Burka, ¿una ofensa a la dignidad de las mujeres? Un debate abierto sobre el integrismo europeo.

La pregunta es tan absurda que parece increíble que el debate se plantee en la Europa moderna, civilizada, tolerante y abierta al mundo. Es como si de repente, en nombre de la modernidad o de los valores de unos cuantos, se prohibiera comer carne sólo porque el presidente de alguna república fuera vegetariano y pensara que la ingesta de cadáveres en público atentase contra los valores del respeto y la vida. Y que para colmo, dijera, a todos, que los “vegetarianos primero”, tal y como se escucha hoy en algunos grupúsculos a la hora de criminalizar al extranjero diciendo eso de “los españoles primero”.

Y que eso pase en países como Francia o España resulta paradójico. Pero la paradoja tiene un trasfondo que no gusta decir: la alterofobia. O más bien, la islamofobia. El miedo recurrente a la invasión de valores “extraños” o “extranjeros”, un fenómeno que ya ocurría en la antigua Grecia y en Roma. Pero dos mil años después, creo que si algo hemos aprendido es a tolerar al otro, sus manías, sus costumbres, sus culturas, sus valores, sus ideas, sus creencias. ¿Acaso el otro no es un humano de carne y hueso como nosotros? ¿Qué clase de derechos, en nombre de la herencia cultural y territorial, poseemos con respecto a “los otros”, nuestros hermanos?

Como antropólogo, el hecho que se prohíba el burka o el hiyab o cualquier otro símbolo religioso me parece un atentado hacia la dignidad de las personas que libremente deciden seguir su tradición, su cultura, sus valores o creencias. Hasta no hace mucho, en España se llevaba velo para cubrir el rostro de las viudas, y además, era obligatorio, hasta el Concilio Vaticano II, el llevarlo dentro de las iglesias católicas. ¿Acaso el velo se prohibió? La dirección de Asuntos Religiosos del Ministerio de Justicia ha sido clara estos días: “el derecho a profesar una creencia incluye el derecho a expresar, exteriorizar o vestirse de acuerdo con éstas”.

Existe un rancio olor ideológico, -de nuevo las ideologías- que pretende poner en defensa valores antiquísimos, en nombre de occidente y su agredida cultura, la cual peligra, según algunos, por la cada vez mayor incursión de valores ajenos a los nuestros. Al menos ese parece ser el discurso. Un discurso extendido, al estudiar las estadísticas, donde el noventa por ciento de la población está de acuerdo con esta prohibición. El reciente caso, pero no único, de la joven Najwa es surrealista. Y digo surrealista e indigno porque ocurre, además, en un instituto de enseñanza… Pero, ¿enseñanza de qué? El Ministerio de Justicia sigue diciendo al respecto: “Que la alumna lleve un velo en una escuela pública no ofende los derechos fundamentales de los demás ni tampoco el orden público.” Además, “el derecho a ser escolarizado en condiciones dignas prima sobre cualquier otro tipo de consideración”, concluye.

Creo que la libertad del ser humano, siempre que sea respetuosa con el otro, está por encima de cualquier ideología religiosa, cultural o de valor. Y creo que prohibir los valores religiosos que no atentan contra nadie es algo que no se veía desde las cruzadas medievales. Y como vivimos en una sociedad hipócrita y farisea, los que se encerraron para apoyar a Garzón no sé si harán lo mismo para apoyar a la joven e inocente, esta sí, Najwa. En todo caso, quede este botón de apoyo hacia ella, sus ideas, sus creencias, sus dioses y sus costumbres.

117 Responses to “Burka, ¿una ofensa a la dignidad de las mujeres? Un debate abierto sobre el integrismo europeo.”

  1. “El debate se ha planteado en todos los países con sistema político pluralista que cuentan con una fuerte presencia de población de religión musulmana, y lo primero que cabe decir es que no hay soluciones obvias; que plantea dilemas en los que entran en juego valores no fácilmente compatibles. De entrada, la contradicción entre la libertad individual del alumno y el principio de laicidad; pero también entre ese principio y el derecho a la enseñanza; y como en tantos otros casos en que hay que elegir entre soluciones imperfectas, el sentido común debe guiar la decisión.

    Así, entre escolarizar con velo o no escolarizar, es mejor lo primero. Incluso puede pensarse que la escolarización es la mejor receta para que las escolares renuncien un día a portar ese símbolo identitario de raíz religiosa con connotaciones de discriminación, dado que sólo afecta a las mujeres. Y hay que evitar la confusión entre ese símbolo en concreto y otras prendas, como el burka, que plantea otro tipo de problemas: la ocultación de la fisonomía está expresamente prohibida en algunos países por razones de seguridad. Y no es lo mismo la prohibición de símbolos religiosos en el espacio escolar público, en las aulas, que en la indumentaria particular de los alumnos. Una política excesivamente rigorista podría tener el efecto de convertir al velo en una bandera que enarbolarían los sectores más fundamentalistas.”
    Estas palabras pertenecen al editorial que El País dedica a este asunto en el dia de hoy

    • @Mario Conde, No es lo mismo la prohibición en el espacio escolar que en la indumentaria…
      Bueno,la indumentaria es una opción individual,mientras que el espacio escolar supone ,por ser espacio común una manifestación oficialmente consentida,entiendo,y la utilización de espacio no privado.Bueno,pues creo que eso se puede trasladar a España.Es un país con normativas en sus centros escolares y no escolares,y lo privado debe dejarse al ámbito privado.En casa cada uno impone sus normas.En lugares que no son privados hay que atenerse a unas normas y costumbres de pais,la religiosidad no está reñida con la aceptación de otras costumbres de vestimentas que no alteran para nada la moralidad de esa religión.Creo que eso es lo importante,que a ellas no les suponga una alteración moral,si fuera tan grave,ya sería más discutible.

      • @Aguamarina, Estoy totalmente de acuerdo con tu opinión. Las normas del colegio en este caso son determinantes y aceptadas mayoritariamente por los representantes de colegio. De igual manera, se podía haber decidido en este centro que todos los alumnos llevaran un determinado uniforme para evitar diferencias clasistas. Pues esto es la democracia, aceptar las normas. Si no quieres uniformes, pues te cambias de colegio y a seguir. Esto es convivir. Otro tema distinto es la prohibición a nivel nacional. Ese debate es mucho más complejo pero no es el caso.

    • La Alianza de las Civilizaciones está muy bien como utopía a conseguir y cuando se den ciertas semejanzas entre las mismas civilizaciones. Pero mientras la mujer en el Islam esté considerada como un objeto, al que hay que pegar , que no tiene derecho a hablar si no se le pregunta, donde en determinados paises africanos islamistas todavía es práctica frecuente la ablación, mientras el burka exista para que a la mujer no se le vea su rostro (algunos están muy dañados por el fuego o la tortura, tal y como me han enviado una psicóloga de Barcelona por parte de RAWA, una Asociación de mujeres afganas en busca de su libertad), mientras este país esté viviendo en la Edad Media, la alianza no será posible, y cualquier intromisión sin que nos llamen, da igual la que sea, incluso para ayudar, no será bien recibida. Ellos quieren vivir así, ayudemos a quienes nos pidan ayuda, por ej. esta Asociación de Mujeres que luchan por su libertad. Pero, ¿cómo las podemos ayudar?… ¿Trayéndolas para Europa?. Desde luego que ellas están mucho peor que nosotros, pero creo que lo mejor es ayudarles a que cambien la mentalidad, pero no se puede hacer a la fuerza, nada a la fuerza prospera.

      Es un problema que tiene la humanidad, y como un quiste, deberá ser tratado. No cortemos la pierna donde está el quiste, extirpemos el pus poco a poco, sin dañar la pierna, porque alrededor de los fundamentalistas, hay muchos hombres y mujeres que no lo son.

  2. Estimado Javier León, leo siempre atentamente sus artículos, interesantes y valientes, y con los que siempre estoy muy de acuerdo.

    Pero hoy permítame discrepar. No es un debate de intolerancia a ninguna religión, es un debate de alienación machista.

    En España es muy reciente el cambio, como usted dice, y ya ve lo que cuesta, y todas las que sufren y todas las que quedan en el camino. Lo que nos está costando estar ahí!

    No me gusta, además que los hombres se definan con alegría sobre temas que atañen a las mujeres, porque a partir de ahora me voy a inventar una nueva religión porque me conviene, y voy a empezar a imponer un burka para hombres, quizá tenga alguna que otra seguidora.

    Respetar las costumbres y religiones de cada uno por supuesto, pero nunca defenderé todo aquello que deje en situación de inferioridad a las mujeres para desarrollarse en toda la extensión y en igualdad de condiciones a un hombre.

    Si a usted le parece que un burka no es una limitación para una mujer, convénzame de ello, por favor, le escucharé atentamente.

    • @mjm, Y tal vez por cobardía no se dice que a muchísimas niñas musulmanas en cuanto llegan a la pubertad se les prohibe aquí, en españa. hacer gimnasia o hacerla con ropas ridículas y que a muchas finalmente las sacan de los colegios .
      Ya está bien de hipocresía. En España bajo el gobierno de ZP se persigue cualquier comportamiento que no iguale a las mujeres con los hombres, se habla de miembros y miembras pero se la cogen con papel de fumar cuando se trata de denunciar los comportamientos discriminatorios de otras creencias , especialmente de la religion musulmana, no vaya a ser que se enfaden y nos monten otro 11M.
      No es el hecho de llevar un velo tapando el pelo que solo pueden ver el marido y los hermanos en la intimidad es que es el primer paso para tolerar todo lo demás.
      Totalmente de acuerdo con mjm .

    • @mjm, Estimada amiga, en este artículo no estoy hablando de los valores de género, lo cual comparto tu posición al cien por cien. Hablo de los valores de libertad religiosa y de expresión de la misma. Para juzgar unos valores religiosos hay primero que conocerlos, y no juzgarlos desde nuestra posición, porque nunca será neutral. Pero prometo hablar otro día de los valores de género.

      • @Javier León, Gracias Javier, entiendo cual ha sido la intención de tu artículo, pero es que leyendo el título…y el enunciado….porque que yo sepa vivir debajo de un burka no es ninguna libertad, ni religiosa ni de ningún tipo. Y además sí que es un valor de género, porque, que yo tenga conocimiento, solo se lo ponen las mujeres.

    • @mjm,
      ¿considerarías igualitario, justo y sensato poner un “burko” a los hombres, y así dejarlos en situación de igualdad frente a las mujeres?

      Quizás habría que salir de la caja, MJM, y verlo con mejor y mas sosegada perspectiva…

      Saludos

  3. Dice Javier Leon
    Como antropólogo, el hecho que se prohíba el burka o el hiyab o cualquier otro símbolo religioso me parece un atentado hacia la dignidad de las personas que libremente deciden seguir su tradición, su cultura, sus valores o creencias. Hasta no hace mucho, en España se llevaba velo para cubrir el rostro de las viudas, y además, era obligatorio, hasta el Concilio Vaticano II, el llevarlo dentro de las iglesias católicas. ¿Acaso el velo se prohibió? La dirección de Asuntos Religiosos del Ministerio de Justicia ha sido clara estos días: “el derecho a profesar una creencia incluye el derecho a expresar, exteriorizar o vestirse de acuerdo con éstas”.

    Así pues respetemos la ablación del clítoris y la lapidación para las adúlteras y demás costumbres ancestrales .
    Pero resulta que la ” integrista ” es Europa.

  4. Eliseo de Bullón 22 abril 2010 at 7:02

    Una cosa es el pañuelo que tapa toda la cara excepto los ojos (símbolo de sumisión de la mujer o de la mujer como provocadora de deseos impuros) y otra cosa es el pañuelo que cubre la melena y el cuello (símbolo religioso).

    ¿Cuál es el origen antropológico de dicha vestimenta? ¿Qué se quería conseguir implantando dicho código de ropa? ¿Por qué se llevan hoy en día dichos tocados? ¿Por pertenencia a un grupo, por obligación, por miedo al rechazo familiar, libremente?

    El tema se complica cuando hablamos de menores. ¿Debe tutelar el Estado la EDUCACIÓN de los menores o debe dejarse solamente en los padres? ¿Se debe permitir que los padres tengan libertad absoluta para programar la sicología de un niño, el cual debería ser un futuro ciudadano libre y responsable?

  5. Estimado Javier:

    Tu planteamiento de la cuestión me parece correcto si bien creo que es superficial. El problema no es tanto el velo o pañuelo que cubre la cabeza de las mujeres marroquís, que es perfectamente asumible en cualquier actividad cotidiana, como la postura del consejo escolar del colegio madrileño. Que por cierto se basan en una norma interna que ya en su origen es discriminatorio pues prohíbe a los alumnos que usen en clase gorras o sombreros sin base legal alguna, y ahora lo único que hacen es extender esa ilegalidad al pañuelo de las chicas musulmanas. Vamos que llueve sobre mojado.

    Y digo que es un tratamiento superficial por que obvias el problema de fondo que es que en el espacio geográfico donde viven los ciudadanos que envía sus hijos a ese colegio se han asentado un grupo números de ciudadanos de otra etnia y creencia religiosa distinta a la mayoría de los vecinos, minoritarios pero suficientes como para presentar cara y exigir que se aplique la ley, que como dice el ministro de educación, le da la razón.

    Ese es el problema, estamos ante una sociedad vecinal que no asume la asistencia de otros con otras creencias y usos. Además estamos ante un grupo étnico que en vez de disolverse en la masa social y adoptar sus costumbres mayoritarias, tiene suficientes número de individuos y ha sido capaz de organizarse, normalmente en torno a sus edificios religiosos subvencionados con los impuestos de todos, siendo lo más probable que esas niñas del velo sean nacidas en el barrio.

    La solución la dicta la lógica y el sentido común, pues hay que evitar que se repita la escena del niño negro entrado en la escuela custodiado por la guardia nacional de los años 60 en EE.UU., que aquí seria la niña con velo custodiada por la Guardia Civil.
    Así que el colegio quite la norma y que los alumnos puedan usar gorras, sombreros y velo.

    Se trata de eso o tener una guerra de religiones en el barrio que a nadie beneficia y que el colegio tiene perdida de antemano.

    • @eugenio de la cruz silva, Pues nada. Que el colegio quite la norma. Y que despues el viernes sea fiesta porque es la fiesta musulmana y que durante el ramadan se interrumpan o se ralenticen las clases. Todo sea por evitar una guerra de religiones.

      • @we, Todo se andará. Sabes que en la puebla, municipio de Mallorca, las normas municipales de dan también en árabe. Sabes que la caída de Constantinopla en manos de los turcos otomanos se produce por el apoyo que reciben desde el interior de la ciudad por parte de la población otomana que ya residía en la misma en una proporción de ser el 25 por ciento de los habitantes de la misma.

        Eso son las consecuencias normales de los asentamientos de poblaciones culturalmente distintas en un mismo espacio geográfico

  6. Gracias Javier y disculpas anticipadas porque sin haber leído el articulo (por falta de tiempo), el enunciado me anima a dejar a unas líneas sobre reiterado tema-debate en nuestra sociedad y tantas otras.
    Sencillamente yo parto que cada país tiene sus normas sus costumbres, y el que tiene que tiene que adaptarse-acostumbrarse es el que se incorpora a dicha sociedad. Un país avanzado como el que se supone que vivimos si cambia sus normas-leyes se supone debe ser en esa linea de “avanzado” no hacía el retroceso. Y en el caso del burka tiene mucho de tradición y muchisimo de “conveniencia de hombres” más que de religión. Respeto que sus países sigan esas tradiciones, pero nosotros no debemos cambiar nada. En todo caso hacerles pensar a esas niñas si deben ó no deben llevarlo en su vida diaria, que ellas mismas se lo planteen. Por lo demás nosotros no debemos entrar en la promoción del disfraz de religión de un hombre sobre una mujer y más donde de educación se trata.
    Precisamente debatimos las libertades de las personas, ante una imposición varonil del burka.

    Saludos y buen día para tod@s

    • @Merce, estimada merce:
      Centremos el tema. No se trata del burca, que aquí por ley no se puede poner ni mujeres ni hombres. Se trata de un velo o pañuelo que usan las mujeres marroquíes, por costumbre religiosa.

      La mujer marroquí en nuestro espacio geográfico se sabe protegida y si quiere se emancipa plenamente. Fijate en las ropas que llevan las niñas que llevan el pañuelo de marras y veras como en tantos casos como las niñas, digamos, nuestras, llevan pantalones y de marca.

      Esta polémica es fruto de la intransigencia de un consejo escolar incapaz de ver el fondo de la cuestión , y espero que la cosa no vaya a mayores.

  7. A mí me cuesta opinar sobre este tema. Quizás me falte el dato más importante y el más dificil de conseguir ¿quieren de verdad estas niñas y mujeres taparse con el pañuelo? ¿Eligen ponérselo desde su libertad interior o le es impuesta la obligación por…x?
    Me parece que las palabras de Mario más arriba son la clave..
    “Así, entre escolarizar con velo o no escolarizar, es mejor lo primero. Incluso puede pensarse que la escolarización es la mejor receta para que las escolares renuncien un día a portar ese símbolo identitario de raíz religiosa con connotaciones de discriminación, dado que sólo afecta a las mujeres.”
    Interesante debate Javier, gracias 🙂

    • @Isabel, No creo que esa sea la cuestión . ¿ Quieren las niñas a las que se practica la ablación del clítoris que se les haga ?. Hay que recordar que se la practican sus madres ayudadas por las mujeres cercanas. De ahí cabría suponer que están de acuerdo en semejante burrada. y si eso fuese así ¿ hay que permitirlo ?.
      ¿ quieren las niñas musulmanas que se las case con hombres mayores solo por interes de los padres ?.
      El pañuelo solo es el primer paso para que las mujeres se sometan a la absoluta autoridad de los hombres de su familia. Ese es el verdadero problema.

      • @we, creo sinceramente que esajeras. Es que acaso no hay gitanos que casan a sus hijas de 14 años con hombres mayores solo por el interes de los padres. Ambas acciones negativas, que permite nuestra ley , que autoriza a que aborten sin el parecer de sus padres

      • @we,
        El pañuelo no necesariamente lleva a la ablación,Isabel, eso es exagerado, y si lo piensas con calma, ¿ no es tanto o más ridículo que los niños anden con las piernas abiertas para que los pantalones se les caigan hasta dejar al aire la ropa interior ( de marca, claro), o las niñas enseñen la suya por moda? ¿ no podría considerarse al menos tan ofensivo eso?

        Saludos

      • @we, Haber, yo he entendido en el texto que se habla del pañuelo, de un símbolo religioso. Lo de la ablación creo que es otro tema que no digo ni mucho menos que no sea una salvajada pues aquí se ésta mutilando a la niña de un órgano, por eso para mí es otra cosa muy distinta…En este debate creo, se habla de llevar con libertad un pañuelo cubriendo el pelo como señal religiosa, como otro puede llevar un rosario colgando que parece que se ha puesto de moda.
        Aquí en este caso entiendo, que si a una niña le apetece cubrirse el pelo para ir a clase aunque sea debido a su religión ¿por qué no lo puede hacer cuando su compañero inmediato lleva colgado un rosario que le llega al ombligo? Pedimos libertad de expresión, ¿pero para todos igual? No sé, no me gusta que las personas estemos sometidas a dogmas de ningún tipo, creo que ya lo sabéis, pero pienso que no podemos impedir que los demás se manifiesten si en realidad tod@s hacemos lo mismo, cada uno a su manera pero todos nos manifestamos.
        Y creo que al causar tanto revuelo con esto no nos beneficia ni a unos ni a otros, porque lo único que se consigue es que estemos más separados por el desacuerdo y encima distraídos de asuntos más serios, cosa que ya sabemos a quien acaba beneficiando.
        Un saludo 🙂

  8. El fenómeno social de la emigración en los tiempos que corren es asimilable a la esclavitud de otros tiempos, creo que hay pocas diferencias entre las bodegas medievales de los barcos negreros y las pateras de hoy en día cualquiera que sean sus formas y si las hay se decantarían a favor de las ultimas por ser peores, aunque bien es verdad que en esta ocasión se trata de gentes “libres” que han abandonado “voluntariamente” sus familias, sus credos y religiones atraídos por el cuerno de la abundancia de occidente, trayéndose consigo sus valores que no son otros que los de la sociedad que les ha obligado a abandonarla. Se nos dice que debemos ser tolerantes con esas pobres gentes que tanto han sufrido y estoy de acuerdo en ello.

    Pero la tolerancia no es relativismo, tengo para mí que es reciprocidad. ¿Hay que ser tolerante con los intolerantes? Parece lógico que los emigrantes sean especialmente respetuosos con los valores de la nación de acogida, ¿Tiene lógica que se trate de exportar los de la nación donde no les ha sido posible sobrevivir?

    El Sr. Ministro de Educación con sus manifestaciones nos hace una reflexión que más o menos dice esto. “Debe de prevalecer el derecho a la educación sobre la intolerancia” si su reflexión va dirigida o a la niña o a sus padres bienvenida sea, pero si es al resto de la sociedad con todos los respetos y dicho solo en términos de defensa, nunca en los de descalificación de la persona, es una mentecatez, puesto que la niña ya los tiene a través de nuestra sociedad y solo le son cercenados por el pañuelo a la cabeza, que hoy afortunadamente ya no forma parte de nuestra cultura por haber evolucionado en aras de la libertad de la mujer, y que en un ejercicio de esa misma libertad y tolerancia el consejo escolar del centro ha determinado que no se puede llevar prenda alguna sobre la cabeza en las clases. Cualquiera que sea su sexo.

    Buenos días amig@s del foro.

    • @Evergetes,
      Pero en otros centros si se acepta ¿ habrá razones objetivas, claras y justas para no hacerlo?

      Saludos

    • @Evergetes, Hay una sutil pero importante diferencia entre los que fueron en barcos negreros a las Américas y los que vienen ahora en pateras. En el caso de los primeros era mano de obra barata por la cual se pagaba una tasa a la corona española o inglesa o holandesa, mano de obra que era secuestrada y enviada a un lugar donde no se respecto de entrada sus cultura y sus creencias. Los segundos viene, de forma voluntaria, atraídos por la riqueza del primer mundo, y aquí se le respecta su cultura y sus creencias, y su sanidad, escolarización y asistencia social la pagamos todos, incluso ellos han favorecido las arcas de la seguridad social, al volver a sus países sin convenios con el nuestro y no poder recuperar las cotizaciones.
      Detrás de todo esto está la mala planificación de la economía, el ser un estado laso con las corrientes emigratorias sin control, en definitiva una mala administración publica.

    • @Evergetes, Querido amigo, ahi te va un video sobre el tema que estamos tratando, acabo de terminarlo.
      Un besito y gracias por todo lo que nos explicas.

      http://www.youtube.com/watch?v=WOsmYFhj318

  9. El multiculturalismo es un problema de orden mayor. Ciertamente, en Europa, ya hace años que ciertos países han de pelear con una cuestión dan difícil de resolver pero también es cierto que alguno de ellos, como es el caso de Bélgica, ha tomado medidas para tratar de detener aquello que muchos interpretan como “libertad de culto”, que, en ocasiones, no es otra cosa sino la introducción forzosa en nuestras sociedades de marcados y totalmente ajenos rasgos distintivos.

    La primera cuestión a plantear es si esos rasgos distintivos suponen una alteración del orden vital de nuestra cultura.

    La segunda cuestión a plantear es si hay que aceptar la hostilidad hacia esos rasgos como mecanismo resolutorio.

    A la primera cuestión que me formulo, mi respuesta es sí, en efecto, el velo genera tensión social, es un rasgo que automargina al que lo lleva por ser un elemento notoriamente extraño.

    A la segunda cuestión, considero que no es condición suficiente pero sí necesaria para que la convivencia, dentro de una misma sociedad, de valores tan distintos se pueda llevar a cabo.

    Lo de las libertades no es una extensión infinita de praderas, es necesario, opino, que un árbitro modere el comportamiento del individuo en la sociedad.

  10. Bueno, esto es para un jueves.

    Llueve, por cierto.

    Mira, sobre esto sí que tengo una opinión clara. Para variar.

    Ni “buenismo”, ni “respetabilismo”, ni “tolerantismo”, ni historias para no dormir.

    En el ámbito de los centros de educación públicos, no se debería poder mostrar ningún símbolo religioso. Ni cristiano, ni musulmán, ni sij, ni budista, etc.

    De puertas para afuera, cada uno es cada cual. En el colegio o instituto se tendría que aprender lo propio de una educación válida para formar ciudadanos: Historia, Lengua y Literatura, Matemáticas, etc.

    La mejor forma de respetar la religión de cada uno en los centros educativos púbicos, es sacándola de ellos.

    Enredarse en que si la niña lo quiere llevar, el padre la obliga, o si somos todos (de repente) pseudo-fascistas, es perder el tiempo. Enredarse en polémicas que nacen envenenadas es hacer el tonto. Y aquí no hay medias tintas. O es que no o es que sí. Recalco (no sé si hace falta que lo haga, pero lo hago) que me refiero a los centros públicos. E insisto :la mejor forma de respeto a las diversas religiones, es que no estén presentes en las aulas.

    Pero claro, sólo es mi opinión.

    Buenos días y buen camino a todos.

    • @RANCHAL,
      “En los centros de educación públicos no se debería mostrar ningún símbolo religioso”.

      Totalmente de acuerdo.

  11. Nosotros no imponemos nada, pero tampoco debemos consentir que nos impongan cosas.
    Si permitimos que todos hagan de todo en una nación que tiene costumbres desde hace cientos y miles de años, entonces quizás también deberiamos incumplir las leyes, o permitir que los otros las incumplan.
    NO, si estamos de acuerdo en que esta nación es un estado de derecho, también lo estaremos en que esas leyes y costumbres son iguales para todos, (acaso veriamos bien que un Budista vaya vestido según su religión a las escuelas, universidades etc. etc.) pues si son iguales, hagamos que todos las cumplan, desde Garzón hasta el musulman, sea este hombre, mujer, gay o lesbiana.
    Saludos cordiales

    • @Abucide,
      ¿como crees que iría vestido un monje tibetano a la universidad? pues seguramente con su único atuendo, y ¿ sería eso una ofensa? yo creo que no

      Que tengas buen dia Abudice

      • @goldti, NO, no seria ninguna ofensa, como tampoco lo es que una persona lleve velo o sombrero.
        El tema no es que nos ofendan al vestirse en el modo que les parezca más adecuado, el tema objeto del debate es si cumplir o no las costumbres del lugar en el que vives.
        Si tu vas a una mezquita, sabes que tienes que despojarte del calzado, y no pones ninguna objeción, pues del igual manera deben hacer los demás seres humanos en el lugar donde viven, aceptar sus leyes y costumbres.
        Alla donde fueres haz lo que vieres

        • @Abucide,
          No se si soy un poco rebelde,Abudice, pero allá donde voy hago lo que veo SOLO cuando lo considero justo, sensato y de sentido común, sinó no lo hago.

          Un saludo.

  12. Sin entrar en matizaciones señalaría que lo que vd. apunta es correcto desde mi punto de vista; la intolerancia pertenece a unas sociedades ancladas en un pasado demasiado arcaico y que debemos erradicar a toda costa de la nuestra. Y no es solo de tolerancia o intolerancia sino que tambien existen otros valores que se deben defender en nuestra sociedad.
    Saludos

    • @felix de valois, Esto me pasa por escribir con burka. Este comentario debería ser la respuesta al realizado por MJM, la primera entrada pero…pues eso Mª Jose que estoy deacuerdo,en lo que apuntas. Los simbolos pocos y si son excluyentes,ninguno.

  13. San_do_Medio 22 abril 2010 at 9:20

    Y el debate está también en Bélgica..

    Lo que pongo en duda es que una niña lleve belo u burka porque lo escogió libremente.
    Las religiones no entran por decisión libre; entran por tradición familiar y social.( cuando no es imposición..)

    Mas tarde, si que puede ser decisión libre.

    No me opongo a nada, personalmente, pero, a la escuela u se va de uniforme escolar u no se va con ningún uniforme…

    y lo que llevan, esas niñas, no es un uniforme escolar, es un uniforme religioso..

    Me parece que en la escuela, la religión, sobra…

    Me parece que nos llevó lo nuestro para separar la iglesia de la escuela como para, ahora, empezar con otra “lucha” anti-clerical…

  14. A mi me sorprende que el Gobierno esté callado y sólo Gabilondo haya enviado una lanza a favor. ¿Dónde está Bibiana? Sólo le he oído decir que era un tema delicado, y eso es igual a no decir nada. Que distinta es ella según las ocasiones.
    Yo también rechazo la postura de Javier, a quien le doy las gracias por la redacción de este artículo.
    En un estado que aboga por ser cada dia más laico y que retira los crucifijos de las escuelas, no encuentra cabida la reforma de un reglamento de un centro para aceptar otro símbolo religioso. Se acaba de vilipendiar un símbolo, y ahora se quiere asumir otro, además de una cultura ajena a la nuestra. No le encuentro sentido, la verdad.
    Si además para más inri, ese símbolo conlleva el sometimiento de la mujer y la evidencia de su inferioridad respecto al hombre, las razones para evitarlo en nuestra cultura, son más que obvias, bajo mi punto de vista.
    Creo que los no islámicos tenemos que descalzarnos para entrar en mezquitas, ¿no es así?, pues los islámicos tendrán que sacarse el pañuelo para entrar en los colegios que prohíban indumentarias sobre las cabezas. ¿Dónde está la complicación?
    Me da la sensación que este tema, que en realidad debería ser más sencillo, se dota de una carga excesiva de prejuicios, que se traducen en un sobreproteccionismo excesivo. Y lo peor, es que ese síntoma lo es de ciertos occidentales hacia los islámicos, pero no al revés.

    • @be,
      Be,te recomiendo que leas el artículo de hoy en “El Mundo”, que aclara mucho este tema de si es sometimiento o no, seguro que nos dará algo de luz sobre el tema.

      Saludos

    • @be, La complicación está en si hay, hoy por hoy, en España voluntad de autodefensa de una comunidad en base a unos mínimos comunes denominadores que nos vertebran desde una memoria común asumida por un cierto consenso hacia una convivencia más fecunda por encima de facciones, camarillas y lobbies o si hemos de ser rehenes de los chantajes de turno por papanatismos de moda que permiten una constante esquizofrenia como la sacralización acrítica de determinados excesos sodomítico/babilónicos (que hacen trizas un día sí y otro también el mero concepto de intimidad y decoro y respeto a sí mismo y a los demás) y la complacencia en vincularse a regímenes políticos que, desde el otro extremo, encarcelan o demonizan (sin pararse en si son churras o merinas) toda aquella conducta mínimamente rebelde a determinado troquel sexual fomentado por el “déspota ex machina” de turno. Lo que está pasando en este país desde hace más de un lustro sólo puede llevar, por su completa falta de coherencia, su accidentalismo (todo es susceptible de discusión menos la avidez de dinero y la adicción consumista, cuanta más basuresca mejor) y su patología de confundir el capricho con el derecho (patología caligulesca, suelo decir) a la pérdida total de autoridad moral de cualquiera para sugerir o proponer nada.

      Nunca como hoy el sentido común se ha vuelto el menos común de los sentidos. De hecho, me atrevería a decir que defender nociones de sentido común con cierta entereza y sin pedir la venia a quienes, por su propio descrédito, no tienen porque otorgarla, ya es POLITICAMENTE INCORRECTO.

      En principio, sólo veo una vía, que cada cual (desde su convicción íntima -si la tiene, claro-, desde la pareja -entendida como en los rebeldes años 60, como “conspiración de dos contra el mundo”-, desde la familia y/o el clan, y así sucesivamente aumentando la dimensión grupal del entorno) HAGA LO QUE CONSIDERE QUE DEBE HACER. Con astucia (no se trata de autoinmolarse a la primera de cambio) pero con integridad.

      Hay cuatro libros que suelo repasar cuando me siento muy agobiado por el peso del D-E-S-O-R-D-E-N E-S-T-A-B-L-E-C-I-D-O: EUMESWIL y LA EMBOSCADURA de Ernst Jünger, y EL MANANTIAL y LA REBELION DE ATLAS de Ayn Rand. Lo hago desde mi relación personal e intransferible con estos libros y con mi visión no menos íntima y entrañable de sus autores, sin prestar la menor atención a apriorismos y tópicos y reduccionismos de “jüngerianos” o de “randianos” (como decía Marx, “no tengo nada que ver con el marxismo”) o de sus correspondientes “antis”.

      Me acompañan, me templan y me permiten aguzar el láser de mi disconformidad. Seamos disidentes, sí, pero no disfuncionales. Para eso ya están los que mandan el Titanic (perdón, quería decir el cotarro).

      • @EL ZURDO,

        Estimado Zurdo, me das a mi la impresión desde siempre que eres un claro ejemplo de esas personas a las que le fluyen las ideas a la cabeza a bocajarro, es decir, con una gran intensidad, tanta intensidad, que ello se refleja fielmente en tu forma de escribir, con razonamientos/frases tan extensas, y densas, que una mente menos brillante que la tuya, como por ejemplo la mia, a veces se pierde y no consigue extraer tu intención.
        Esto es el preámbulo de lo que viene a continuación: ¿ Qué quieres decir en realidad? ¿Qué apoyas el velo de la niña musulmana o no?
        Gracias. Tomo nota de tus títulos…

        • @be, Te doy la razón. Tal vez debería haber empezado por citar la parrafada tuya que desató mi flujo hidroeléctrico de ideas. Esta:

          “Creo que los no islámicos tenemos que descalzarnos para entrar en mezquitas, ¿no es así?, pues los islámicos tendrán que sacarse el pañuelo para entrar en los colegios que prohíban indumentarias sobre las cabezas. ¿Dónde está la complicación?”

          Y ahora me citaré a mí, de un texto que anda por mi web y que creo haber linkeado ya alguna vez en este foro a propósito de mis descacharradas andanzas por el CDS (residuos de propuestas políticas y tal -en lo que cito, sobre Educación-):

          “Equilibrio entre materias puramente científicas y técnicas y las Humanidades, hoy subvaloradas o deformadas por intereses demagógicos.

          Introducción de una asignatura de Historia de las Religiones que estudie de manera objetiva, abierta y no tendenciosa, las diversas manifestaciones del pensamiento religioso y trascendente, incluyendo tanto el sesgo de la ciencia a partir de comienzos del siglo XX hacia una aceptación de encuentro entre investigación científica y metafísica, así como el sustrato religioso de muchas manifestaciones revolucionarias formalmente contrarias a las religiones establecidas.

          La formación religiosa puramente confesional no será tarea de la educación pública. En su lugar, se dará una asignatura de Etología Humana, no como materia aislada donde volcar consignas coyunturales (al estilo de las Educaciones para la Ciudadanía) sino como corolario de todas las demás materias en su aplicación a nuestra relación con el entorno social y natural.

          Rechazo a la utilización mercantilista del deporte en los centros docentes.

          Frente a la actual tendencia a la infantilización y embrutecimiento de las masas adultas, proponer que la educación impartida atienda a la cada vez mayor maduración de las nuevas generaciones y a sus crecientes necesidades de un mayor margen de responsabilidad.”

          Si impartiendo unas materias que abran los ojos de esa alumna sobre una libertad de criterio y perspectiva que desconoce, logramos que ella sea la que, por su propia voluntad, decida quitarse el velo, iremos por el camino justo. Si no, actuaremos como la mala madre del salomónico juicio, dispuestos a machacar a la niña por una anécdota (el velo) obviando la categoría (los motivos más discutibles, en cuanto a autoalienación, que la induzcan a llevarlo). En buena medida, el artículo de EL PAIS con que abría nuestro anfitrión este hilo no me parecía mal pero el quid está en que lo que hoy puede ofrecer la docencia española en fondo y en forma (peor a cada nuevo despropósito del gobierno central y de no pocas autonomías) no sé hasta qué punto tiene el suficiente peso moral para poner en tela de juicio el dichoso velo.

          Imponerse formalmente contra el velo en nombre de un vacío y no de unos valores sólo reforzará a los partidarios del velo. Primero arreglemos nuestra casa, limpiémosla, que no sea una pocilga, y después planteemos normas de etiqueta a las visitas.

          Y, por encima de todo, respetemos a esa niña per se, sin zarandearla en tira y afloja ni intentar trocearla como en el juicio de Salomón.

          Lo principal no es el velo, es lo que contiene (o puede contener) ese velo y ese cráneo. Eso es lo que importa. Si conseguimos ganarnos el respeto de esa niña, ahí está la cuestión.

  15. Gracias Javier, por este post de rabiosa actualidad y de difícil solución.

    Se pueden tomar dos caminos para analizarlo, el radical ( fundamentalista) y el otro. El radical tiene dos vertientes, el lado ” musulmán” defendiendolo hasta el fin, cuestión de honor, religión, etc y el “contrario”, somos laicos, todo lo religioso prohibido, si yo voy a Arabia me hacen tapar y no me dejan conducir, etc,etc.

    Yo creo que hay una manera más amplia de verlo, por ejemplo, si en unos colegios vale y en otros no, digo yo que no habrá motivos objetivos de peso para prohibirlo, ¿ no?. Por otro lado si llevase la marca NIKE, tipo el “hiyab” de Nadal ( tenista) igual hasta sería “cool” y lo llevarían las jóvenes europeas, como el pañuelo palestino.

    Sentido común, amigos, sentido común y poco fundamentalismo, fijaros en Toledo, por ejemplo convivieron las tres culturas-religiones tranquilamente, no pasó nada ( hasta que pasó, claro)y hay ejemplos en toda la geografía española.

    Si el problema es que hace alusión a la religión, le ponemos una marca y en paz, y si hace alusión a los derechos de las mujeres, pues les dejamos que elijan libremente llevarlo o no, no es tan complicado con buena voluntad.

    Yo que sí soy radical contra las marcas también las prohibiría, por su propia y supina estupidez, en todos los colegios, y creo que no conseguiría ni un solo voto…

    Sentido común, solo eso.

    Saludos

    • @goldti, El multiculturalismo no es un problema de orden mayor, es una realidad social que genera problemas de orden mayor.
      Lo he intentado explicar antes. Se trata de que en un mismo territorio, espacio físico, confluyen gentes de culturas y valores religiosos dispares, que tiene los mismos derechos civiles. Como no ha trascurrido un tiempo mínimo y los grupos sociales no se integran en una comunidad común, que diluya sus culturas en una común denominador, si no que montan sus comunidades paralelas, que reciben servicios del estado que son comunes, pues al recibir esta prestaciones hay fricciones. Lo que no ha sabido hacer el colegio de Madrid fue rehuir del enfrentamiento, que en definitiva no se perdía nada dejando el velo.
      La intransigencia en el que tiene el poder se convierte en altanería y en débil en victimismo.

      • @eugenio de la cruz silva,
        Estoy de acuerdo, Eugenio, completamente, incluso para resolver de forma particular el problema no hacía falta llegar al enfrentamiento.

        Por otro lado en Francia han sufrido en carne propia el hecho de fabricar o permitir “ghettos” donde los pequeños reductos de colonias musulmanas no integradas han dado unos conflictos sociales impresionantes.

        Digo esto por que lo fácil es decir que si quieren velo que vayan a un colegio musulmán ( si los hay…) pero entonces caemos en el mismo fallo francés.

        Me gusta tu frase final. Sentido común y educación junto con perspectiva, no hace falta más.

        Saludos

      • @eugenio de la cruz silva, Estimado Eugenio. No quiero polemizar con Usted,más allá de lo necesario, pero permítame que me detenga en una frase que me ha llamado la atención. Dice Usted que “nada se perdía dejando el velo”. Bueno. En verano, al parecer, tendremos una ley o algo parecido para resolver o encaminar estos problemas o aparentes problemas. Bueno, deduzco ( puedo equivocarme ) que es Usted partidario de que se lleven símbolos religiosos visible a los centros de enseñanza públicos sin cortapisas. Me parece una opinión muy digna de ser respetada. Supongamos que la próxima ley ( o lo que sea ) recoja palabra por palabra una libertad religiosa absoluta en fondo y forma. Supongamos que un señor padre se presenta en la seguridad social, exigiendo que a su hija le hagan una ablación de clítoris en un quirófano con todas las garantías médicas. Supongamos que un señor padre desee que a su hijo, lo circunciden en un quirófano con todas las garantías médicas. ¿Se les podría negar ése derecho? Rotundamente no. ¿Se les tendría que dar ése derecho? No lo sé. Usted dirá, ´me imagino, que sí, que si se admite la multiculturalidad como “modus vivendi” transitorio de una comunidad, estas circunstancias deben ser solucionadas. Pero, verá, no me quito de la cabeza el pensamiento de que, a mi juicio, sólo entendemos la multiculturalidad en una dirección, y parece ser que siempre hemos de reblar los mismos. Es decir, no estoy convencido de que exista una voluntad de “integración en una comunidad” por usar sus palabras, si no más bien una voluntad de forzar a la comunidad “anfitriona” en aras de un inmovilismo cultural importado y transplantado.
        Pero sólo es una opinión, una percepción, mejor dicho. Seguro que podrá rebatirla inmediatamente y de forma clara.
        No obstante, le sigo leyendo con atención.

        • @RANCHAL, Se equivoca en pensar que soy partidario de que se lleven símbolos religiosos visibles a los centros de enseñanza públicos sin cortapisas. A mí lo que me preocupa no es como se presentan los símbolos si no como se usan los símbolos, pues no es igual un traje de nazareno o de capitoste en una procesión que atraviesa el rio Guadalquivir en Sevilla que una procesión en las orillas del Misisipi, entre otros motivos porque aparte de llevar idénticas vestimentas los de Sevilla serán de una hermandad pacifica de semana santa y los otros serán del kukusklan, que solía cazar negros como conejos.

          Los símbolos no hacen a las gentes solo son usadas por estos para expresar un sentimiento interior, que puede ser o no entendido por el resto de los miembros de la sociedad. Cuanto todos o mayoritariamente comparten los mismo valores culturales las cosas no tiene ninguna transcendencia. Cuando surge la multiculturalidad es porque existen grupos humanos de culturas distintas en un mismo territorio, no se trata de admitir que esto exista o no , es algo que o existe o no existe.
          En el tema que nos ocupa, resulta que hay grupos étnicos de culturas distintas a la nuestra que se establecieron en nuestro territorio y que mantienen una organización cultural común, como en su día paso con los gitanos y los payos. Estos grupos están formados por individuos que trabajan y pagan sus impuestos, son ciudadanos iguales al resto. Que no van a ir seguridad social, exigiendo que a su hija le hagan una ablación de clítoris o que a su hijo, lo circunciden en un quirófano con todas las garantías médicas, porque sabe que aquí eso es un delito.

          Pero el tema del velo no tiene esa limitación legal, las normas generales no lo prohíben, como no prohíben llevar gorras o sombreros, y por lo tanto si existe un derecho constitucional a la enseñanza, esta no se pude limitar por llevar velo, gorras o sombreros, que es lo que dijo el ministro Gabilondo.

          Y tiene usted razón cuando dice que no existe una voluntad de “integración en una comunidad”, si no más bien una voluntad de forzar a la comunidad “anfitriona” en aras de un inmovilismo cultural importado y trasplantado. Pero ¿Cómo se desactiva esa estrategia? Si se hace como ha hecho el colegio de Madrid la cosa lleva un mal camino, pues se van hacer más las victimas de lo que son y además luego van a ganar el pleito. Pues solo cabe evitar el enfrentamiento y buscar esa teórica integración de todas las culturas que ocupan un mismo ámbito geográfico.

          Se trata de ceder en lo menos para evitar lo más.

          • @eugenio de la cruz silva, Sí.
            Esto de los símbolos tiene su gracia. No entiendo por qué la gente porta símbolos en los que no cree. Símbolos religiosos, claro.
            Pero insisto. Creo que no se cuestiona el hecho de que las niñas musulmanas sean escolarizadas. Se impide la entrada al instituto con velo. No es lo mismo.
            Porque puestos a ceder en lo menos, ¿debe ceder el consejo escolar del instituto? Me aventuro a pensar que Usted opina que sí. Y yo opino lo contrario. Si la norma existe, es para cumplirla. Podemos entrar a debatir si hay que cambiarla, si es injusta, si esto o lo otro, pero señor, pensemos en qué pasaría si el consejo modifica ahora su norma, llevado por la presión social. No hace falta que pensemos mucho dónde nos llevaría eso.
            Y me quedo con un pensamiento suyo que describe en mi opinión perfectamente lo que ocurre. No me cabe casi ninguna duda, de que esto es una estrategia, con toda la carga que esa palabra tiene. Y sólo se puede desactivar siendo firme en la decisión tomada. Si en ése instituto no se puede llevar velo, no se lleva. Si en otro sí se puede, que se lleve. Si pasado mañana una ley de ámbito nacional dice que está prohibido, lo está. Punto. Si dice lo contrario, pues lo contrario.

            Pero es que tratamos un tema en el que no caben medias tintas, porque con medias tintas no se escriben buenas leyes. La vida puede no ser blanca o negra. La norma, sí, debe serla. Y si no es así, se cambia.

            Por eso me atrevo a preguntarle ¿cúal cree Usted que sería la medida más oportuna para solventar este asunto y futuros asuntos como este de forma eficaz y no friccionante?

            Gracias anticipadas.

            P.D.: Por cierto que cuando he leído su frase final de ceder en lo menos, me ha llevado la mente a una frase que decía mi abuelo: “Si le das una galleta a un ratón, luego te pide un vaso de leche”… sólo es una broma. Gracias por su atención.

            • @RANCHAL,
              Si te promete el ratón que no destrozará todos los sacos de trigo de la despensa, igual compensa…

              Una reflexión, Ranchal, si la norma de un colegio regula un tema que el colegio de al lado ve absurda, sospecho que no debe de haber una razón objetiva definitiva para esa norma.

              Pegar a un profesor no tiene cuestión, pero ir a clase con los pantalones bajados ( moda actual) igual si la tiene, de hecho ahora se tolera, y si un centro lo prohibe lo hace con argumentos discutibles.

              Discutir la norma cuando no se ajusta al sentido común debería ser una prioridad de la sociedad, creo yo.

              Saludos

            • @RANCHAL, Estimado Goldti. Yo, que vivo en el campo, le puedo asegurar que los ratones que conozco, no respetan los sacos de nadie. Vaya esto sin segundas intenciones.

              Y a rueda de esto de las normas según colegios, ¿no pasa lo mismo con los países? Lo que es delito en un país deja de serlo al otro lado de una frontera. Esto me recuerda a Pascal… algo dijo al respecto. El dueño de la casa, que dice estar enemorado de derecho, explicaría esto mejor que yo. Y le prometí una vez enamorarme del derecho en cuanto sepa lo que es.

              Y no, claro, pegar a nadie no tiene sentido, pero esto de las modas es escurridizo, porque a mi abuela le horrorizaban los pantalones aquellos de campana (seguro que se acuerda) y cuando despotricaba sobre ellos lo hacía más o menos de la misma forma que lo hacemos ahora con esto de los pantalones medio bajados.

              Será que nos hacemos viejos, digo yo.

              Tiene Usted razón sobre la norma. Si no responde al sentido común, hay que cambiarla, pero mientras est´s, está.

              Un saludo.

  16. El hábito no hace al monje.Tengo amigas(de Iran) que cuando llegan a su pais deben ponerse el velo,etc,pero su mentalidad,conducta,es de un liberalismo y modernidad que deja hechas unas rancias a muchas españolas,y su moralidad nada tiene que ver con la que su religión predica,aunque no quiero genetalizar.Por otro lado,si no se aceptan crucifijos ni símbolos religiosos en los colegios,porqué hemos de tolerar que nos “impongan”los de otros paises.El respeto,debe ser el respeto a las normas del pais al que vas.Pero en España parece que en lugar de anfitriones fuéramos siempre huéspedes.La religión es espiritualidad,y una vestidura no le hace a nadie mejor o peor.
    No voy a defender los derechos de la mujer o si el llevar pañuelo supone un trato de una u otra forma,simplemente creo que el sentimimento religioso no necesita imponer signos externos a nadie que no comulgue con sus ideas,es una invasión ideológica.Hay unas normas en los colegios que se deben respetar,como se respeta el no fumar,como se respetan los uniformes…Si no pueden acatarlo no pueden pretender que nosotros acatemos sus costumbres.

  17. Intentado centrar debate desde mi punto de vista:

    1. Velo y burka son juridicamente diferentes. Burka impide el reconocimiento físico de una persona humana. Detrás puede situarse un hombre o una mujer, un perseguido por la Ley…El Burka, precisamente por esta labor desidentificadora, no debe ser permitido en lugares públicos. En su casa uno puede ponerse un burka o una armadura o lo que quiera. En lugares públicos no. Por razones de seguridad indeclinables. Se pueden llevar capirotes de nazarenos en las procesiones de semana santa. Ir al colegio o a trabajar con semejante indumentaria no parece razonable.

    2. Velo. ¿Es un adorno de mujer? Si claro, pero mas que eso. Es a) un simbolo de pertenencia a una religión y b) un simbolo de aceptación de la posición de la mujer en esa religión en concreto. Y esa posición de la mujer tropieza de modo frontal con las conquistas de igualdad de derechos que forman parte -cuando menos teóricamente- de la cultura de Occidente. La mujer con velo transmite un mensaje: soy musulmana y, a mucha honra, acepto la posición de inferioridad como mujer.

    3. Esa posición de la mujer con velo, ¿es cuestión religiosa? Sí, claro. ¿Sólo religiosa? No. Es, además, civil, porque afecta a derechos de todas las personas sean de la religión que sean. Es, por tanto, posición ideológica: implica una concepción política de la mujer, derivada de su pertenencia religiosa a una obediencia, claro, pero eso es lo de menos ahora. Lo que cuenta: una concepción política de la mujer

    4. ¿Son admisibles en Occidente símbolos que atenten contra los derechos universalmente reconocidos?. Parece que no. ¿Son admisibles símbolos racistas?. No. Si los racistas inventaran como símbolo una pulsera multicolor o un collar determinado ¿sería admisible su exihibición pública? No parece. ¿Entonces? Lo de menos es si esos simbolos tienen origen religioso o de otro orden. Lo que cuenta es el mensaje que transmiten que afecta a conquistas de derechos reconocidos universalmente, al menos en países de Occidente

    5. ¿Hay legislación al respecto?. Creo que no, pero admito que no soy experto. Se habla de colisión de derechos: la libertad religiosa/ la educación. No es correcto, creo. No discutimos libertad religiosa. La mujer sin velo es musulmana, sigue siendo musulmana, se le permite la entrada en el colegio. Hablamos de símbolos de origen religioso que colisionan con derechos civiles. El velo es una propaganda contra el derecho a la igualdad. ¿Lo acepta la mujer?. Claro, como los racistas aceptan serlo.

    6. ¿Qué se aplica cuando no hay ley?. En materia de derechos fundamentales un postulado: lo no expresamente prohibido se entiende permitido. Así que mientras una Ley no aclare…

    7. ¿Pueden los colegios imponer restricciones?. Sí. No solo al velo, sino por ejemplo, a que venga un alumno con la cabeza rapada y vestido de naranja alegando su pertenencia la budismo, -filosofía a la que valoro mucho- o un americano con penacho de plumas alegando su pertenencia a la religión de los Sioux -religión de gran fondo y que tambien valoro mucho- Son normas de urbanidad interior. Esas normas no serían validas si colisionaran con derecho fundamentales. ¿Colisionan? Este es el asunto a debatir y no otro.

    Pero ahora hay que ser sinceros: ¿es esto lo que discutimos? No. ¿Es esto lo que valoró el juez Bermúdez para echar a una abogada de la sala porque llevaba velo? Seguramente no. Cierto es que alegó que las normas procesales impiden a los abogados cubrirse la cabeza, pero eso sonó a excusa formal para tramitación de expediente disciplinario.

    ¿En el fondo esta discusión encaja dentro de la toelrancia/intolerancia religiosa? En parte sí. ¿Esta discusión conecta en el fondo con el problema de la inmigracion general y de la islámica en particular?. No tengo duda de que ese es el caldo del cultivo en el que fermentan cuestiones como la que vemos hoy, atajos para no tratar de modo directo e inmediato el problema. En 2000 escribi un articulo pidiendo un debate general y sincero sobre la inmigración. Hasta hoy.

    Una pregunta. Imaginaros que los adventistas del tercer día tuvieran como símbolo de su religion un pañuelo blanco al estilo San Fermin que llevarían las mujeres. Imaginaros que en España tuviéramos una colonia de esa religion de 100 personas en toda la Peninsula e islas adyacentes. Imaginaros que ese pañuelo significara para los adventistas que la mujer no tiene alma, que es mas cercana al animal que al hombre. Imaginaros que una niña adventista fuera a ese Colegio. Pregunta ¿prohibiría su entrada por el pañuelo?. Si la respuesta es no, entonces ¿cuando la cantidad se convierte en calidad? Ya lo dijo Hegel hace muchos años: a partir de una determinado momento lo cuantitativo muta a cualitativo. Es que estos idealistas alemanes…

    • @Mario Conde, Tan solo le ha faltado ,a mi entender, la carencia de unas normas claras emanadas del ejecutivo; se dice que están en ello y,como casi siempre, se espera que la sociedad se pronuncie para tomar cartas en el asunto y,de otra parte, las mas de las veces se mete en un berenjenal donde nadie se lo había pedido. En fin,la visión de esta panda llamada Gobierno clama por una revisión a fondo de sus prioridades.

    • @Mario Conde,
      Mario te recomiendo la lectura del artículo de “el Mundo” donde clarifica un poco el tema, al menos para mí, y diferencia entre velo, burka,hiyab, etc.

      Quizás la diferencia se centre en el más light de los signos externos, el hiyab ( solo la cabeza)y que parece que es adoptado voluntariamente muchas veces y que religiosamente no viene impuesto ( en el Corán), sino libremente escogido ( según el artículo) por las chicas, y no necesariamente para hacer diferencias religiosas.

      Estamos cada vez más acostumbrados a prohibiciones frente a libertades ” por el bien de todos”, de fumar, de comer hamburguesas, de beber sidra en la calle,de ir en moto sin casco….

      Parece que prohibir es mucho más fácil que reflexionar, aprender, educar y criticar constructivamente… la camisa de fuerza da mucha tranquilidad al “loquero” que gobierna el sanatorio

      Saludos

    • @Mario Conde, Yo creo que no se pretende juzgar la moral que es buena o no,es simplemente que se hagan respetar las normas del pais al que se va,como nosotros hacemos cuando vamos a sus paises.

    • @Mario Conde, Estimado Mario:

      Ciertamente esas son las cuestiones y tu síntesis es un acierto.

      Ahora bien, la buena e incluso razonable dosis de intransigencia que ha destilado este tema en este foro nos tiene que dar una idea de lo difícil que va a resultar la convivencia en según qué lugares.

      Construir unos hábitos de conocimiento mutuo podrían servir para suavizar las inevitables tensiones sociales que se van a reproducir en los próximos años, como ya ocurren en otros países de Europa.
      Y esa debe de ser una labor que tienen que asumir los servicios sociales de los ayuntamientos, dentro de un programa nacional por la convivencia multicultural.

      ¿Serán capaces los políticos actuales de darse cuenta de esto último?

      Esa es la cuestión…

    • @Mario Conde, Al final, la cosa es relativamente simple: un pulso entre quienes más motivados están en defender su identidad (lo que consideran su identidad) y quienes están más dudosos al respecto. Un inmigrante español en Alemania o en Suiza allá por los 60 tenía una visión de su país de acogida diametralmente opuesta a la que tiene un inmigrante de confesión islámica en nuestro país hoy como también un abertzale se siente frente a un “español” de manera muy distinta a como se siente un republicano irlandés frente a un unionista o un palestino frente a un israelí. En todos los casos, el denominador común es el mismo: sienten desprecio. El inmigrante islámico, como el abertzale frente al “español”, parece sentir la debilidad, la desvertebración, la opulencia mal defendida (nada que ver con la percepción de la opulencia alemana o suiza que tenía el inmigrante español de otrora), una cierta aureola decadente, bizantina, que les lleva a reafirmarse en una paráfrasis de aquel SOY POBRE PERO HONRADO, que podría enunciarse como SOY POBRE PERO MAS REAL QUE ESTOS HOLOGRAMAS DE BLANDIBLUB. Es sintomático cómo cuando los disturbios en París de jóvenes hijos de inmigrantes hace pocos años se produjo un choque generacional entre las nuevas generaciones que percibían a Occidente desde el desprecio y sus padres, aún marcados por la misma impronta que el inmigrante español en Alemania, la impronta de respeto, de conciencia de poder fuerte de su país de acogida. Vuelvo a la comparación con Bizancio. El problema no es el velo: el problema es Occidente, este Occidente, el por qué los inmigrantes islámicos y eslavos (en este caso, por razones diversas pero en parte parejas: el nihilismo postcomunista y postbélico, entre “freikorps” y puramente mafioso, con que ellos, “gente curtida”, ven a los españolitos mansos y blandengues) se sienten en su tierra de acogida más como el chapero violento ante el mariquita rico (“HAGO ESTO POR DINERO PERO NO SOY COMO TU”) que como los inmigrantes de otras generaciones (incluidos los castellanos que se instalaron en Cataluña y País Vasco y que hoy -como ocurrió también en Francia con aquel ciclista Luis Ocaña forofo de Le Pen, heredero conceptual de aquellos cabecillas fascistizantes franceses de los 30 con apellidos tan rotundamente oriundos como Suárez o Fernández- engrosan las filas abertzales y catalanistas plenamente asimilados en el país donde hicieron fortuna -“promised land” y no despreciable apeadero del que largarse en cuanto puedan o, en el caso de los islámicos, que colonizar según las visiones expansionistas de sus terminales religiosas-).

    • @Mario Conde, Estimado Mario: Creo sinceramente que todos los países tienen el derecho y la obligación de defender sus costumbres y sus leyes. Creo que nadie sensato apoye la utilización del burka por los motivos expuestos: seguridad, dignidad de la persona, etc. Creo que el estado debe de garantizar el cumplimiento de estas costumbres y, por supuesto, del cumplimiento de estas leyes. Todo el mundo debe de tener derecho a practicar la religión que quiera, siempre que esta no entre en conflicto con la legislación vigente. El velo en si no creo que moleste a nadie, independientemente de sus connotaciones religiosas. El caso en cuestión esta claro: El colegio tiene unas normas para todos y, o se cumplen, o cambian de colegio. Es así de sencillo. Ahora bien, rasgarse las vestiduras porque una niña no ha podido llevar el velo en el colegio y mirar para otra parte cuando una parte de las mujeres de religión Islámica, en España, ven condicionados sus derechos como ciudadanas españolas por unas costumbres religiosas, que algunas de ellas chocan frontalmente con nuestra legislación, me parece inmoral.

  18. burka o hiyab

    Cuánto erotismo encerrado en tan poco espacio!!

  19. Gracias Javier León por traer un tema candente y delicado.

    Precisamente, creo que es la ambigüedad del hecho a considerar, lo que ha despertado en la sociedad reacciones, a veces, tan fueras de tono.

    ¿Hablamos de un símbolo sexista, religioso, político o racista?

    Hay tribus en las que las mujeres se sienten honradas si el hombre las fustiga con una vara; muestran luego con orgullo las cicatrices de su status.

    Hay religiones que niegan la igualdad entre los hombres, comenzando por prohibir el acceso a sus iglesias o mezquitas.

    Hay naciones donde los derechos fundamentales de sus ciudadanos no existen.

    En Europa, según parece, en algunos colectivos comienza a sentirse con especial preocupación el aumento de la población de otras étnicas, en especial la musulmana.

    Ese símbolo, incluso aunque la persona que lo emplee lo haga voluntariamente y lo sienta como parte de su cultura, se permita o no su uso en centros escolares, no deja de ser la punta visible de un profundo iceberg.

    Buen día.

    • @juanarmas,
      Se puede interpretar que la religión católica tampoco es igualitaria ya que las mujeres no pueden acceder al sacerdocio , por ejemplo, siguiendo esta senda de tranquilidad de tu post, Juanarmas y acrecentando el iceberg.

      Saludos

      • @goldti, cierto. La diferencia con otras culturas es que en ellas no hay cabida si quiera para el contraste de pareceres (condicionados o no).

        La duda que se me despierta es saber hasta qué punto el tema concreto de este símbolo tiene su miga de pan y circo mediático para despitar nuestra atención hacia una problemática más profunda, que me temo emergerá tarde o temprano -espero que tarde- con toda su crudeza.

        Un cordial saludo y gracias por tu comentario

  20. Buenos días.
    Discrepo como ser humano y discrepo como mujer.

    En nuestra Constitución Española, hay un artículo el nº16, que dice :
    1. Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.
    2. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias. 3. Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes
    relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.

    Creo que la cuestión del velo , no es un a moda. Representa el sometimiento de la mujer al hombre.

    Me sorprende, que personas, tan preparadas únicamente contemplen el velo, cuando de lo que se trata es de todo el símbolo, que somete a la mujer y la relega u un plano inferior al hombre.

    Lamento profundamente, que este debate haya llegado hasta aquí de esta manera.

    Los derechos de las personas son siempre muy respetables, pero cuando ud, entre en una mezquita con sandalias, nos explica, y cuando una mujer occidental pueda vivir en sociedad sin ponerse el velo según lo dicten sus leyes, pues estaremos muy agradecidas de leerle., para entender los argumentos de hoy.

    Este debate, no debería no de ser tratado como tal. Me llamaran intransigente, pero creo que es una cuestión de acatar las leyes del lugar donde uno vive, sin más.

    Buenos días-

  21. La evolución de un pueblo es riqueza. Hace 60 años “nuestra cultura religiosa” nos obligaba a las mujeres ponernos velos negros y vestir de luto, tantos años por un esposo y algo menos por los padres y hermanos. Me imagino que revelarnos a las imposiciones de otro libro sagrado interpretado a merced de la buena o mala intención de quien corresponda, nos ha llevado a tolerar a otras personas, aunque no las comprendamos. Yo me siento española, pero no hasta el punto de quererme identificar con un mantón de manila sobre mis hombros si vivo en Bruselas. Porque yo sigo avanzando y la identificación solo debe de ser… la de sentirse ciudadano de una tierra única que es nuestro planeta. Sigo pensando que detrás de todo velo, pirsing, tatuaje y vestimenta, en los adolescentes y jóvenes, siempre hay una forma de sentirse partícipe de algo y en cierta forma único. Pero, detrás de una mujer hecha y derecha solo me cabe pensar que existe el miedo y la costumbre mal aprendida. Taparse la cabeza cuando hace frío tiene sentido, mas taparsela en pleno mes de agosto, porque lo diga un predicador para mantener la pureza y singularidad de un pueblo, no lo comprendo, pero sin duda, como soy una mujer evolucionada, lo acepto y lo respeto. Ante todo, cualquier pueblo que siga en el pasado y viva con nosotros, de alguna manera y después de generaciones, acabará, aunque mas lentamente, también, despertando a la lógica. Nosotros lo hemos ido haciendo.

  22. Como persona humana respeto cualquier ideología, cualquier religión, cualquier estandarte que proclame al pertenencia a A o B, de la misma forma que quiero el respeto para mí. Este debate es puntilloso. Si simplemente se estaría tratando el tema del “burka”, “Velo”… no vería mayor problema, pero creo que eso lleva trasfondo.
    Hace poco nos asaltaban los medios en un tiempo efímero sobre la posibilidad de quitar los crucifijos de los colegios para no atentar contra la ideología de muchos de los estudiantes que no son “católicos”. Puedo o no estar de acuerdo, pero entonces por qué para este caso concreto sí y no para las personas que aparecen con símbolos de otras culturas y religiones?
    En las nuevas urbanizaciones de ciudades donde se construyen por ejemplo, viviendas unifamiliares, mezcladas con pisos y a la vez con la parte de VPO y se construye a mayores un colegio, esos niños en algunos de los casos, llevan uniforme. Y no para dar distinción sino para todo lo contrario: para ser todos iguales y que no haya diferencias entre quien lleva por citar alguna marca unos Levis y aquel que tiene que ir con los pantalones parcheados porque sus padres no llegan a fin de mes.
    No sé si sirve la comparación o me estoy desviando pero veo cierto paralelismo.
    Si lo que se debate tiene que ser así, que lo sea, pero para todos. Pero sin olvidar que en España (perdón si me tachan de intolerante) la mujer a día de hoy, por cultura, nada tiene que ver, con las connotaciones que se ocultan tras ciertos símbolos de determinadas culturas. Cuando se habla de respeto, yo entiendo respeto para todos y últimamente tengo la sensación de que la palabra respeto está sesgada.

  23. Interesante debate. Mi opinion es que es una maniobra de Sarkozy para tener a sus ciudadanos despistados y pensando en cosas que no sean la crisis. Recordemos que en Francia solo hay 2.000 mujeres con burka completo.

    Como sabes, Bengala esta lleno de musulmanes. No todas las mujeres llevan burkas ni todos los hombres son machistas, como piensa un porcentaje elevado de este foro. Hay de todo.

    Personalmente se me hace desagradable ver a mujeres con burka completo. Por un lado, porque me produce escepticismo una declaracion tan directa de la fe que se profese. Me producen el mismo escepticismo los judios ultrortodoxos con sus barbas y sus tirabuzones. Admito que esto es un prejuicio cultural -vengo de una sociedad mas o menos laica, y me cuesta entender esta forma de vivir la religion.

    Por otra parte, no se hasta que punto desean llevar ese burka o no. Si lo quieren llevar es su decision, pero si no tenemos un problema.

    Sabe alguien en este foro cual es la posicion de las mujeres musulmanas? Respuesta: no, asi que no deberiamos saltar a conclusiones precipitadas. Habra de todo, claro. No es lo mismo una afgana que la mujer (o una de las mujeres) del jeque saudi de turno.

    En vista de lo cual, lo mejor que se puede hacer es respetar a aquellas que deseen llevar su hijab o su burka, pero ofrecer alternativas, dejando claro que no estan obligadas a llevarlo. Y como se consigue esto? Pues con educacion y educacion y educacion…

    Tambien podemos enrocarnos en la idea del estado laico a ultranza, y prohibir hasta los velos en los colegios. Si hacen lo mismo con los crucifijos me parecera coherente. Pero este planteamiento de “la religion, de puertas adentro” no convencera a muchos musulmanes. Para ellos su religion no queda limitada a media hora en la mezquita el viernes, como para muchos catolicos en Espanha, sino que es un codigo que engloba todos los aspectos de su vida.

    Un abrazo Javier.

    • @Jorge Tamames,
      De acuerdo, Jorge, con tu comentario, la educación es fundamental y el único camino para evitar conflictos en el futuro, imaginemos un absurdo, las niñas musulmanas no pueden ir a historia del arte por que los musulmanes no representan figuras humanas ( o representaban, no sé). O todos los musulmanes suspenden en Murillo,Zurbarán y el Greco o en pintura románica, por que salen virgenes y santos, etc.

      El camino no es ese, radicalizar posturas es un atraso, el sentido común ( común) es la clave junto con la educación.

      Saludos

    • @Jorge Tamames, Señor Tamames, me permito con todo el respeto del mundo hacer un par de observaciones, seguramente innecesarias.
      Comenta Usted que no sabe hasta qué punto quieren llevar burka las mujeres musulmanas, que silo quieren hacer es su decisión, y si no “tenemos un problema”. No, mire Usted, nosotros no tenemos un problema, el problema lo tienen ellos y nos lo contagian. Verá, tal y como yo lo veo, tanto occidente como el Islam, deben replantear sus relaciones sociales en aspectos como el que nos ocupa, y el aspecto del velo en las escuelas públicas ocupa y preocupa hoy por hoy en las escuelas públicas occidentales, así que debe resolverse por consejos escolares occidentales, según parámetros occidentales y aplicando ética y moralmente las herramientas legales occidentales. Sí es cierto que la sociedad va siempre o casi siempre por delante de la ley. Cosa que no sé si es buena o mala, para qué le voy a engañar.

      Porque por otra parte asisto (habitualmente con regocijo) a la actitud absurda en la que nos hemos instalado como ciudadanos y que me gusta llamar el “respetismo”.

      Quiero decir, que hoy, lo que está de moda, es el respeto por el respeto, perdiéndose así el verdadero concepto de respeto, que sería deseable que emanara de juicios racionales y sensatos.

      Y racional y sensatamente, insisto en que la religión debe salir a toda velocidad de los colegios e institutos públicos, que deberían ser lugares para hacer algo ya tan pasado de moda como enseñar y aprender.

      Le deseo todo lo mejor. Buenos días.

      • @RANCHAL, a mi más que respeto me parece MIEDO. A ver si se van a enfadar y nos masacran. La petición de respeto solo es hacia el islam. A la religión católica le dan hasta en el cielo de la boca. Y que conste que yo no soy católica. Contra la mayoría católica todo vale. Hasta hacer exposiciones de fotografias en las que Jesucristo es un drogadicto, la Virgen es prostituta y todas las ” delicias ” que se les ocurran. Pero ojito, al islam ni tocarlo.
        Y ellos lo saben. Saben que desde el 11S el 11M etc nos tienen asustados, dominados.
        La niña del velo resulta que habia ido al colegio sin él desde octubre y de repente se pone el velo y la prensa marroqui arma un escándalo pr la intransigencia española. Anda ya.
        No finjamos que somos tan tolerantes. No lo somos. estamos aterrorizados.
        Les voy a contar una bobadita. El otro día iba por mi ciudad con el carrito de la compra. Enfrente de mi vi venir a cuatro chicos marroquis, fuertes , iban hablando en su lengua. Según me acercaba , me di cuenta de que no tenian niguna intención de apartarse alguno para dejarme sitio. Agarré con firmeza el carrito y me fuí hacia ellos. cuando casi estaba estrellando el carrito contra las piernas de uno, callaron, y se aparto uno. Me miró de mala forma y yo encantada le devolví la mirada.
        Ya se que para su cultura no tienen porque ceder el paso a una mujer pero aqui, en mi tierra, no me echa de la acera nadie. Y si no les gusta .. que se vayan.

        • @we, Muy edificante, su anecdota. A mi me han atracado un par de veces en Madrid, y las dos veces eran magrebis, y las dos veces acabamos a tortas, pero no lo considero un argumento de peso como para decir “que se vayan”. Tambien me han robado un sinfin de cosas en colegios y universidades para ninhos bien.

          Si, si, el Islam nos tiene muertos de miedo, Digaselo a los padres del medio millon de ninhos que mataron las sanciones a Iraq. O a las familias de las 17.5000 personas masacradas en Sabra y Chatila -por cristianos, precisamete. 3.017.500 personas vs. 3.200. Seguro que les sorprende saber lo dominados que nos tienen.

          • @Jorge Tamames, 517.500, no tres millones…

            • @Jorge Tamames, Con argumentos tan elaborados y razonados como los aqui expuestos por vd. ya no tengo la menor duda,bueno sí una,….lo siento,se me olvido;tenía algo que ver con el prójimo,pero en fin,quizá en otro momento.
              Saludos

          • @Jorge Tamames, no es nada edificante pero no me dio la gana salirme de la acera con el carrito cargado.
            No se lo digo a a los padres de ningun niño, se lo digo a los padres, madres etc de los miles de muertos en las torres o a los del 11m o a los de Londres etc . Me ratifico : MIEDO.

            • @we, Pues eso, miles. Tres mil doscientos. No cientos de miles, verdad? Esque si hablamos en terminos cuantitativos su argumento no se sostiene. Mas miedo tendran ellos.

          • @Jorge Tamames, Hombre, a mi miedo no me dan y probablemente occidente les está dando mas caña que ellos a nosotros.

            Lo que puede asustar a algunos, es que se salgan de los parametros “normales”, es decir, no tienen reparo en cargarse de explosivos y estallar junto con ellos en cualquier parte llena de gente al grito de “Alá es grande y Mahoma es su profeta”…eso es lo que nos descoloca en el fondo, que un día un loco puede volar un colegio por los aires por una cuestion de velo si o no.

            Bueno, en los USA hay chalados con un AK-47 u otro juguete, que provocan cosas parecidas y no son musulmanes.

            Son locos. Y una persona que se hace trizas y se lleva por delante a 50, también esta loca.

            Y una religión que contempla este hecho como algo “razonable” pues…que quiere que le diga.

            Realmente, y si he de serle sincero, la clave de todo esto es el rollo de la vida despues de la muerte, las huríes, los ángeles, los rios de leche y miel….

            Mientras haya un ser humano dominado por su religión (ojo que no hablo de personas que NO están dominadas por su religión) que crea eso, y que haga de su religión el centro de su vida, en el comer, en el vestir, en sus distracciones…estamos en presencia de un potencial asesino de masas

            Ya le digo…el rollo del “mas alla”, trae muchos problemas en el más acá.

      • @RANCHAL, Si, yo tambien creo que los colegios deben ser espacios laicos. Mi opinion no es diferente a la suya. Preferiria que en el colegio no se luciesen simbolos religiosos, porque me parece ridiculo que un ninho luzca simbolos religiosos. Como va a saber un ninho en que tiene que creer? Independientemente de que el ninho sea cristiano, musulman, o sij. Me parece un disparate.

        El problema es que fuera de Occidente la laicidad no es un concepto comun. Los indios con los que trabajo no son capaces de entender que soy agonstico, porque para ellos la religion, ademas de ser hereditaria, es algo que configura todos los aspectos de su vida.

        Asi que el problema, a la larga, me parece muy complejo. Y no comparto el argumento de que si las ninhas llevan hijab la Seguridad Social va a practicar ablaciones de clitoris. Eso no es realista. Hay un marco de referencia, una Declaracion de Derechos Humanos, a la que atenerse.

        • @Jorge Tamames, Cierto, fuera de occidente, la laicidad, no es un concepto común. Pero el instituto Camilo José Cela, está en occidente…

          Y sí… el problema ha sido, es y será a la larga y a la corta y a la de en medio, complicado.

          Cuando Dios es diferente, TODO es diferente.

          Un saludo.

  24. Para mí y en este caso aislado, la cuestión no es pañuelo sí o pañuelo no. Creo que las normas del colegio en cuanto a las vestimentas de sus alumnos eran claras desde el inicio y si los padres llevaron a la niña a ese determinado centro, deberían haber sido consecuentes con sus “obligaciones”.

    Es una cuestión de “normativa” bien clara, igual que existe para algunas de las profesiones. Alguien se imaginaría que en la pescadería del Carrefour por ejemplo nos atendiera una brasileña en su bikini porque es así como viste en su país? Sería también discriminación si se le obligara a vestir con bata blanca y gorrito para el pelo? Entonces, no confundamos términos.

    Me parece que la palabra discriminación, intolerancia religiosa, xenofobia, racismo se está usando muy manipuladora y alegremente en nuestros días simplemente porque no se quieren abordar determinados problemas sociales con la eficacia que requieren dejándolos así fuera del estamento o estamentos que deberían manejarlos. Se distrae la atención con discusiones a favor y en contra que disimulan la cobardía de quienes están obligados a encarar el asunto.

    Por otra parte, creo que se equivocan los que confunden democracia con “hacer lo que me da la gana”, o “expresarme como a mí me parece”. Aunque por otra parte, la democracia mismo en algunas ocasiones no parece tener bien claras sus delimitaciones, y sus leyes y normas que muchas veces sólo nos llevan a la ambigüedad y disparidad de interpretaciones.

    En cuanto a lo que argumentó el Ministro de Cultura de que “debe prevalecer la escolarización”, quiere decir que sería mejor cambiar las normas de un colegio para que una niña pueda imponer su propio uniforme? Nadie está discutiendo ni negando el proceso de escolarización de nadie, la niña que se sepa, ha tenido y tiene total libertad para ir a ese colegio u otros. Pero mejor desviar la atención de un asunto que no tiene intenciones de solucionar, así que, el problema de fondo como siempre, queda sin resolver.

    • rosadelosvientos 23 abril 2010 at 19:40

      @Kelly, me parece que has dado en el clavo: mientras se suscitan debates como éste -velo sí, velo no-, no se hacen los “deberes” desde una mayor profundidad, ni se encaran los planteamientos serios derivados de la amenaza que para el mundo occidental puede significar la inclusión de una cultura, con millones de personas detrás, que está lejos de tener la intención de integrarse entre nosotros sin mayor problema.
      El velo, pañuelo, burka etc. ocultan muchas otras cosas. Y habiendo otros colectivos, como el de los chinos, por ejemplo, no estamos ahora debatiendo sobre sus costumbres o su forma de vestir o su puesta en escena. Aunque, sobre la marcha, no estaría de más hablar de ellos y del problema económico que están creando con sus asentamientos comerciales; incluso la amenaza que representan para los tan nuestros “Todo a cien”, que ya están cerrando por docenas.
      Otros colectivos, asumen que su integración pasa por no causar problemas allí en donde se asientan y por no imponer sus normas a ultranza.
      Hay mucho camino por recoorer, y nuestros políticos, de momento, no saben-no contestan.

  25. Lo primero es saber que las competencias en Educación no las tiene el gobierno, por tanto al menos debe el gobierno marcar unas referencias mínimas en educación pública que se hagan cumplir a nivel nacional porque está claro que para convivir en sociedad debemos seguir todos unos mínimos, sino nos vamos a la selva y que cada uno haga lo que quiera.
    Esos mínimo los debe marcar el gobierno atendiendo al nivel de evolución cultural en el que nos encontramos actualmente y pensando en seguir evolucionando.
    De ese modo se garantizará que todas las personas que trabajamos y vivimos en este país hemos aceptados esas reglas de juego y lo hacemos tendiendo a evolucionar. No perderemos tiempo en debates a nivel local y atonómico que nos alejen del progreso.
    Aquí debe arrimar el hombro el gobierno en todo lo que afecta a lo público.

  26. Buenos días, que bonitos e interesantes artículos y debates se dan en este foro, da gusto, viene uno encendido de ver la televisión y aquí se relaja…

    El funcionamiento de un centro público está sujeto a una normativa, no a opiniones ni a ideologías, tampoco es cuestión de tolerancia e intolerancia, dentro del centro los alumnos deben seguir las pautas que marca el reglamento. El Reglamento de Régimen Interno de cada centro dictamina cómo funcionará el mismo.

    El Reglamento de Régimen Interior de un Colegio Público está definido -hace tiempo- como el conjunto de reglas, normas y procedimientos que posibilita que su estructura organizativa funcione, y que determina cómo se realizarán las funciones de las diferentes unidades organizativas.

    Por tanto, este Reglamento será la concreción de la normativa vigente adaptada a una filosofía organizativa y a unos valores que el Centro quiere desarrollar y que determinarán el estilo propio de funcionamiento.

    La legislación y normativa básica en la que se sustenta tal definición es la siguiente:

    Constitución Española de 1978. Art. 27.
    Ley Orgánica Reguladora de la Educación. 8/1985, de 3 julio. B.O.E. 4-7-1985. (L.O.D.E.)
    Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo. 1/1990, de 3 de Octubre. B.O.E. 4-10-1990. (L.O.G.S.E.)
    Ley Orgánica de la Participación, la Evaluación y el Gobierno de los Centros Docentes. 9/1995, de 20 Noviembre. B.O.E. 21-11-1995.
    Real Decreto 82/1996, de 26 de enero, por el que se aprueba el Reglamento Orgánico de las Escuelas de Educación Infantil y Colegios de Educación Primaria. B.O.E. 20-2-1996.
    Real Decreto 732/1995, de 5 de mayo, Derechos y deberes de los alumnos y normas de convivencia. BOE 2-6-1995.
    Real Decreto 1533/1986, de 11 de julio, por el que se regulan las asociaciones de padres de alumnos. B.O.E. 29-7-1986.

    Si el Consejo escolar decide que en el centro no se puede hacer algo, lo que sea, el asunto no debería dar más que hablar. Porque sino, ¿para qué tanta ley ni tanto Real decreto?
    Y por qué los medios de comunicación son tan irresponsables me pregunto yo…

    1 saludo a todos

    • @Alfredo, Completamente de acuerdo con la relación que usted hace de las normas vigentes, pero se me ocurren otras muchas que a veces interfieren con nuestra libertad para actuar :
      La obligación de llevar cinturón de seguridad para conducir un vehículo a muchos les puede parecer un atentado contra esa libertad pero como norma que es hay que acatarla salvo exposición a una sanción.
      En EEUU las normas de entrada en sus fronteras aveces pueden parecernos atentatorias hacia nuestra dignidad y libertad, pero ó las aceptas ó no te admiten.
      En Francia parece que se vá a legislar la prohibición del burka en todo espacio público incluida la calle.
      En Cataluña la norma obliga a rotular en catalán todos los establecimientos salvo sanción impositiva.
      No hablemos de las obligaciones que en la mayoría de paises musulmanes hacia la vestimenta femenina, repugna a llos occidentales no islámicos.
      Bien todo eso no son mas que normas de obligado cumplimiento y como tal hay que aceptar las normas internas del Colegio de Pozuela que obliga a llevar la cabeza descubierta a todos los alumnos sin excepción. Como todas, esta norma hay que cumplirla ó buscar otro centro que lo permita. Por tanto el debte sobre esta alumna debe cerrarse aquí sin mas.
      Otra cosa distinta es el debate religioso sobre el
      hiyab y su significad de sometimiento a unos principios poco dignos para la mujer y su presencia en la sociedad actual

  27. Esta mañana cuando llegué a la oficina y armándome de mucho valor le pregunté a Saïda (la mujer de la limpieza marroquí) si llevaba de forma libre el velo, tuve que repetirle la pregunta y me respondió con verdadero fervor y pasión que ella llevaba el velo de forma libre y sin ser coaccionada ni por sus padres ni por su marido. (yo tengo mis dudas y creo que es una libertad condicionada por su nivel de educación) Acto seguido miró una foto que tengo de mi hija con un lazo en la cabeza y me preguntó si me parecería justo que le prohibieran llevar lazos a mi hija.
    Al mismo tiempo la Organización Human Rights se opone a la prohibición del velo y en uno de sus comunicados dice “Las prohibiciones de este orden crean situaciones en las que todos los participantes son perdedores; violan los derechos de aquellas que han decidido llevarlo y no ayudan en nada a aquellas que están obligadas a llevarlo”.
    En Bélgica creo que hoy tienen que tomar la decisión los diputados de la prohibición total en espacios públicos. Los belgas de mi oficina consideran que los musulmanes tienen que aceptar sus normas como lo hacemos el resto de los europeos en su país y como lo hacemos nosotros en sus países y sino que se vayan.
    Tengo mis dudas….

    • @ATOMIA, Las normas que nos deberían regir a los humanos están muy bien recogidas en la Declaración Universal de Derechos Humanos… Creo que ahí las dudas se despejan… Todo lo demás es anecdótico… Creo en la libertad del ser humano, a pesar de sus condicionantes culturales y sociales… 😉

      • @Javier León, Comparto tu opinion, Javier. Los Derechos Humanos son el marco de referencia.

      • Estoy completamente de acuerdo. Especialmente en la libertad del ser humano a pesar de sus condiciones culturales y sociales. En mi lugar de trabajo hay más de 100 nacionalidades y todos nos respetamos, igual da el color, la religión, las tradiciones y la cultura, compartimos unos con otros, en primer lugar el trabajo para hacerlo bien, y en segundo lugar los intercambios culturales en los ratos libres.

      • @Javier León,

        Debe ser muy difícil hacerse entender cuando los escuchantes nos convertimos en meros oidores, o en lectores que no asimilamos lo que estamos leyendo, no ya por desconocimiento sino por no querer ver más allá de lo que defendemos sin saber, a veces, bien el por qué.

        Cuando quien nos habla y nos explica una situación es un antropólogo se convierte, por norma, en no entendible o no aceptado su punto de vista que está basado en los conocimientos que posee de una cultura distinta y distante a la nuestra. Nos cuesta o nos empeñamos en no diferenciar su opinión de su exposición, que por otro lado no tienen por qué coincidir.

        Si un día un antropólogo, quizá Javier, nos expone un artículo que nos hable del canibalismo desde la cultura que lo profesa, no deberemos salir corriendo a la hora del almuerzo pensando que Javier es capaz de comernos 😉 a cualquiera de nosotros, será más oportuno, gratificante y enriquecedor aprender de lo que se nos ofrece.

        Así que Javier gracias por compartir tus conocimientos desde el estudio del ser humano en cualquier dimensión.

  28. No creo que exceptuando casos puntuales de xenofobia,casi siempre producto de alguna provocacion o hecho luctuoso se pueda decir que en España somos racistas. La prohibicion del velo se torna politica y es casi siempre instrumentalizada por los medios o por los politicos VIC. Aqui en Zaragoza hay muchos emigrantes y aunque el colegio sea laico no veo donde esta el problema de identificarte con una seña de identidad. Otra cosa seria que fuesen con la cara totalmente tapada, o que quisieran hacer como en Marruecos que en las cafeterias hay una segunda planta para que las mujeres esten ahi y los hombres abajo. Pero no hay que hacer tanta leña de un tema que en principio no reviste mayor problema. Se lleva un velo y otros llevan un pañuelo palestino al cuello aunque sea de Chamberi. El problema radica en la utilizacion del debate por los de siempre que piensan que nos van a invadir. Y aqui lo dejo que creo me estoy iendo del debate.
    Arriba esa sociedad civil.

  29. Los lugares, como en este caso los espacios educativos, tienen que ser totalmente ajenos a cualquier manifestación, símbolo, derivado del aspecto religioso o político.
    Es hora de que entendamos los humanos, que el factor común que nos hace similares, no puede ser ocultado bajo elementos que visualmente nos distinguen y clasifican por tendencias, ideologías, religiones , cultos,etc.
    La escuela, la educación, es el lugar en el que nuestros hijos se realizan, aprenden, educan, crecen, forman, etc. Desde temprana edad, se les entrega y confían al sistema educativo. Este Ministerio de Educación, en su totalidad, no debe permitir distinciones, visibles ni invisibles, manifestaciones de clasificación y calificación de diferencias ideologicas.
    Termino de escuchar, a algunas alumnas musulmanas, diciendo que es un derecho a su libertad, el uso del velo. Entiendo que confunden derechos y libertad, que genera la falta de respeto y el derecho a la libertad del resto de los compañeros que comparten colegio o aula. Así como la violación al respeto de las normas educativas del centro. ¿Porque no se permite asistir en pantalón corto a los hombres al aula, o con camisetas de tirantes?¿O con gorra o gorro en la cabeza?. Normas de educación genéricas, que todos tienen que respetar.
    Saludos.

  30. Pedro Escolano 22 abril 2010 at 17:53

    El pañuelo entre los musulmanes rigoristas de hoy es un símbolo político que expresa antioccidentalismo, rechazo de cualquier otro sistema de valores y de la tibieza de otros musulmanes que no lo llevan.
    Es un elemento de confrontación. No seamos ingenuos.
    ¿Símbolo religioso? Si, tambien. Pero religión y política entre los que profesan un islam rigorista es lo mismo.
    ¿Podrían ir los niños vestidos de nazis a los colegios?

  31. Sobre este tema acabo de leer dos noticias en el mundo,

    la primera esta en :

    http://www.elmundo.es/elmundo/2010/04/21/madrid/1271843314.html

    y la segunda esta en :

    http://www.elmundo.es/elmundo/2010/04/22/madrid/1271947520.html

    En la primera se reduce la incidencia o la intransigencia sobre el velo al 40 por ciento de los colegios de la comunidad autónoma de Madrid, lo que pone a los del consejo escolar del colegio protagonista en la senda de ser considerados reaccionarios y racistas.

    La segunda nos da noticias de que los musulmanes, como era de esperar, se hacen las victimas y dice el portavoz: Esto es una batalla por la libertad de los musulmanes y de los españoles en general.

    Con lo que un simple velo se convierte en una batalla, espero que sea solo legal.

    Lo que tiene que hacer el consejo es dar marcha atrás, que esto no es Numancia ni mucho menos el sitio de Zaragoza, aunque tengo que reconocer por experiencia profesional que lo difícil no es comenzar un conflicto lo difícil es terminarlo.

  32. Comparto con el amigo León la tesis central de su artículo, cual creo es que se debe respetar las costumbres sociales, sean religiosas, folclóricas o de cualquier otro tipo que decidan o sientan a nivel individual o colectivo. Y esto vale para todas las religiones y creencias, sean religiones autóctonas o traídas de fuera por fieles de otros países y culturas.

    Ahora bien, como todos sabemos, sólo hay un aspecto que invalidaría mi anterior afirmación; aspecto que tiene dos vertientes aunque en ambas el factor determinante es la imposición.

    Ya que estamos hablando del tema de ir con el rostro cubierto por el burka, no sería ningún problema si cada mujer que lo llevara lo hiciera por su propia voluntad, en cuyo caso no habría que darle más vueltas al asunto; sin embargo, ¿cómo se puede saber si dicha mujer es libre en el seno de su familia de decidir si prefiere llevarlo o no? Para mí ahí radica el verdadero trasfondo del asunto, aunque también es verdad que aunque lo llevara de manera impuesta, dificilmente se atrevería a denunciarlo.

    Y la otra vertiente de la imposición sería que en vez de ser forzoso a nivel individual o familiar como supongo que habrá casos en Europa en general y España en particular, que sea impuesta a nivel colectivo de manera obligatoria tal como se da en diversos países musulmanes, donde ahí sí es seguro que las mujeres aunque desearan no llevar esa insalubre parafernalia, no tienen más remedio que acatar las leyes dictadas por los hombres.

    Siempre me he preguntado por qué estos hombres que tantas leyes imponen a sus mujeres no son los primeros en llevar puesto el burka, aunque sea para dar ejemplo y ser coherentes con sus doctrinas; pero se ve que son machistas e impositores, pero tontos no; o sea, unos carotas de mucho cuidado. Gracias amigo por traernos temas de tanta actualidad.

    • @atati,

      Atati, el burka se utiliza solo en Afganistan que yo sepa, de cultural no tiene nada porque se impuso en los inicios del siglo XX según tengo entendido. Y tú ¿realmente crees que pueda alguna mujer llevar un burka por su propia voluntad? Prueba a llevar uno un día entero (aunque no creo que lo resistieras), no creo que pensases lo mismo después.
      Un abrazo

  33. El Islam es una religión de conquista que desdeña, rechaza y combate beligerantemente los valores culturales y la forma de vida occidentales. Si nuestro continente, cuna de la civilización occidental, hasta ahora no ha reconocido la amenaza derivada de la colonización de Europa por el Islam, por medio de la ŷihād cultural expresada en la proliferación y pretendida imposición de usos y costumbres denigrantes para la mujer, como el burqa o el ḥiŷāb, principalmente y sobre todo, es debido a la ingenuidad de la masa, al gregarismo occidental, y a una mal entendida tolerancia, patrocinada por el antirracismo subsidiado de las izquierdas “europeas”, y auspiciada por los ridículos complejos buenistas y relativistas de la derecha. Por lo tanto, sólo si Europa empieza a afianzar su identidad cultural en puridad cristiana, sus valores humanísticos grecoromanos, con orgullo y sin vergüenzas (y sin sinvergüenzas), será posible desvelar la farsa panislamista, así como abolir la parte arrogante y violenta del mundo musulmán expresada en la politizada y partidista diatriba del instituto de Pozuelo, que evidencia la incompatibilidad del Islam con la democracia occidental.

    Moraleja: Hay que parar al cruento martillo de infieles de Almanzor.

    P. S.: Santiago, ¡haz algo…!

  34. Muchas gracias Javier.

    Aquí se tocan muchos temas que podrian ser monográficos tranquilamente.

    Primero: de entrada estoy de acuerdo, que vistan con su ropa tradicional, faltaría más.

    Segundo: es curioso como queremos enseñar respeto y tolerancia siendo, precisamente, todo lo contrario.

    Tercero: ¿Se puede hacer lo que se quiera en nombre de la tradición y la cultura? ¿Es esa cultura algo que evoluciona o hay intereses políticos y fanáticos para que esa cultura y tradición se paralice y no evolucione? Y no hablo solamente del islam. En este país tenemos un rancio tufillo a lo que entendemos por cultura. Y curiosamente detrás de la cultura siempre hay intereses nacionalistas,políticos y de poder. No me gusta nada la cultura por decreto.

    Cuarto: Algo falla en el sistema educativo si al final tenemos que imponer las cosas.

    Quinto: Dejemos que esas culturas evolucionen sin imposiciones dramáticas, pero eso sí: a partir del buen ejemplo que les demos, o les tendriamos que dar, logremos que avancen y encuentren su camino. Puede que sus padres las obligen, pero si lo hacemos bien, seguramente que ellas cuando sean madres no lo harán con sus hijas y las dejen crecer y decidir libremente.

    Sexto: para entender a otras culturas o realidades tenemos que ponernos en su lugar evolutivo, en su nivel de conciencia. Debemos ayudarles desde el respeto y sobre todo con el ejemplo. Si les enseñamos a odiar ellos también nos odiarán.

    Séptimo: Hay algo que nos une y que está muy lejos de fronteras, ideologías, atuendos, símbolos y banderas. Y no es otra cosa que ser de la misma raza. La raza humana.

    Octavo: y el que quiera llevar un crucifijo o la estrella de David por supuestísimo que puede. Qué tendrá que ver lo que lleve puesto con lo que le enseñen en esa escuela. Escuela laica no debería ser sinónimo de escuela de autómatas. Cuando seamos capaces de superar esas cosas, entonces por arte de mágia todos esos signos de identidad desaparecerán. Ya no serán necesarios. Se aceptará a las personas, tal cual. Nadie tendrá que buscar reconocimiento en símbolos externos.

    El trabajo es duro, pero vale la pena.

    Un abrazo a tod@s.

  35. Hace muchos años, varios cientos, la Península Ibérica, dejó de ser tierra de civilizaciones para dejar paso a la intención de que quedase una sola e identificada con las mentes reinantes de aquella época, los cuales les tenemos que agradecer retrocesos y cantidades de problemas que surgieron, han surgido, están surgiendo, y, si no tomamos conciencia siendo conscientes de la realidad, surgirán.

    Hasta la fecha a la que me refiero, la Península Ibérica fue centro de muchas y notables maneras de entender la convivencia, todas ellas respetadas o no, respetables, seguro que si. Y de ello y de ellas fuimos confeccionando una Historia de la cual nos deberíamos sentir orgullosos todos, aunque los habrá, por diferentes razones y motivos que no interesa comentar ahora, que se posicionen en contra de esa riqueza.

    La Historia es la acumulación de hechos y realidades relatadas, narradas, en elementos que dan fe de lo que ocurrió. Claro que la fantasía existe desde antaño, y que la misma fue diseñada para entretener, inicialmente, para luego ser arte de la manipulación interesada de determinados señores y sus poderes. También tuvo sus momentos en los cuales sirvieron de relatos de hechos que se desarrollarían a posteriores años y siglos.

    Lo que ahora está sucediendo es fiel reflejo de una situación general, de desasosiego social, en la que nos estamos enfrentando, muy de golpe y seguido, con infinidad de circunstancias, que no problemas, aunque lo parezcan o los vistamos como tales, en los que debemos comenzar a mojarnos y, eso amigos queridos, es lo que más nos duele y nos fastidia.

    En los momentos actuales, modernidad les llaman algunos, encontramos debates a diario sobre infinidad de acontecimientos, y esa afluencia, riada, de elementos hacen que divaguemos un poco. Estamos acostumbrados a pensar unidireccionalmente, hemos aprendido que lo correcto es no sacar los pies del tiesto, que nos puede acarrear problemas opinar libremente y de cualquier manera, y así de tranquilos nos quedamos. La realidad es que ahora estamos comenzando a participar activamente, cosa que deberíamos haber hecho siempre, en aquellas cosas que son nuestras y que nos implican en nuestra convivencia diaria. La economía, la política, la religión, la educación, las relaciones sociales, el sexo, la alimentación, los cuidados físicos y mentales, la sanidad, el trabajo, el paro, las crisis, las mentiras asumidas como verdades, las solapadas injusticias, los poderes reaccionarios y nefastos en manos de ciertas gentes impresentables, la perdida de valores o el conocimiento de nuevos que nos pertenecen y que ignorábamos dependían de nosotros, nuestro presente y el futuro de nuestros seres queridos,…, y tantas cosas más, que ahora invaden nuestros minutos diarios. La realidad es que habíamos hecho dejación de lo nuestro y se lo habíamos dado a unos señores y señoras que decían representarnos y solucionar nuestros problemas cotidianos. ¡Qué ingenuos hemos sido! En vez de solucionar llevan años complicándolo más. Y eso es lo que estamos descubriendo.

    Es muy duro lo que estamos viendo y viviendo. Pero es necesario tener esos impactos fuertes, pues de ello sacaremos lecciones positivas y podremos asumir, por fin, las cuestiones que nos importan y atañen, a nosotros y a las generaciones de nuestros hijos y demás. Hay que corregir pero aprendiendo de lo vivido. ¿De qué nos vale creer en lo malo, si se le puede llamar así, para seguir con lo malo vestido de bueno? Seamos nosotros los que asumamos los cambios y exijamos los cambios en los terceros, para que juntos, que no divididos, pongamos unas normas flexibles y lógicas de respeto y convivencia. Se es siendo pero dejando que otros lo sean, en común respeto a la convivencia de los pueblos donde te encuentras. No es dejar que te atropellen, es analizar si es o no un atropello. Es estudiar maneras de evitar el atropello. Es educar en libertad sabiendo en la práctica la definición de la teoría.

    Hemos vivido en una urna donde nos decían lo que era malo o bueno; donde el castigo o el premio existía según nos comportásemos; donde creíamos que residía el poder resulta que era el poder usurpado a la sociedad civil que es donde rece realmente ese poder. Ese poder es personal e intransferible, nadie puede dictar normas y Leyes sin ser consultadas y aprobadas por la sociedad que las va a sufrir a padecer. ¿Qué idiotas hemos sido cuando nos hemos estado creyendo que lo que hacían era a favor de nuestros intereses! Nos hemos estado dejando acojonar por una cuadrilla de reaccionarios que solo se miraban su propio ombligo sin fijarse en los nuestros, en nuestras necesidades, en nuestras alegrías o tristezas, en nuestras dudas, en nuestro día a día. Nos quieren como números cada equis tiempo, luego solo se quedan con unos pocos, el resto se guardan para las lecciones no aprendidas.

    Da lo mismo un velo, una boina, un gorro, un pañuelo, la peineta de la cabeza o la peineta de un dedo. Ellos van a lo suyo. Les importamos un carajo. Tienen un lío montado en todos los frentes y son tan inquisidores de ellos mismos como avariciosos al más no poder, que por conservar dicho poder, están dejando sus vergüenzas al aire. Están prostituidos, son los verdaderos parias de la sociedad, da lo mismo el color del partido, la ideología, que defiendan, será siempre la suya, no la de la sociedad civil que les paga, mantiene y aguanta soportando sus miserias. Todo lo que quieren es confrontar y ¿por qué? Por la sencilla razón de que se han dado cuenta que se les ha descubierto, que sus miserias están en la calle, en la boca de todos, y que la sociedad civil, los Ciudadanos, les van a dar lo suyo, pero no en las lecciones, no; se les va a dar collejas en donde más les duele. No queremos que sigan manteniendo nuestro poder, es nuestro. Todo es nuestro, hasta nuestro pensamiento. Se han demostrado ineficaces a más no poder: políticos, Iglesia, Jueces que ignoran el valor de la Justicia, todos los que tienen que ver con los poderes que emanan del pueblo. Y además esos medios de comunicación vendidos por las deudas que tienen, por el apoyo de haber apoyado unos a unos y otros a otros. Los Bancos que perdonan deudas por lo mismo o las cobran a años vista, esosn dicen ellos y los deudores.

    Qué nos importa hoy el velo o el pañuelo, o Garzón, o Varela, o el TC, o el Congreso de los Diputados y Senadores, de los vividores de la patria. El miedo que quieren volver a traer no es el miedo de antes, ese que nos calló y que manipulaba todo. Los militares están demostrando que son tan inteligentes como la Sociedad Civil. Ellos a lo suyo que ya es, morir por otros, por la libertad de otras gentes. ¿Qué miedo vamos a tener de ellos? Ninguno. El miedo debemos quitarlo, debe dejar de existir esa palabra, y de esa manera se irá con ella todo aquello que nos hace mal, las injusticias y el mal gobierno de los únicos responsables de lo que nos ocurre: LOS POÍTICOS, SUS PARTIODOS, SUS ADLATERES, SUS AMIGOS INTERESADOS y el resto de empresas y personas que les acompaña.

    Hoy deberíamos estar todos empujando en una dirección para salir antes de los problemas que tenemos, pero no quieren, ni la oposición, ni algunos del mismo partido que Zapatero, ni muchos que se callan pues ven ganancia en río revuelto. Dos hostias a cada uno, es lo que se merecen.

    Aprendamos el significado de las palabras, del respeto, de la convivencia, de la sociedad civil y sus intereses, aprendamos a exigir lo que es nuestro, sí he dicho exigir, que no estamos acostumbrados a ello. Si cada uno cobra un sueldo te exige el empresario y debes ser responsable. Si ellos cobran nuestro dinero, les exigimos a todos y cada uno de ellos y sino a la calle, sean quiénes sean, incluyendo a los sindicalistas, que van de listos también.

    Todo tiene solución, pero debemos ser nosotros los que cojamos el toro por los cuernos y salgamos a torear a la plaza, ya está bien de contratar subalternos que enciman nos echan la culpa de sus miserias y responsabilidades. A la calle todos, funcionarios también. Vamos a generar unos nuevos métodos de gobernabilidad asentados en razones y valores, de está manera podremos enseñar desde pequeños a los niños, en libertad, para que cuando sean mayores no tengan líos de pederastias, velos, robos, muertes de género, accidentes locos, asesinatos por celos, robos de nada pues todos tendrán lo que necesitan. Enseñemos a ser felices y el valor de la felicidad, pero empecemos a ser felices poniendo las íes con punto.

    Debatimos desde lo que hemos aprendido a ser, ya se han encargado de dividirnos ellos. Ahora debemos creer que podemos debatir en la unidad de consecución de unos fines que nos interesan, de unos valores de respeto, pero desde la diversidad y el conocimiento de la cultura como base de nuestra emancipación como ciudadanos libres.

    No podemos estar todos los días echando la culpa de los problemas a quiénes hemos escogido nosotros, ellos lo están haciendo bien para sus intereses, para sus bolsillos, para su vida y la de sus familias. A ellos no les afecta para nada lo que si nos afecta a nosotros. La culpa es nuestra y solo nuestra, y mientras estemos divididos por todo, seguirán riéndose a carcajadas, seguirán disfrutando de lo nuestro, lo que les damos por nada.
    El verdadero problema es que nos hemos dejado imponer unas normas y unas leyes que no nos dejan ser libres y respetuoso con nosotros mismos y con los demás. Y eso solo lo podemos remediar nosotros mismos. Pero sin hacer caso a las divisiones impuestas que hacen que dispongan de oxigeno. Hagamos una acción en común, todos los demócratas juntos. Dejemos que Cataluña ponga lo que quiera. Que Euskadi deje de tener los problemas que tiene, que son meramente políticos. Que cualquier Comunidad pueda hablar y defender lo suyo. Para que seguir confrontados toda la vida. ¿No somos capaces de vivir con intensidad el día a día que se nos va la vida, esperando a la muerte, sin haber vivido? Qué nos importan los problemas que nos generan artificialmente para mantener la crispación, si sabemos que hay solución dejando a cada cual que sea libre y siendo todos solidarios. ¡Estamos ciegos, pero tenemos vista! ¡Estamos sordos, pero tenemos oídos! ¡Estamos engañados, pero lo sabemos! ¡Hasta cuando callar sabiendo que disponemos de bocas, sabemos articular palabras y disponemos de dos manos y dos piernas cada uno de nosotros! ¿Cuántos son ellos y cuántos somos nosotros?

    Un ejemplo. Si tenemos la declaración de los Derechos Humanos y la aceptamos como base y principio, recojamos millones de firmas de gentes inconforme con lo que está pasando en general, sin culpabilizar a una persona o a un Gobierno, a todos los que ostentan alguna forma de poder, incluyendo a los medios de comunicación insociales e interesados. Presentemos las firmas en el Congreso y pidamos un cambio total, pero sin su participación, solo como Ciudadanos. ¿Qué pasa que no hay personas con capacidad para Gobernar con Libertad y respetando a los Ciudadanos y a la Sociedad Civil?

    Venga un poc de imaginación, menos ideologías, más arrimar el hombro, trabajar siendo y haciendo, y diciendo que nos queremos más y juntos, siendo solamente Ciudadanos, venceremos a cualquiera que se quiera aprovechar de nosotros.

  36. Westmoreland 23 abril 2010 at 0:21

    ¿Dónde están las “mujeres progresistas” luchando en España contra el Burhka?
    Me da que ni están si se las espera.
    Tal vez cierto Magistrado, las ocupa y preocupa mucho, pero el caso, es que no se las ve ni se las oye.

    Y contra ciertas prácticas salvajes, aberrantes, intolerables y QUE SON UN DELITO PENAL, como es esa práctica “cultural o religiosa islámica” que es la ablación del clítoris (que es delito en nuestro Código Penal, por si se le olvida a algún Fiscal o Juez en activo o en situación de retiro), tampoco se las oye gran cosa, empezando por esa criatura presuntamente ultra feminista y ultra progre que es la ministra Aido.
    En esto del velo guarda un sospechoso silencio y de la ablación del clítoris o en la mera posibilidad de que pueda existir en España, nunca le he escuchado no ya una condena firme y contundente, es que no le he escuchado ni un balbuceo.

    Cuando algunas y algunos llaman a los
    demás hipócritas o les tachan de algo y de lo de más allá, por favor, primero que se miren al espejo, cada mañana y luego si eso, se lo hagan mirar, porque tanta hipocresía y tanto miedo con el islam, ya apestan. Y la ministra a ver si es tan valiente como dice que es, porque cuando toca hablar del Islam, está más calladita que en una misa, ejem, una misa laica, por supuesto.

    • @Westmoreland, Mire vd. sr.Wes,a veces es preferible no escuchar ni siquiera un ligero balbuceo,sentiría grima en el oido si la tal aida lo susurrara tan cerca.
      Por cierto, no le sugiera vd. cosas tan novedosas que igual hace un pincha y pega,¿o es al revés?
      Saludos cordiales

      • Westmoreland 23 abril 2010 at 10:22

        @felix de valois,
        Pues igual llevas razón Félix, y es mejor que la Aido se quedase todo el día encerrada en su despacho “trabajando” o así. Al menos ahí sus tonterías y sus ocurrencias no traspasarían el dintel de su puerta ministerial. El caso es que ni a la Ministra cuota ni a sus colegas del Consejo de Ministro paritario (con sus “pariditas”), ni a las bandarras del feminismo oficialista porgre-guay y bien subvencionado (el que corta el bacalao en la cosa) le escucho ni una maullido de gatita recién nacida cuando toca ir contra una salvajada protagonizada por un islamista o cuando el crimen de mutilación genital femenina proviene, como sucede con esto, de una interpretación del ISLAM, que es inadmisible en nuestro estado de derecho o con la Declaración Universal de Derechos Humanos en la mano. Con el Islam, sencillamente no se atreven, y el ardor guerrero de estas “amazonas” progres se queda en el cajón de los wonderbra y la lencería fina, o incluso, en cajones más ocultos todavía.
        Del burhka o del velo islámico ni un gemido se les oye a nuestras progres oficialistas y de la ablación del clítoris, que es un delito y una monstruosidad (y no entiendo que una padre o una madre en su sano juicio, pueda consentir eso, por muy “cultural” que sea) ni una palabra de consuelo a las víctimas, ni un sollozo, ni un requiem, nada.

        De la mutilación genital femenina que se practica en el seno de bastantes comunidades islámicas, por toda África y desde luego, también en Europa, no podemos obviar que se trata de UN DELITO perseguible de oficio por el Fiscal y la Judicatura,pero curiosamente, encontrándose numerosos casos en Francia y Bélgica, nunca se ha encontrado uno sólo en España, o al menos nunca nos lo han contado los medios, por más que la práctica es un hecho habitual en muchas comunidades y familias islámicas (que la han importado a Europa de sus países de origen) y hay indicios más que racionales de que se está dando estas animaladas en nuestro suelo, por los sospechos viajes que emprenden ciertas niñas islámicas durante los veranos, en España, y la Fiscalía de Menores, sin mover un músculo facial sobre el tema.
        La Esteban en esto de la Fiscalía del Menor y la intimidad de Andreita, hay que reconocerlo, tuvo menos suerte, y le intentaron montar un pollo, tras un Defensor del Menor madrileño, más oportunista que oportuno. Lástima que no quieran ser tan “oportunos” con las niñas del velo y tal vez, de algo peor que el velo, porque también son menores, igual que Andreita, igual que cualquier niño o niña de España, aunque sea extranjero en nuestro suelo, mientras esté aquí, la protección del menor es la misma. Demasiada hipocresía y demasiado miedo con el Islam, insisto.

        Buen día Félix, y perdona por darte mucho la vara, pero es que hay temas, que me ponen “la piel en la gallina”, como diría Arsenio.

  37. Lo justo es que para que una cultura, forma de vida o religión, se acepte en una sociedad democrática, esta cultura, forma de vida, o religión, debe y debería de reunir las suficientes características, que vayan acorde con los respetos humanos, tanto en tratos físicos,forma de “ajusticiar”, igualdad de género como mínimo, en los rasgos más básicos y elementales, y otros cuantos requisitos más.
    Por tanto que el “otro”, sí es un ser humano de carne y hueso como los demás……..

    Esto en la cultura, forma de vida,
    e interpretación y asignación de papeles entre los géneros, dentro de la vida islámica, no reune los requisitos más elementales en los que se pueda “convalidar” con una vida que respete los principios democráticos.
    Los musulmanes mismos, en tantas ocasiones han manifestado su despreciado y acusado a la democracia, como una falta “grave”.
    No es tan justo que se toleren estos arquetipos de vida, dentro de un país democrático.
    Y los motivos caen por su propio peso.

    ¡¡Y eso de que las personas libremente deciden seguir su tradición…….!!
    Habría que ver si tanto las mujeres, como también las formas de medir la justicia en general, pero en especial, todo lo que envuelve al mundo femenino, sería “libremente” apoyado por estas, en cuestión de varias generaciones, si a ellas se les diese la verdadera oportunidad de poder elegir sin ninguna presión, ni miedo, incluso sentimiento de “culpabilidad”, con el que, hasta hoy en día a muchas, tan arraigado en su conciencia, consiguieron otros “inculcarle”, “radicalmente”, y en tantas ocasiones, a base de amenazas, y consecuciones seguras de arrebatamiento de sus propias vidas,en caso contrario,como rutina y derecho que otros “hermanos” sobre ellas se dan.
    Si todas estas mujeres hermanas de ellos, y de nosotros, que, ¿acaso no son también seres de carne y hueso como ellos y como nosotros?, se viesen liberadas de esos miedos, limitaciones y condicionamientos, habría que dejar entonces que decidiesen ellas mismas, por su forma de vida, y conducta ante tantas situaciones……

    Si hoy voluntariamente muchas, ni lo desean, es solo por muchos otros inconvenientes, que aún incluso desde su psique necesitan superar.
    Hoy en día todavía no, pero ya hay que hacer camino…..

    Así que no hay que mezclar para empezar, lo que no entra en unos principios,como la democracia,(el islám, o vida que los musulmanes “implantan” en “su sistema”) no encaja en un sistema democrático.

    Y con eso ya está todo sanjado.

    Lo del velo, es lo que menos importa.
    tanto el prohibirlo, como el defenderlo, en nombre de los humanos de carne y hueso como los demás, y sus libertades.

    ¿Qué libertades?
    Libertad a que unos seres sean tratados muy por debajo de otros…..

    ¡¡que para eso estamos en democracia!!

    ¡Qué forma tienen algunos de enredarse con la bondad e igualdades!

    No es el velo.

    Por muchas buenas y correctas explicaciones que se molesten en dar,sobre ello, sus orígenes, su historia y tradición, y/o deseos expresos de algunas de nuestras hermanas, a llevarlo libremente.

    Y por otra parte, centrarse en los derechos de cada uno a la escolarización………

    Todo eso, son verdades….

    No es el velo, “expresamente” lo que molesta, aunque algunos, o muchos, conscientemente así lo entiende, siente, o “detecten”….

    Son otras cosas muchísimo más importantes, que sí hay que tenerlas muy en cuenta.
    Muchas cosas que bajo este inofensivo velo, se ocultan, al margen de la seguramente verdadera inocencia de quién lo lleve.

    Yo VELARÉ siempre que tenga ocasión,aunque sea desde mis escritos, para que estas hermanas nuestras y de los “otros”, que también son de carne y hueso, se pongan en camino, nos pongamos en camino, para que ellas decidan algún por sí mismas, por lo que ellas quieran “velar”.

  38. Debe de resultar conmovedor para un musulmán observar cómo agoniza Occidente dentro de su propio sistema de valores. Las grandes civilizaciones, como bien señalan algunos, no suelen caer asediadas y masacradas por sus enemigos, sino por su propia decadencia. Y eso se atisba claramente en nuestros días. Las orgías y la indolencia ante las realidades fundamentales, que engulleron a Roma, son los dos botones claros del nivel cualitativo de una civilización, o sociedad si se quiere. En Occidente lo 1º es patente en cómo cada vez más se sacraliza desespiritualizando la esfera sexual. Lo 2º también es palmario, y sólo se necesita echar una sucinta ojeada a nuestro país.
    Nos hemos dejado llevar por fantasías emotivas como la cohabitación pacífica del Islam con el judaísmo y el cristianismo en la España medieval. A cambio, mandamos a Blancanieves al fondo de la mina de sus enanitos. Blancanieves es sexista; la sumisión simbolizada en un pañuelo que todos sabemos lo que es menos quienes no quieren, no.
    La miopía justificaba ciertas cosas, pero llega un momento en que la estulticia alcanza unos niveles que son imposibles de ocultar. De eso andan sobrados quienes para retirar crucifijos de la escuela se hinchan cual gallo de corral al mando de una docena de gallinas, mientras ante el hiyab buscan justificaciones que, de paso, sirven para descalificar a quien lo ve claro.
    La provocación no admite lugar a dudas. Es provocación, sin más. Es tensar la cuerda para mensurar a bote pronto hasta dónde se puede llegar. Y mientras en España se discute sobre el pañuelo, en Marruecos, país abierto al mundo de entre las naciones musulmanas, son expulsados unos 80 cristianos, la mayoría protestantes, por proselitismo. Pero en la tele eso no sale, ni en la prensa. Quizás acaso una reseña. Y gracias.
    Hablaba Schumpeter de la destrucción creativa, término acuñado por él que hace referencia a las transformaciones de las sociedades democráticas y capitalistas donde las crisis dan lugar a nuevas innovaciones que ayudan a retomar la senda perdida y al fortalecimiento del sistema. Actualmente andamos inmersos en una especie de período de destrucción creativa, aunque de este calificativo de momento no se haya visto demasiado. A donde nos acercamos más no ya tolerando, sino dejándonos patear en los valores, es hacia una destrucción sin paso atrás, de la que se habrá de pasar cuentas a incipientes generaciones. La escalada del Islam es ineludible, y ahí están los datos. Otra cosa es que no se quieran ver por desagrables.
    Un saludo.

    • Westmoreland 23 abril 2010 at 22:49

      @Nowitzki,
      Muy buen ojo clínico “doc”. El diagnóstico es claro y preciso, pero nos falta un medicamento de amplio espectro para conjurar esta septicemia de estupidez y cursilería que nos devora como civilización.

      Saludos muy cordiales

      • @Westmoreland, No sé si existe ya antibiótico de amplio espectro para parar esto. Quizás sólo una bala mágica como las que decía Ehrlich evite males mayores. Rápido olvidamos de que las leyes que en teoría emanan de la voluntad popular y colectiva son pisoteados por muchos de estos señores que intentan, y consiguen en algunos casos, implantar la sharia en esta tierra. Quizás aún se recuerde la desaparición de una chica musulmana a la que se le hizo un juicio según las leyes de ellos. Los medios no reflejan las noticias relevantes con criterios objetivos. A la hora de sacar a curas pederastas de hace 20 ó 30 años no hay el más mínimo pudor en presentarlo como algo novedoso que implica además al Papa. Da igual si está fundada o no la sospecha; se larga la noticia y ahí queda como cierta.
        En cuanto a lo que dices en tu comentario no hay nada que objetar, pues queda bien claro lo que hay, y recomiendo su lectura que además es breve y por ello lo doble de edificante.
        Sólo añadir que, como escuchaba hace unos días, en algunos centros escolares donde los musulmanes no son mayoría existe un plato especial para que no tengan que comer el cerdo; en otros que tienen los resortes de la mayoría o la rozan, el cerdo no tiene cabida en el comedor escolar. Ya se ven algunos movimientos para presentar un partido islámico a elecciones. Si en algún momento llegan a ser la manija del sistema, veamos qué actitud toma el PSOE en cuanto a pactos de poder se refiere. Y en Cataluña los musulmanes ya rondan los 400.000 habitantes. Esperemos también que no se tome el camino nacional-islamista y esto acabe como Chechenia o los Balcanes. Ya sé que suena a apocalipsis y paranoia de guerra fría, pero no es un imposible. Y la gente ya lo empieza a ver -sólo hay que recordar al ayuntamiento de Vic y al señor Anglada-.
        Un saludo señor West.

        • Westmoreland 24 abril 2010 at 17:02

          @Nowitzki,
          Querido Doc, esto que apuntas con certero bisturí y estuependamente sintetizado, no se me antoja como apocalíptico o propio de los tiempos de la guerra fría, sino una realidad de nuestra sociedad “plural”, donde en la paja del cambalache multicultural se ha colado un grano de integrismo islámico del qué ignoramos tan siquiera dónde está germinando y qué tipo de cosecha va a producir o ya está produciendo, aunque tampoco cuesta mucho intuir qué tipo de producto va a resultar de un islamismo intransigente y yihadista, que, en todo caso, nada bueno puede traer lo que se basa en el odio al diferente (al “infiel”), en la diferenciación de los derechos en la fe de las personas con base en su sexo y en el fanatismo más rancio posible.

          Incluso, cuando estamos viendo los primeros y aterradores brotes, resulta chocante, como civilización, que juguemos a fingir no verlo, incluso ciudadanos y lobbies presuntamente progresistas (yo ya no sé qué demonios es ser progresista, sobre todo cuando ese progresismo se traduce en determinados regresismos panfletarios y pancarteros al pasado del peor guerracivilismo patrio y se retrotrae a cuestiones históricamente muy superadas para enmascarar su incapacidad acreditada para no resolver las cuestiones que ocupan y preocupan aquí y ahora) se prestan gustosos a favorecer el juego macabro de este tipo de movimientos social-religiosos basados en el islamismo radical, relativizando siempre su importancia y sus prácticas, a veces delictivas (la ablación genital femenina lo es), sin duda para favorecer sus propias posiciones con el apoyo circunstancial a este inquietante fenómeno social que es el fundamentalismo islamista.

          No por sabido es menos cierto que no hay peor ciego que el que no quiere ver, y, no querremos ver el peligro del islamismo radical y misógeno, pero ahí está y veremos en un tiempo cuál es el alcance efectivo de esta infección purulenta, que avanza sin vacuna a la vista y sobre todo, gracias a unos poderes públicos sospechosamente tolerantes y amables con una practica religiosa, radical y beligerante contra la sociedad occidental y el sistema democrático occidental en su conjunto.
          Será que ciertos laicistas gubernamentales son más laicistas cuando se trata de la religión cristiana, que cuando se trata de la religión musulmana más radical, porque contra una nada tienen que temer, cualquier ataque siempre les saldrá gratis y contra la otra, la cosa cambia, porque probablemente la reacción es el cocktail molotov, la revuelta y algo más todavía, como ocurrió en los suburbios franceses de París, no hace tanto, unos veranos nada más.
          Como siempre el miedo guarda la viña, y la viña del islamismo está bien defendida en este caso por el miedo a su reacción previsible.

          Recibe un saludo muy cordial caballero Nowiztki

          • He aquí un artículo del señor De Prada el domingo hablando sobre estas cosas. Lo dejo a su disposición y para la de quien guste. Un saludo señor Westmoreland.

    • @Nowitzki, No sé de qué valores hablas, supongo que de esos que nos han gobernado hasta bien entrada la modernidad… Pero en mi modesta opinión, estamos adentrándonos en un nuevo sistema de valores donde el respeto y la tolerancia hacia el otro son la base de los mismos. Así que por esa regla de tres, jamás me sentiré amenazado por un musulmán, un cheroqui o un astronauta de venus. Lo tosco y lo limitado forman parte del pasado, de ese pasado de pensamiento monolítico que espera en el abismo…

      • No sé a qué valores alude usted tampoco. Lo que sé es que no vamos a ninguna parte, y el nuevo sistema de valores que se puede esperar es un sistema de no valores. El valor está en afrontar el dolor, no en escabullirse de él; en el autocontrol, no en pastillas; en utilizar los medios para saber, no en saber los medios. Las supersticiones superadas no son tal, sino que han sido sustituidas por la fe ciega en la pseudociencia y el body marketing. Haga que una gran ciudad sufra un apagón y verá los nuevos valores a la luz de la luna, saqueos y vandalismo.
        Según un informe policial de hace unos 4 ó 5 años alrededor del 10-15% de los musulmanes en España veía con buenos ojos el islamismo terrorista. Haga sus cuentas teniendo en cuenta que hay sobre un millón de musulmanes en nuestro país. El ministro del Interior dio otras cifras hace un par de meses en las que rebajaba al 4% ese grupo de admiradores del burka-bomba. Aun así, salen unos 40000 señores -y señoras, ahí no me pilla Aído- dispuestos a colaborar en “cosas peligrosas”. No quiero ir a lo más radical del asunto, pero es que en el fondo tiene una importancia nada desdeñable.
        Un saludo don Javier.

  39. Me da la impresión….. otra vez nos quieren entretener con el pañuelo, …. con el aborto; tener a los ciudadanos entretenidos, mientras hablan no piensan.¡¡ Chicos listos¡¡¡.

    En muchos países las mujeres mueren por no llevar el pañuelito….por putas…etc. donde los jueces son verdaderos hombres.

    ¿Qué pretenden tapar con el pañuelo?… a la mujer… sus mujeres… de los dueños.

    Sería interesante ponerle el pañuelo al “padre” para ir al trabajo, “durante un año”, -solamente-, con un color discreto, para no llamar la atención, después, se lo ponemos a la mujer y a la hija, previa evaluación del papa.
    ¿Qué pretenden tapar con el pañuelo?.

    Menos tapar por fuera, más educar por dentro.

    Todos somos iguales, que sea real esa igualdad, no alimentar las diferencias desde la escuela.

    Y ….ya puestos, ¿por qué no le ponen el pañuelito en la guardería?,¡ para que esperar¡……los pobres a un lado, los del pañuelo a la derecha, los negros y gitanos en las esquinas, los católicos en el centro, los ricos al principio o en otro centro (concertado o privado, no mezclemos por favor)… los inmigrantes en el mismo centro con adaptación curricular, fuera del aula…. para marcar diferencias, y que no olviden nunca que son más burros,….
    Marcando diferencias, …. el sistema.

    • @Naciendo, El pañuelo que describes me recuerda la anécdota de un polinesio que se asombraba cuando nos veía aquí en occidente con nuestros sombreros y corbatas. ¿Qué esconden esos sombreros y corbatas? ¿Qué clase de distinción social, entre pobres y ricos, tal vez, deseas mostrar? Un pañuelo, una corbata, un sombrero… en el fondo son lo mismo: símbolos. Lo de que unos son buenos y otros son malos tiene que ver con las manías toscas y limitadas de cada cual.

  40. hola a todos,
    yo creo que si comparamos nuestra boina emigrante de los ’60 paseándose por Europa con el velo musulmán de nuestra tertulia forera está claro que uno es inocente muestra de cultura popular, el otro es un símbolo de sometimiento sexual inspirado por una religión medieval.
    Defender la libertad religiosa es una obligación. Aceptar las barbaridades particulares de cada una de ellas, una demostración de falta de solidez intelectual. Pero aceptar algunas de esas barbaridades porque haciéndolo ninguneo en mi sociedad el poder o influencia de la religión que odio es una muestra clara de ausencia de nobleza de espíritu, de vileza y villanía y desprecio hacia la humanidad de quienes padecen tales crueldades. Quienes así actúan en este caso, temo que muchos, sólo son sucios exaricos.
    Para que no exista confusión sobre mi opinión, confieso que no me gusta nada de cuanto conozco sobre la religión islámica, que repito, me parece una visión medieval, en el sentido más peyorativo de este término, del mundo.
    Reciban un cordial saludo,
    Van

    • @vanmergeren, ¿Qué pensarías si un budista viniera y te comentara en susurro que le parece medieval que en occidente comamos carne, fumemos y tomemos alcohol? El relativismo cultural tiene sus peligros, entre ellos, juzgar bajo la fortaleza cultural de cada cual la debilidad intelectual de los demás, ya sea en base a sus creencias o sus costumbres.

      • @Javier León,

        Si a mi un budista me comentara eso en un susurro, pensaría varias cosas:
        1.- Que el budista desconoce que en España no se fumaba en el medievo.
        2.- Que el budista nunca probó un pata negra.
        3.- Que qué románticos son los budistas cuando te susurran.
        😀

      • Estimado Sr León,
        Indudablemente le daría la razón a ese budista. Siempre y cuando no me lo dijera por comparar esos atrasos por él apuntados con otros que suponen abusar de seres humanos.
        Yo tendría más cuidado a la hora de invocar la Cultura, o mejor dicho las diferencias culturales -que los son en ambos sentidos a la vez, por cierto-. Porque según creo entenderle a Ud, podríamos incluir la ablación del clítoris como una de sus manifestaciones. Yo no soy quien para ir allí donde se practica a prohibirla. Podré ir a explicar mi punto de vista -y jugarme el tipo, me temo- o convivir con la inmoralidad de saber que se practica en aquellos lugares y no hacer nada, quedándome tranquilamente sentado en el sofá del salón de mi casa -lo cual hago-. Lo qué si debo hacer, es exigir a mis autoridades que impidan, a quienes de esa cultura vengan a convivir conmigo aquí en España, llevar esas prácticas a cabo. Porque aquí la ablación no es cultura, no. Es un abuso sexual; un crimen.
        El velo es la versión light de esto, para mi.
        Reciba un cordial saludo,
        Van

  41. “…el hecho que se prohíba el burka o el hiyab o cualquier otro símbolo religioso me parece un atentado hacia la dignidad de las personas que libremente deciden seguir su tradición, su cultura, sus valores o creencias..” (sic)

    Hola Javier. Leo tu artículo y no aterrizo.
    ¿Realmente crees que la prohibición del burka es un atentado hacia la “dignidad”? Es que primero tienes que explicarme donde está la dignidad del uso del burka, y luego hablamos.
    ¿Cultura el burka? aunque lo fuera, por esa regla de tres, tendremos que admitir la ablación y la lapidación de mujeres como cultura. No lo admito, el burka NO.

    No conozco a fondo el tema de la niña a la que no se le admite el uso del hiyab (supongo hiyab) en el colegio. ¿Es correcto o no, no admitir a una niña en un colegio por llevar hiyab? Pues a mi me parece que en la misma medida, que vengan unos niños de la tribu Kwanyama de Angola o Namibia, y el niño vaya desnudo con un “atijo” en sus partes por taparrabos y la niña con un pareo a la cintura o una falda de rafia y el pecho al descubierto. Las dos son vestimentas culturales, no religiosas, porque el islam no obliga al uso de ninguna de estas cosas en la cabeza, escasas veces verás las mujeres de la casa real de Jordania y referente de las mujeres de su pais con nada en la cabeza, lo mismo en Irán durante el imperio del Sha hasta la llegada de Jomeini que lo impuso, y a tantas mujeres musulmanas que conocemos a lo largo de nuestra vida y que no lo usan.
    El uso del velo islámico de las musulmanas, es una opción personal de las mujeres islamistas unas veces, y las más, una imposición machista.
    Claro, tú me dirás que como es una opción, que lo lleve porque así lo quiere. Mira Javier, el mundo occidental sobre todo, está lleno de uniformes, hay uniformes para todo, si el día de mañana la niña quiere ser azafata, la compañía aérea se lo prohibirá, si es militar, si es enfermera, si despacha hamburguesas en un burguer, si es acomodadora de cine, camarera de un hotel, etc., se lo prohibirán, si canta en un coro también.
    Rematando, no hay que “montar un pollo” que transcienda a nivel nacional, por que a una niña se la diga en el colegio que no lleve el yihab, si esa es la norma.

    Un abrazo

  42. Javier difiero de ti, no estoy de acuerdo con el burka, ya que así como se han retirado todos los símbolos religiosos cristianos de las escuelas, para evitar la ofensa al que no es cristiano, cuando nuestra tradición , historia y principios son CRISTIANA. La integración el respeto debe tenerlo el invitado, para que el anfitrión respete igual y pueda ser mutuo, tanta libertad de igualdad destruye los verdaderos derechos y confunde la verdadera libertad.