lucha contra el blanqueo de capitales o la seguridad nacional, sobre todo cuando suelen ser los gobiernos los primeros en traficar oscuramente con sus dineros y sus intereses. Y para muestra un botón: ¿A quién vende el Gobierno parte de su deuda pública- bonos negociables- o a quién ha vendido parte del oro de las reservas del Banco de España? Pues ni se sabe, pero eso es opacidad fiscal y elusión de tributos, y ahí no se aplica la legislación nacional ni comunitaria en el blanqueo de capitales, porque a alguien, al Gobierno de turno, nunca le va a “interesar”. Sucede que a los ciudadanos sí debiera interesarle este tipo de operaciones porque es su dinero con lo que se “negocia”, en ocasiones con particulares o estados muy indeseables.

    En definitiva sin confidencialidad e independencia la abogacía misma no existe y sin garantías de defensa, no le demos vueltas, el Estado de Derecho es una quimera o un esperpento.

    Saludos a todos.

     JS Respuesta:
     

    @Westmoreland,

    Lo has descrito de manera inmejorable, seguramente desde el más allá por donde se pone el sol.

  9. #9 > Friedrich > 25 de noviembre de 2009 12:18

    Magnífico artículo.

    No se pueden justificar semejantes atentados contra el Estado de Derecho, pero es muy hábil (por efectivo, al recabar apoyo popular) el camuflar la pérdida de derechos civiles bajo el paraguas de la persecución de delitos de terrorismo y otros. Igual sucede con el ya comentado carácter excepcional de la prisión preventiva y la interpretación restrictiva que de esa figura tiene que realizar el juez. Lo repugnante es que los operadores jurídicos sí son conscientes de dónde está el límite en cada caso, y si no los respetan es por motivos ajenos a lo que es su cometido.

    Las declaraciones de Dívar me parecen bochornosas porque él no es lego en materias jurídicas , y es consciente de lo que puede implicar el relajamiento en los instrumentos de control que dispensa un Estado de Derecho.

    Lo grave es que, entre tanto ruido (corrupción en ayuntamientos, politización de jueces, Estatuts sí o no) perdamos de vista qué es lo esencial:

    - La presunción de inocencia no es de izquierdas o de derechas.

    - El derecho fundamental a la defensa (por detestable que nos parezca el presunto delito), tampoco.

    - La verdadera división de poderes es algo imprescindible para que exista una democracia, y que tenemos que exigir y defender ante todo y ante todos, pues no tiene nada que ver con las izquierdas, los centros o las derechas.

    - Etcétera

    Todos esos conceptos tienen su razón de ser y no se ha llegado a ellos por el sueño de una noche. Hay que defenderlos a capa y espada, por sucia que nos parezca en ocasiones la justicia; si nos dejamos cegar por fuegos de artificio o directamente abandonamos, se habrán salido con la suya.

     JS Respuesta:
     

    @Friedrich,

    Haces honor a tu nick, Carl J., el Derecho es funamentalmente seguridad y certeza y, como fuente de ello, incompatible con la “justicia popular” o con su “uso alternativo” según convenga todo ello. No es, como bien ejemplificas, ni de izquierdas ni de derechas. De ahí que siempre conmueva la conciencia, por aquello de sumirnos en la inseguridad con todos los temores a flor de piel estos zigzagueos judciales. Estense quietos de una vez y no me modifiquen las reglas del juego una vez empezado el partido.

     Friedrich Respuesta:
     

    @JS, Te agradezco, JS, tu amable comentario, y tu ciencia.

    Gracias

  10. #10 > Fernando > 25 de noviembre de 2009 14:03

    No cuelgues la toga JS, que para pocos buenos, no puede haber bajas aunque den ganas.

     JS Respuesta:
     

    @Fernando,

    No te preocupes, Fernando. Era broma retórica. Uno de mis mejores maestros y amigos, Antonio Pedrol, me lo repetía. Resígnate J, no te jubilarás nunca. Sólo te podrán jubilar los clientes….Y eso, de momento, feliz o desgraciadamente, no sucede, Fernando.

     Antao Ferreira Respuesta:
     

    @Fernando,
    AMÉN

  11. #11 > CLEA > 25 de noviembre de 2009 15:43

    Pues porque no empezamos aceptando la realidad: no existe el Estado de Derecho. Pruebas de que no existe podemos encontrar infinitas…
    Como anécdota, según me leí en un libro, Ana Bolena en la dinastía de los Tudor de Inglaterra, ya por el siglo XVI fue condenada a decapitación en base a pruebas falsas sin un juicio probatorio en condiciones, y eso que era reina, pero claro, entonces era el rey el que se la quería quitar de en medio, escala de poderes….
    Hoy en día la ley de la selva sigue rigiendo en muchos Estados Democráticos, vease y entiéndase Estados Unidos…y no voy a poner ejemplos por lo escabroso de los temas…que a mi sí que se me pone la piel de gallina cuando me quito la venda de los ojos…
    Si queremos una Justicia en condiciones habrá que empezar aceptando la realidad de la no justicia y del no derecho y de la no separación real de poderes, en vez de ir mareando la avestruz en base a si aplico el articulo X en base a la directiva X, que parece tonta tal directiva pero no lo es, y si está ahí es por algo más que la supuesta defensa de los honorables principios democráticos de la Comunidad Europea…En fin..quien crea que se lo crea, digo yo que es más fácil creer en Dios que en algunos legisladores “altruistas”, o no?

    Saludos.

  12. #12 > Q > 25 de noviembre de 2009 17:33

    A quien interese, estúdio crítico del Derecho, foro, Universidad de Alicante:
    http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/01360629872570728587891/cuaderno14/doxa14_25.pdf

    Podría ser interesante también hacer un repaso rápido a la Filosofía del derecho tradicional. Porque el Derecho es una ciencia, una tecnica o una filosofía?..me lo expliquen…Hegel y la Filosofía del Derecho:
    http://www.monografias.com/trabajos14/hegel/hegel.shtm

    El Pueblo, El Estado y El Derecho…la nueva Trinidad.
    Saludos a navegantes

  13. #13 > atati > 25 de noviembre de 2009 17:48

    Hola amigo JS. ¿Has leído la explicación de ayer a la noche al posible malentendido de un comentario mío? Espero que estando o no de acuerdo conmigo, al menos haya sido capaz de expresar y hacerme comprender lo que quería decir.

    En cuanto a tu excelente artículo, ha habido una afirmación que me ha hecho recordar viejas vivencias. Me refiero a “la confianza y la lealtad son los principios básicos que imperan en las relaciones entre abogado y cliente”.

    El recuerdo es que cuando tenía 14 ó 15 años, quería ser abogado, acaso por influencia de las películas de Perri Mason o como se escriba, para poder defender a los inocentes y a la gente de bien de las perfidias de los “malos”. Pero la ilusión se me quitó, cuando un tío mío que era abogado o trabajaba en una notaría, me explicó que un abogado no sólo defiende a los “buenos” sino que también debía hacerlo con los que sabía que eran culpables. Ésa fue la causa que me desinteresara de la abogacía.

    Claro, si hay confianza entre abogado y cliente, eso supone que el abogado debe saber si su cliente es inocente o culpable de aquello que pueda ser acusado. Mi pregunta es, ¿cómo se habitúa uno a defender a alguien que se sabe que es culpable, en detrimento del que sabe que es inocente? De verdad que es un tema que me interesaría conocer tu opinión, porque por lo poco que sé de ti, me pareces una persona honesta a carta cabal. Gracias amigo.

     LAREDO Respuesta:
     

    @atati,

    Primero: no es tan simple tener tan claro quien es “bueno” y quien es “malo”. Eso sólo sucede en las películas. En la práctica suele ocurrir, al menos en temas civiles, que es en lo que trabajo, que “bueno” como tu dices no es ninguno. Por tanto esa distinción tan simple entre buenos y malos no es tan secilla.

    Segundo: ¿Los culpables, como tu los llamas, no tienen derecho a una defensa eficaz?. Creo que lo mínimo que se puede exigir al sistema es el derecho a defendense.

    En la prensa de estos días se ha publicado el caso de un condenado por violación a trece años, que ha sido excarcelado hace poco tiempo después hacer una prueba de ADN. Ese hombre era un culpable condenado por los tribunales y sin embargo, fijaté, no era sino un error. Debemos reflexionar sobre estos casos.

    Un saludo.

     JS Respuesta:
     

    @atati,

    Lo ví, Atati. Y te entendí. Como tú a mí. En cuanto a lo otro me remito a lo que te dice el compañero Laredo.

  14. #14 > JS > 25 de noviembre de 2009 18:08

    Vamos a ver. Ya está bien. Uno, que es comedido por genética y experiencia, se había prometido no entrar al trapo. Pero parece que las exigencias del mercado no se lo permiten. Perdón por la grosería pero resulta que este artículo ha merecido el interés de nada más y nada menos hasta ahora que 13 comentarios independientes y, además, 14 apostillas al primero. A aquellos 13 comentarios, con mejor o peor acierto, he tratado de responder cuando procedía siquiera sea por gesto elemental de educación ante quien ha considerado oportuno expresar su criterio, normalmente educado, respecto de lo sostenido por mí.

    Esa es la categoría. MC ayer me invitó públicamente a reflexionar sobre el asunto planteado en orden a las escuchas de las conversaciones entre preso y abogado y así lo he hecho.

    La anécdota es que, desde la misma inserción del artículo, Sócrates, primero en el Editorial de hoy y luego aquí mismo, entra en cuestionar sin más, de forma genérica, a banqueros y a abogados. Mereció una respuesta aquí por mi parte. Y a ello se han aplicado, como digo hasta ahora, 14 apostillas. Y parece que el personal me pide explicaciones. Voy a ello.

    Los comentarios de Sócrates no merecerían superior interés de no ser por los epítetos y términos utilizados en el caso, desgraciadamente habituales ya en él por lo que ahora he sabido. Confieso que, en mi desconocimiento del día a día del Blog, sólo me quedé respecto de Sócrates con la referencia a su preferencia en materia de lencería femenina, que no comparto, por los “panties”, según contó aquí él al hilo de la presentación del último libro de MC, y el ninguneo que también aquí mismo pretendió de Azulius, a quien calificó de ser inferior, y mereció la contundente respuesta de ella. Hoy, Sócrates, llevado quizá de la permisividad de algunos hacia él hasta ahora, ha dado un paso adelante más.

    Y, como se dice en Derecho que “in claris non fit interpretatio”, basta la cita literal de lo que ha sostenido en comentario al Editorial de hoy:

    “…en el ámbito de la Banca o la abogacía para ser más concretos, ¿existe la asepsia? Yo creo que nunca existió. ¿De qué nos escandalizamos entonces? Pero, si de siempre, los banqueros y los abogados se han comportado como unos buitres carroñeros. ¿De qué extrañarse?”

    Como resulta que están claros los términos, de la literalidad de lo expuesto se desprende que Sócrates considera, primero, que la Banca y la abogacía, sin distinción alguna en cualquiera de sus ámbitos, son actividades sépticas, esto es putrefactas. Pero, por si el significado no estuviese claro califica, nuevamente sin excluir a nadie que ejerza o haya ejercido tales actividades, a banqueros y abogados como “buitres carroñeros”, es decir, aves rapaces que se alimentan de carne corrompida, de mierda para entendernos en román paladino.

    Y, seguramente envalentonado porque MC, notorio banquero en su día, Abogado del Estado excedente y abogado en ejercicio, nada le dice en el Editorial a tamaños juicios e imputaciones, en este artículo insiste en la figura y trata de recrearse más en la suerte. Aquí ha sostenido, luego de calificar de cuevas de Alí Babá al servicio de 40 clientes los despachos de abogados, sin concretar :

    “Como epílogo, el ejercicio de la abogacía en materia de asistencia jurídica y defensa de delincuentes de “cuello blanco” está mediada y mancillada por la misma moneda de cambio que recibió Judas Iscariote de los príncipes de los sacerdotes al vender a su Maestro.”

    Me da igual que en un inexistente por imposible pretendido plano de igualdad se dirija a mí con “Mire, letrado…”. Lo acepto por educación y le replico en justa reciprocidad, situándolo en su propia mismidad, que diría Zubiri: “Mire, niñato….”. Pero no me da igual, que sí me importa y mucho, entrar en diálogo con quien desde el principio desprecia el debate, descalifica al interlocutor y anfitrión y no aporta el más mínimo interés a la cuestión, ni idea positiva fuera de las trasnochadas que tanto mal recuerdo nos han proporcionado históricamente.

    Porque uno lleva ejerciendo esta profesión sin tacha alguna desde hace 36 años, con total dignidad y el mayor reconocimiento de jueces y magistrados, y entre sus clientes han figurado banqueros, en plural, acusados de esos delitos llamados de “cuello blanco” y nunca se ha considerado ni le han considerado un Judas.

    Y si a alguien le gusta leer eso o jalearlo, que le siga dando cancha a los niñatos indocumentados que no hacen sino sembrar este espacio liberal de ideas, de rodeos egocéntricos prepotentes y narcisistas y debates nada fructíferos. Porque ese no es mi campo. Y por eso me he negado a dialogar con él y así os lo explico a quienes os habéis interesado en ello. Y se lo he intentado explicar con mi mejor espíritu didáctico, con humor, para lo cual he usado de la disciplina que le aplicó esa inteligente bloguera días atrás. Nada más. Y quien lo entienda bien y quien no lo entienda peor para él. Y aquí paz y después gloria.

     atati Respuesta:
     

    @JS,

    Temple y autoridad, sí Señor.

     yolanda Respuesta:
     

    @JS,
    No espera menos de ti, Js, y veo correcta tu aclaración pero no necesaria. Hijo, que temple tienes ya lo quisiera yo para mi. Saludos

  15. #15 > olindico > 25 de noviembre de 2009 18:24

    estimado JS tengo una pregunta:
    en el marco de la UE, determinadas acciones nacionalistas y ciertas concesiones por parte del gobierno a grupos nacionalistas, con la constitución por un lado, y la jurisprudencia europea por otro ¿son legales estas acciones?¿puede estar tan maniatado TSJ?¿que acciones se pueden tomar por parte de la ciudadanía para controlar esos desbarajustes del poder?

  16. #16 > Antao Ferreira > 25 de noviembre de 2009 20:24

    Caro JS,

    Gracias por su texto que me ha permitido encontrar respuestas a algunas de mis cuestiones, pese mal formuladas por no saber plantearlas correctamente.
    Las respuestan estan al nível del Autor.

    Un saludo,
    Cristina

  17. #17 > Eliseo de Bullón > 25 de noviembre de 2009 23:15

    Si D. Carlos Dívar, Exmo. Presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, quiere “un ordenamiento jurídico que confíe en los jueces y que elimine tantos garantismos” yo le propongo un trato. Cedo mis garantías a cambio de que acete las siguientes premisas:

    - Todo Juez buscará conocerse profundamente a sí mismo. Ver sus miedos, sus prejuicios, sus debilidades, sus egoísmos.

    - Todo Juez se marcará como objetivo vital alcanzar la verdadera Sabiduría, desde el plano moral, intelectual y espiritual.

    - Todo Juez será un modelo de ética y de virtud. Será un referente de la moral universal. Un ejemplo vivo de las más altas virtudes humanas.

    ¡Gustosamente pongo en sus manos todos mis derechos!

     Eliseo de Bullón Respuesta:
     

    @Eliseo de Bullón,
    Donde dice “acete” debe decir “acepte”.

  18. #18 > m.teresa > 25 de noviembre de 2009 23:50

    Nunca pensé que a estas horas de la noche estaría enrollada leyendo sobre Justicia,Estado de Derecho,Leyes…
    Gracias por como escribes JS,sigo aprendiendo.

  1. No hay trackbacks

Los Comentarios están cerrados

Seguimos en http://www.fundacioncivil.org