Revista de prensa: “¿Por qué las cajas de ahorros están condenadas a desaparecer?” (M. Llamas, Libertad Digital, 22-12-2010)

La primera ronda de fusiones de cajas está condenada al fracaso. El mantenimiento del control político en las SIP, aunque se conviertan formalmente en bancos, no logrará atraer el capital privado necesario. La historia demuestra que, tarde o temprano, el sector tenderá hacia la privatización total.

Negación, resignación y aceptación. Éstas son las fases emocionales que atraviesa el sector de las cajas de ahorros en España. En un primer momento, la patronal del sector (CECA) insistió en la fortaleza y solvencia de las entidades, negando por activa y por pasiva el reconocimiento de cualquier tipo de problema derivado del estallido de la burbuja inmobiliaria. Pero la realidad se acabó imponiendo, y los mensajes optimistas dieron paso a las presiones por parte del Banco de España para iniciar un complejo proceso de fusiones.

Durante meses, los gobiernos regionales rechazaron las fusiones interregionales a fin de mantener el control de sus brazos financieros. Poco duró. El pasado verano, PP y PSOE acordaron reformar la Ley de Cajas de Ahorros para eliminar tales obstáculos e impulsar así el proceso. Con esta primera ronda, aún en marcha, se prevé que el número de cajas pase de las 45 existentes en 2009 a un total de 17. Hasta el momento, la mayoría de estas fusiones se ha efectuado mediante la constitución de los denominados Sistemas Institucionales de Protección (SIP), en el que están implicadas 22 entidades.

Sin embargo, la apuesta por esta particular figura híbrida no está dando los resultados previstos. Esta solución “no funciona”, tal y como explica Luis Garicano, profesor en la London School of Economics y miembro destacado de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea). Los SIP, o fusiones frías, no son otra cosa que una unión de cajas, en la que cada entidad conserva su marca y su respectivo consejo de administración, pero que cuenta con una especie de fondo compartido para fortalecer la solvencia de las más débiles.

El fiasco de los SIP

Esta vía no está solventando los “tres frentes” que deben afrontar las cajas: exceso de capacidad (oficinas y personal); acumulación de activos dudosos (crédito inmobiliario); y escasa capacidad profesional de sus respectivos consejos de administración, debido al control mayoritario que ejercen políticos y sindicatos.

1. Exceso de capacidad: las cajas fusionadas están reduciendo plantilla por la vía de la jubilación anticipada, con remuneraciones superiores al 85% del sueldo corriente e igualación al alza de los salarios de las entidades fusionadas. Además, “por la parte alta del escalafón de las cajas no parece que la tendencia sea a reducir plantilla y buena parte de las competencias estarán duplicadas”, indica Garicano.

2. Balances: la exposición del sistema financiero al sector inmobiliario se mantiene en los 325.000 millones de euros. Así, “por el lado de los activos malos tampoco se esperan grandes progresos. Las fusiones van a servir para compartir solvencia y como excusa para tomar prestado del FROB, pero el problema sigue ahí”.

De hecho, según Garicano, los SIP añaden dos efectos negativos: “opacidad” en los balances de las cajas fusionadas e incertidumbre en el mercado ante la incomprensión de esta figura jurídica; además, “estamos creando entidades cada vez más grandes y sistémicas”.

3. Gobierno Corporativo: los SIP no han mostrado ningún avance en esta materia sino, más bien, todo lo contrario. Los políticos siguen controlando las cajas fusionadas. “Con los niveles de tolerancia al riesgo e incertidumbre bajo mínimos, cualquier cosa que huela a politización, luchas de poder o falta de profesionalidad va a espantar a cualquier inversor razonable“, destaca Garicano. “Los consejeros a cargo del negocio bancario, es decir, el consejo del Banco-SIP que se ocupará de la operativa del banco, va a estar compuesto por políticos”. Así pues, nada ha cambiado.

¿Conclusión? La primera ronda de fusiones fracasará. Las nuevas entidades no lograrán el objetivo pretendido: captar y ampliar capital privado para reforzar su solvencia mediante la emisión de cuotas participativas. “¿Cuánto estaría dispuesto a pagar un fondo de inversión activista por una participación en una caja y un asiento en el consejo? Si los compañeros de viaje son 20 políticos, seguramente, muy poco”, responde Garicano.

Hasta tal punto esto es así que el Banco de España pretende ahora que las 22 cajas implicadas en los SIP se conviertan en bancos, según publica este miércoles ElEconomista. Las entidades que participan en este tipo de fusiones se convertirán en bancos con el traspaso de la totalidad de los activos de sus integrantes, y las cajas se dedicarán sólo a la obra social gracias a los dividendos que recibirán por sus participaciones en los SIP.

Conversión formal en bancos

La idea consiste, pues, en seguir el modelo iniciado por Cajastur. El SIP Cam-Cajastur-CCM-Caja Cantabria-Caja Extremadura aprobó ayer el traspaso total de sus activos a un banco de nueva creación, de modo que las cajas se dedicarán a la obra social.

¿Problema? Las entidades integrantes del Banco-SIP seguirán manteniendo su estatus jurídico de cajas. Es decir, el control mayoritario del banco privado seguirá en manos de las cajas y, por tanto, de los políticos.

La historia demuestra que esta segunda fase o ronda que ahora pretende impulsar el Banco de España también fracasará. Y es que, por mucho que formalmente operen a través de bancos privados (con acceso, por tanto, al mercado de capitales) los políticos seguirán controlando la entidad. Las cajas seguirán siendo cajas, lo cual significa que poseerán más del 50% del capital del banco.

La experiencia italiana

Experiencias recientes de reestructuración de cajas, como la vivida en Italia en los años 90, demuestran que esta vía tampoco resolverá el problema. Italia inició la privatización de sus cajas de ahorro (hasta entonces entes públicos) a principios de los años 90. En primer lugar, se permitió que las cajas emitieran cuotas participativas para captar capital, pero los inversores no mostraron interés, así que esta vía fracasó.

En una segunda fase (Ley Amato), las dos almas de las cajas de ahorro, el negocio bancario y la obra social, se separaron formalmente pero, en realidad, siguieron íntimamente conectadas ya que el control del banco (ente privado) seguía en manos de las fundaciones constituidas por las cajas (en manos de los políticos), con lo que la iniciativa para captar más fondos tampoco funcionó.

Y es que, “la fundación (caja) mantenía el control de la nueva sociedad bancaria por acciones […] La adopción del modelo de sociedad por acciones supuso la privatización formal de la banca pública, aunque no la sustancial, ya que el capital suscrito seguiría siendo en principio total o mayoritariamente de titularidad pública”, tal y como explica Lupicinio Rodríguez, socio director de Evershelds Lupicinio, en un estudio de 2009.

La separación entre la fundación y la sociedad bancaria no eliminaba la influencia política sobre la banca, ni permitía a la fundación realizar su propia función de ente sin ánimo de lucro”. Éste es, precisamente, el modelo que ahora pretende implementar el Banco de España.

La privatización real del sector llegó a Italia en 1998, con la Ley Ciampi-Visco, ya que propugnó “la definitiva separación de las fundaciones (cajas) de las sociedades por acciones (bancos)”. Esta completa división fue la que precipitó la privatización total de las cajas de ahorro italianas.

Fundaciones y privatización total

La nueva Ley de Cajas española contempla esta posibilidad mediante la transformación jurídica de la caja en fundación. Sólo en este caso, la caja (que ya no sería tal) cedería todo su negocio como entidad de crédito a un banco en el que participa, pero de forma minoritaria. Es decir, la caja o SIP podría vender más del 50% de su capital a socios privados (una privatización total en la práctica), pero perdería su condición de caja, ya que estaría obligada a convertirse en una mera fundación dedicada a obras sociales (sin cartera industrial).

Por el momento, el Banco de España quiere que las cajas cedan todo su negocio crediticio a un banco, pero manteniendo su estatus de caja y, por tanto, el control sobre la nueva entidad privada. Todo apunta a que esta fórmula tampoco logrará captar el nuevo capital necesario, según los expertos. Sin embargo, supone el paso previo a la privatización total de las cajas, ya que si venden más del 50% del capital del banco están obligadas por ley a convertirse, jurídicamente, en meras fundaciones, cambiando así su actual estatus.

Así pues, la experiencia italiana de los 90 apunta a que las cajas de ahorros españolas están condenadas a desaparecer si realmente pretenden captar el capital privado que precisan para sanear y fortalecer sus balances. Eso siempre y cuando no sean rescatadas con dinero público y, pese a ello, el Gobierno permita que sigan manteniendo su estatus jurídico de caja.

La Caixa podría ser la primera en abrir la espita de la privatización total. Y es que, al menos, la entidad “está abierta a todas las posibilidades” que contempla la Ley de Cajas, incluida la de convertirse jurídicamente en una fundación dedicada en exclusiva a la obra social mientras traspasa todo su negocio, oficinas y activos a un banco privado.

Autor: M. Llamas. Publicado en Libertad Digital el 22 de diciembre de 2010.

http://www.libertaddigital.com/economia/por-que-las-cajas-de-ahorros-estan-condenadas-a-desaparecer-1276410185/

18 Responses to “Revista de prensa: “¿Por qué las cajas de ahorros están condenadas a desaparecer?” (M. Llamas, Libertad Digital, 22-12-2010)”

  1. No me parece mal el modelo italiano. El español me parece que ya ha demostrado que no funciona, por mucho que se empeñen el Banco de España y los políticos – por su propio interés de casta cerrada – en vendernos lo contrario.

    Un paseo por el Madrid “rico” así lo demuestra .No fluye el crédito a las Empresas, y en eso las Cajas tienen una responsabilidad enorme, pues su función básica es proveer de liquidez a las Empresas productoras de bienes y servicios. Y llevan años sin hacerlo, debido a su mala gestión.

    Centro comercial del ABC en la c/ Serrano de Madrid : con locales comerciales cerrados, por cese de negocio.Impresionante.

    Tiendas de la c/Serrano : veo una con un enorme cartel que dice : “Liquidación por CRISIS ” – esta última palabra en rojo. Tiendas de lujo de la calle Serrano de Madrid, cerradas por la crisis. Otras, con descuentos de hasta el 70%. Esto da escalofríos verlo. ¿De qué han servido las obras faraónicas del alcalde Gallardón ampliando las aceras de Serrano? Para llenarlas de gente sin dinero…

    La crisis está arraigando en nuestro país. No hay propaganda que lo pueda negar. Cualquiera que se dé un paseo por cualquier ciudad española , puede ver sus efectos devastadores : cierre de restaurantes y otros locales comerciales, por falta de liquidez.

    ¿Por qué no se interviene decididamente a nuestro sector financiero, empezando por las Cajas? Se han limitado a la especulación, y no a cumplir su función básica. Es hora de que el Estado- o sea, todos – recupere el control del sector financiero. Esto, o la ruina total del país.

  2. Me resulta cuando menos sorprendente percibir una oposición de posturas o intereses entre la defensa cuál gato panza arriba que nuestros políticos hacen del sistema de Cajas para poder mantener con ello los privilegios que su politización les otorga, y las voces en aumento que solicitan el abandono de la politización de las Cajas suprimiendo así privilegios que la clase política guarda para sí, en favor del interés colectivo de la sociedad civil.

    Aquellos que nos gobiernan y que deben administrar la cosa pública en favor del interés colectivo, toman decisiones que favorezcan su interés particular (en el caso que nos ocupa la no despolitización de las Cajas) sin preocuparse del interés colectivo de la sociedad representada.

    Históricamente se ha antepuesto mantener un sistema de Cajas que ha otorgado retiros dorados a nuestros políticos (véase el caso de Narcís Serra a modo de ejemplo) y capacidad financiera para proyectos generadores de votos aunque no de beneficios.

    Que los sillones de los Consejos de Administración de las Cajas se utilizaran a modo de planes de pensiones para nuestros políticos, y que la capacidad financiera de una Caja se destinara a proyectos rentables electoralmente y no financieramente, nos perjudica a todos.

    Como sociedad civil no podemos tolerar, o por lo menos no debemos silenciar que el interés particular de nuestros políticos cause perjuicio alguno al colectivo de la sociedad civil. No debería representarnos nadie que en sus decisiones anteponga lo suyo a lo nuestro. Y en el actual sistema de Cajas percibo que lo suyo se antepone a lo nuestro en las decisiones que hasta la fecha se han tomado.

  3. valentinmedina 27 diciembre 2010 at 6:24

    Estimados lectores:

    Interesante artículo publicado hoy y que anticipa el primer trimestre en asuntos financieros del 2011.

    La verdad que en este país no se aprende o no queremos aprender, o la más correcta, no deján que aprendamos de los errores, en fin.

    Estamos asistiendo a una cantidad de opiniones, páginas, estudios, tesis, etc., sobre como se podría poner solución al problema financiero, pero hay un dato que se nos olvida, que ocurre con la institución del Banco de España.

    Cada vez que un no se que con título de “catedrático” habla sobre el sistema financiero, ya podemos temblar, eso no quiere decir que no existan algunos que sean brillantes, gran conocedor del asunto, en fin.

    D. Mario Conde como siempre muy sútil en sus exposiciones, el jueves en intereconomía propuso un debate para el siguiente programa, es decir, para el próximo jueves que es LA CLAVE y desde mi humilde punto de vista, aconsejar a todos los usuarios que no se lo pierdan ya que define 100% del problema actual y que algunos ya adelantamos en comentarios, Responsabilidad con Penal.

    Insisto si alguién tiene la ocasión de ver el programa del jueves anterior donde D. Mario Conde participó y tras su exposición brillante del asunto financiero, la expresión de la cara de Vidal Cuadras fue todo un poema.

    Referente al artículo en su penúltimo párrafo, existe una propaganda que si ha calado en la mayoría de la opinión pública, la falta de liquidez, cuando no es cierto, al revés existe un exceso de liquidez.

    Insisto, tipo de interés al 1% (actualmente negativos con la inflacción), coeficiente de caja en mínimos (BCE si hiciese los propios test strees no aprobaría y ha realizado una ampliación de capital) y está comprando deuda de manera ingente y la última opción que le queda imprimir billetes y sobre todo lo que he insistido en mis comentarios la utilización del sustantivo “munición” por parte de los Gobernadores de los Bancos Centrales, en fin.

    Como dijo bien D. Mario también el jueves, lo que algunos también hemos comentados, se ha perdido la esencia de ser banquero, si a su vez le añade las conductas que tienen, pues el problema está servido y es lo que actualmente sucede.

    Un saludo afectuoso a todos los usuarios.

    • rosadelosvientos 27 diciembre 2010 at 16:04

      Estimado Valentín
      Gracias por recordarnos el tema de la próxima aparición de Mario Conde en Intereconomía. Tan interesante, sin duda, que no pienso perdérmelo.
      Efectivamente, la política lo ha inundado todo en los últimos años, de forma que gracias a esos políticos mediocres, faltos de conocimiento, y tantas veces carentes de ética, hemos tirado por la borda la gestión eficaz de instituciones financieras, culturales, educativas…
      Y lo que es bastante extraño es que no tuviesen responsabilidad alguna a raíz de su gestión, cuando ésta resultaba nefasta para los intereses del colectivo.
      Espero que la cosa cambie por el bien de todos. De momento, ya hay un detonante colocado.
      Un saludo afectuoso

  4. Las cajas de ahorro cumplian una función social. Esta fue su razón de ser cuando se fueron fundando muchas de ellas en el siglo XIX. El problema es que han dejado de cumplir con esa función social -ver los estatudos de cualquiera de ellas- para convertirse en meros bancos. Y una de las causas de su fracaso ha sido su expansión territorial fuera de los límites provinciales y/o regionales. ¿Qué hace una sucursal de la Caja de Ahorros y M.P. de Baleares en Coslada y otras poblaciones del cinturón madrileño?

    Otro de los problemas es que en muchos casos están cobrando comisiones abusivas (como 1,05 euros por recibo domiciliado) y que se han convertido en financiadoras de los entidades locales y comunidades autónomas.

    Y todo ello sin querer profundizar en la escandalosa politización de sus órganos de gobierno.

  5. La intervención en el Gato del jueves pasado del Sr.Conde, en concreto en el asunto de la exigencia de responsabilidad a quien maneja fondos públicos me pareció absolutamente brillante y valiente. Y es de una sensatez tan absoluta que claro que dejó boquiabiertos a contertulios, espectadores y espero que a quien ataña.

    Primero ser conscientes de lo que ocurre, y luego atajar con contundencia. No hay que lamentar, hay que hacer.

    Las Cajas tienen fondos para demasiadas cosas, demasiado dinero que se les escurre entre las manos, y mientras tanto no cumplen su función.

  6. De nuevo las personas. Para bien o para mal. El proyecto de las cajas era bueno, los objetivos con los que inició su curso también. Pero siempre que se cree un organismo “público” en el que puedan meter mano los políticos hay que crear reglas del juego conocidas por ellos, y por nosotros, para que no puedan manipular los objetivos de su creación o desarrollo hacia fines de índole personal. Echo en falta un código ético con responsabilidad penal firmado por cada una de las personas que sustenten poder en cada momento.

  7. En Bancaja tuvimos un eficaz Director General, que fue el que convirtió una anquilosada Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Valencia, en BANCAJA, una caja moderna, con un logo moderno, y una organización de departamentos, así como de oficinas de pocas personas, pero muy eficaces. Una buena informática.

    Todo esto, el Sr. Olivas, lejos de valorarlo y valorar a este buen gestor, el Sr. GArcía Checa, el Sr. Olivas, ex Presidente de la Generalitat Valenciana, y ahora Presidente de Bancaja, creó una serie de enfrentamientos, seguramente por la diferencia de enfoques y de eficacia, que hizo que Fernando García Checa fuera despedido.

    Es una lástima que los grandes y buenos técnicos y gestores, que lo han demostrado con sus obras, sean despedidos por politicos ignorantes, que solo quieren ponerse medallas, amén de sus insensatas decisiones de malgasto público y gran endeudamiento de una gran caja de ahorros valenciana, que es de TODOS los valencianos, y estos políticos la han llevado al desastre, concediendo préstamos multimillonarios a Terra Mítica (construida sobre los solares del suegro del Sr. Zaplana), la construcción de una Ciudad de las Ciencias y de las Artes (no hacía falta tantos edificios, pues si estaba presupuestada toda la Ciudad en 30.000 millones por el Sr. Aznar, 10.000 millones de ptas. por el Sr. Lerma, creador del invento, solo el edificio del Oceanógrafico ha costado más de 100.000 millones de ptas), sin contar el cambio de farolas de la ciudad (en algunas calles se han cambiado más de tres veces las farolas, que la pequeña cuesta unos 2.000 euros), sin contar el destrozo del Puerto antiguo para hacer la Fórmula 1, o la Copa de América…No digo nada en contra del AVE porque es junto con la Ciudad de las Ciencias la mejor inversión, útil y rentable para dos comunidades: Madrid y Valencia.

    La ambición rompe el saco, y ahora con Bancaja , prácticamente en quiebra, juntamente con Caja Madrid, supongo que tambien en quiebra, por todo el dinero que tambien se han gastado en Madrid, juntando deudas, y prejubilando (prejubilaciones de oro, dado que son empleados antiguos con suculentos fondos de pensiones, que tienen legalmente constituidos), si siguen al frente los mismos políticos ineficaces, ciegos ante las necesidades reales de la ciudadanía, creo que mal vamos.

    ¿Qué pasaría si no se les dieran los fondos de pensiones de 200.000 y 300.000 euros o más a los prejubilados de una y otra entidad? Que los sindicatos protestarían. ¿Qué pasa si eliminan la subvencion de 426 euros a los desempleados que van a seguir sin empleo?… Que al no estar organizados, no tienen ningun sindicato o plataforma activa que los defienda (a excepción de alguna Asociación, pero que no tiene poder en el sistema).

    Siento Evergetes lo que te ocurre con motivo de las Autonomías, siento mucho lo que está ocurriendo a España, y espero que pronto se vaya recuperando. Un abrazo,

    http://www.cincodias.com/articulo/empresas/Olivas-cambia-director-general-Bancaja/20070904cdscdiemp_22/

  8. Los politicos donde van crean desconfianza,es el verdadero problema, pocos creen que sirvan al intereses comun en lugar que a los de su partido.
    Por otra parte sus cualidades intelectuales tambien estan en entredicho.
    Un saludo

  9. Dentro de pocos años se estudiará en las Facultades de Económicas,se hablará en los Foros y se discutira en diferentes medios lo que fueron las Cajas de Ahorro en España; se dirá por ejemplo: que han sido unas entidades financieras con un marcado carácter social.
    A lo largo de muchos años, durante la mayor parte del siglo pasado, esta característica de las cajas se ha mantenido con unos resultados más que aceptables en la dinámica del crecimiento no solo economico sino también social,haciendo de cohesión a pequeños territorios dentro de nuestro pais. Una de sus características mas sobresaliente era su esencia social proyectando la financiación de autónomos y pequeñas empresas a veces de ámbitos locales y provinciaes, así como en el consumo familiar en pequeños pueblos y barrios periféricos de grandes ciudades con lo que mantenía el tejido productivo de la pequeña industria a veces familiar o de subsistencia. Todo ello con unos tipos de interés que se solían quedar dos o tres puntos por debajo de la media aplicada por la banca privada. En este sentido se podría afirmar que hasta hace unos veinte años, las cajas llegaban allí donde al mercado no le interesaba, donde los niveles de rentabilidad, aunque existentes, no eran suficientemente atractivos para la banca.
    Pero luego llegó eso que se conoce como globalización y se imponen criterios antaño pertenecientes a la banca: obtención de beneficios a cualquier coste. Desaparecen las diferencias en los tipos de interés con respecto a la banca privada y aparecen las comisiones de todo tipo con cargo a los clientes de activo y pasivo en aras a engrosar la cuenta de resultados.Se esfuman gran parte de las obras sociales que le dieron su sentido y la fundación de las mismas y,por fin,se politiza sus Consejos de Administración convirtiéndose en verdaderos cementerios de elefantes donde colocar no solo a los restos de aquellos políticos que ya no son sino a los verdaderos recaudadores de los partidos políticos. Para colmo de males,el creciente y desproporcionado afán por la construcción en nuestro pais vino a dar la puntilla a muchas de aquellas entidades,antes verdaderos crisoles de solvencia,para convertirse en una rémora para todo el sistema.
    Y en eso estamos. Ahora,por arte del birloque,se convertirán en,poco a poco,entidades bancarias al uso y,dentro de muy poco,pasarán a formar parte de algún prohombre afín al propio sistema.
    Y todo esto con dinero público pues habrá que entregarlas “limpias”. Y esto en el sentido mas estricto.
    Saludos cordiales.

    • Si me lo permite, abusando de su acreditada amabilidad, le traslado una tenue discrepancia a una de sus afirmaciones.
      Modestamente, no creo que sea por la globalización que pasa lo que pasa con la mayor o aplastante mayoría de nuestras excesivas, en número, cajas de ahorro, cada vez más antisociales y más bancarias ellas (como le pasa a la Caixa que está loca por ser el banco que de facto es hace tiempo).
      Seamos claros y precisos, hilemos fino y sin miedo, saquemos el freno de mano ya: es por la caradura y el latrocinio perpetrado por muchos de sus consejos de administración, esos mismos que han llevado a la Caja Castilla la Mancha y alguna otra por ahí, a tener que ser intervenidas incluso, sin que sea menor el proceso de chuleo del contribuyente que ha llevado a cabo el Banco de España, con los saneados y avales públicos generosamente derramados sobre estas criaturas de nuestro sistema financiero, heridas de muerte por su mala llevanza, en su mayor parte y con loables excepciones.
      Estos monstruos rarísimos mal pueden pervivir en los tiempos actuales con una regulación legal que consagra y entroniza el politiqueo de la peor calaña como patrón de conducta y modus operandi o “modus choricendi” de las cajas, donde la ley permitía que las cajas fuesen el trasunto fiel o el apéndice elongador de la casta política de cada taifa y plaza hispana.
      Como comprenderemos todos fácilmente, una caja que no se lleva con un mínimo rigor económico, con la prudencia de un buen padre de familia como exigía el Código de Comercio tradicionalmente y con prácticas entendibles como ortodoxas en el sector bancario, acaba como el rosario de la aurora y de paso con el chorreo de pasta del contribuyente con las que se maquilla al final todos estos casos de malversación pura y dura, fraude contable y Dios sabe qué más, en qué se han convertido determinadas cajas de ahorro, las intervenidas y otras muchas que no le nombro aunque seguro que Ud., ávido observador, conoce muy de cerca como yo por paisanaje, y no miro a cierta entidad con dos millones de clientes “fusionada” por las gónadas de algunos tipos con mando en plaza con otra que tiene la mitad de recursos propios que la primera, pero se supone estaba sana, y ahora se presentan como fundidas cuando en realidad la pequeña absorvió a la grande con pies de barro, como bien parece que pudo pasar en realidad, pues si no no se entiende que el pez grande sea devorado por el chico. Y eso debió pasar pues de lo contrario no se entiende, ni si quiera racionalmente, que a cambio de mantener el “domicilio social” y fiscal en una ciudad, la caja grande consienta encantada de la vida que la sede “operativa” (la que corta el bacalao con todos sus empleados/puestos de trabajo) pase precisamente a la ciudad de la caja más pequeña ¿A que ya sabe a qué muerto me refiero?
      Lo que no es de recibo es que siempre se haga lo mismo cuando pasa algo con cajas y bancos, cuando la entidad que debiera haber velado por su corrección haya dejado crecer la pelota hasta el hedor nauseabundo (es decir el Banco de España), pues ya está bien de que el contribuyente acabe siendo además de la puta, la que pone la cama. No debiera ponerse un céntimo más del contribuyente en estas entidades, sobre todo porque ya está bien de entregarlas “limpias”. Primero ha de responder penalmente, incluso, quien las “ensució”, todos los responsables en esas inmundicias y delitos. Y luego, el que las quiera, al que le interesen, que las tome o que las deje. Le aseguro que incluso sucias son interesantes, por muchos motivos, más o menos confesables. Pero habrá postor fijo por ellas. Tenga en cuenta que las cajas son un haz de derechos y obligaciones, pero esos derechos, esos activos siempre son interesantes fuentes de negocio. Al final, le aseguro que incluso sucias y todo, sin un duro del contribuyente, que en una economía que se define como libre y de mercado, aparecería el personaje o grupo que haría buena aquella pegadiza canción cuyo estribillo rezaba “una dos y tres, una dos y tres, lo que ud. no quiera para mi casa es”.
      Esos elefantes a los que Ud. se refiere agudamente, que se sienten en los banquillos ante su señoría, que es donde han debido ir los Hernandez Moltó de turno y el marido de la Sra. Cospedal, a dar explicaciones de los agujeros por ellos mismos creados y que motivaron una intervención con dinero público totalmente opaca y sospechosísima a todas luces.
      Feliz Navidad y buen año entrante.

      • Y absorber es con b de burro, con b de Boyer,por lo que ruego no me atice mucho por la falta garrafal e imperdonable. Fue cosa ser un mecanógrafo manifiestamente mejorable

        • Querido West,le paso este enlace que seguro que va en la direccion que vd. sabiamente señala:http://felixdevalois.blogspot.com/2010/11/ni-gorrazos.html.
          En cuanto a la ¿fusion/union/absorción? que quiere que le diga. Pues una chapuza. Pero una chapuza hecha “con sentidiño”. Claro que viendo solo en una dirección,y esa no es otra que seguir colocando a los suyos,es decir,a los de siempre Fijese que yo estaba en contra de la misma pero cuando salio el ilustre Alcalde de Vigo ya me puse a temblar.
          Por cierto,y cambiando de tema. Se nota que lo del tabaco lo lleva bastante mejor. Solo le falta adelgazar. Pero hay cosas que hay que dejar para el año nuevo.
          Mis mejores deseos.

  10. Afonso de Laxes 27 diciembre 2010 at 14:54

    ¿Por qué no se exploran las posibilidades que tienen las Sociedades Comanditarias por Acciones? En ellas conviven el capital colectivo (Fundación-Obra Social) y el capital privado (Socios-accionistas). Seguramente habría que modificar la Ley para que tuvieran cabida las Cajas de Ahorro. El reparto del poder sería al 50% entre socios colectivos y accionistas. Las acciones sería nominativas (como los Bancos) y obligatoriamente cotizarían en Bolsa. El problema está –creo yo– en el Consejo de Administración y la Comisión de Control, en cuyos órganos habría que impedir que fuesen ocupados por las organizaciones políticas y sindicales, en una palabra, habría que profesionalizarlos. ¿Qué hizo el Banco de España para evitar la actual situación de las Cajas? Porque el problema no viene de hace un año o dos, es anterior, pero no se quiso intervenir. También al Banco de España hay que despojarlo de políticos, y su actual Gobernador, lo es. Don Mario sabe muy bien lo que supone esto.

  11. Las Cajas de Ahorros son unas entidades públicas, dirigidas, en no pocos casos, por políticos a los que se ha colocado en dicho lugar como agradecimiento a los “servicios prestados”. Como son públicas y lo público no es de nadie existe la sensación de que se dispara con pólvora ajena, así que da igual gastar 4 que 400. Si resulta que quiebro porque le doy créditos a mis amiguetes, sabiendo cuando les di los créditos, que no podían pagarlos, ya vendrá el estado a poner dinero de todos los contribuyentes. Además, es probable que el que recibió el favor sepa como agradecerlo.

    Pedimos sacrificios a los españoles, tales como que se congelen la pensiones o que la edad de jubilación se prolongue a los 67 años. Eso sí, desde hace varios años ¿Cuántos miles de trabajadores de Cajas de ahorros se vienen jubilando a los 52-55 con salarios que sonrojan?. Parece ser que la interpretación constitucional del estado social de derecho es un poco particular: en principio debía existir un principio de solidaridad de los que más tienen a los que menos tienen. Sin embargo resulta que con el esfuerzo de personas que ejercen profesiones, ciertamente pesadas, que se jubilan a los 65 años con pensiones de 800 euros, hay que pagarles las pensiones a unos sujetos que tienen un trabajo de oficina, que se jubilan a los 52-55 con 2.500 Euros. No sé, pero a mi lo del estado social, como digo, me lo habían explicado de otra forma.

    Y mientras sea público, mientras el dinero sea de todos y de nadie a la vez y no “duela” lo que se gasta, porque pierde todo el mundo menos el que ordena el gasto irresponsable o suntuario, esto no tiene solución:

    Un ejemplo clarísimo de cómo se tira el dinero, mientras se piden sacrificios:

    http://www.expansion.com/2010/12/25/empresas/1293283262.html

  12. Mientras el sistema financiero siga siendo un sector “supervisado” de tal corte que sea el supervisor un poder POLITICO, este seguirá en mayor o menor medida a su servicio, de eso no hay duda y la historia creo que nos ha dado unas cuantas muestras evidentes.
    Las normas son y serán de arbitrario cumplimiento por su propia condición, es decir no es su redacción, sino en su cumplimiento. Pues en su postulado pueden ser de exhaustivo control, fiscalización y objetivos pero en su aplicación… eso, depende, de quién, cómo, cuando, porqué, para qué y siempre caben posibilidades de a cambio de qué.

    Si más de la mitad del sistema financiero en España, además está materializado en Cajas de Ahorro, ya no sólo queda sometido al poder indirecto del que aplica las normas a su conveniencia sino que además es instrumentarizado por el mismo.
    Digo bien, instrumentarizado. La fachada pueden ser los consejos de las cajas, eso creo que es directamente inapropiado, pero la historia está en cómo se deciden sus inversiones y sobre todo se gestionan sus “corporativas” participadas, ahí si que hay una legión de soldados al servicio de la causa a cambio de unos cuantos privilegios. Claro que trabajar gestionando una empresa con participaciones cruzadas cuyo propietario final es: por un lado las cajas y por otro las CCAA (en la mayoría de los casos), cuando no y también por Ayuntamientos, pues es relativamente fácil, se trata de empresas con criterios de gestión y de contabilidad, pública.

    Es grande el nudo gordiano, es mucho el poder que se juegan los partidos y sería un cambio de primer orden en el sistema económico como para no darle un chance de varios años de digestión al trago.

    Mientras tanto la economía se desangra por un lado y se congestiona por otro como una tubería reventada por un atasco, en forma de miseria en su exterior y angustia y desesperanza en el interior, pero eso es evidente que lo de menos para los decisores. Puede que el remedio fuera peor que la enfermedad en términos de su conveniencia e interés.

    Son los daños colaterales de un intento de cambios profundos para que todo siga igual, con un poco de suerte para el poder político.

    Gracias por vuestras valiosas e interesantes reflexiones.

    Saludos a todos desde Segovia

  13. Artículo publicado en el suplemento de El País de la Comunidad Valenciana.
    Fecha de publicación: Viernes, 26 de Noviembre de 2010. Página nº 8 del suplemento.
    TITULAR: Olivas afirma que la concesión de créditos no depende solo de la banca.
    EL PAÍS – Valencia.

    El presidente de Bancaja, José Luís Olivas, defendió ayer ante la asamblea general de la entidad celebrada en Castellón que la capacidad de prestar depende del conjunto de la sociedad. [El argumento extendido de culpar casi exclusivamente al intermediario financiero de todo lo que ocurre en la actual crisis no puede más que equivocar el remedio a utilizar y desorientar al paciente], afirmó. La misión de las entidades financieras no es ahorrar ni invertir, prosiguió, sino canalizar el ahorro de forma profesional, prudente, responsable, y eficiente. [El ahorro o inversión no depende de la banca sino de las fuentes últimas del ahorro y de las empresas no financieras y particulares que demandan crédito]; cajas y bancos [se limitan a facilitar la relación entre ahorradores e inversores].

    Olivas apeló, en la misma línea, al sentido común: [Lo que desde luego no puede hacer una entidad es rebajar los criterios de prudencia y oportunidad durante una crisis]. [Para volver a suministrar recursos en la medida necesaria, los mercados nos pedirán cada vez más una dimensión adecuada, solvencia probada, incremento de recursos propios y correcta diversificación de inversiones y riesgos]. [Según todos los indicios, 2011 no será un año fácil para las entidades financieras].

    Yo no sé como interpretará cada ciudadano –mediocre- las palabras de la élite referenciada en el Sr. Olivas. Creo que yo puedo establecer mi propio criterio y sacar mis conclusiones de estas palabras. Por ejemplo, pienso que somos los responsables de todo lo que está ocurriendo por consentir durante años, siglos, que estos eminentes y sobresalientes seres de las élites campen a sus anchas sin haber recibido su escarmiento en su momento. Claro que entiendo el mensaje del libro del Señor Mario referido a las gentes mediocres, puedo ser mediocre pero no tonto. Pero ello no justifica que por tal razón hayan hecho, hagan, y pretendan seguir haciendo lo que les venga en gana. Nuestra maldita culpa se centra en creer en estas personas, en estas élites, en sus discursos, en sus mentiras permanentes. Me da lo mismo el color de la sangre que pueda llegar a sus cerebros enfermizos, mucho menos la cuestión de sus guerras ideológicas. Aquí, llegados a este punto, todos somos mediocres, hasta las élites, lo que nos diferencia es que unos seguimos pagando y otros siguen jodiéndonos.

    Resulta que este Sr. Olivas dice que son meros intermediarios de los acuerdos que llegamos los ahorradores con los inversores, y que por nuestra responsabilidad no hay créditos posibles, pues, da a entender, que los mediocres somos morosos y por ello no disponen del dinero para seguir siendo intermediarios. Perdón por la expresión, pero estos señores, en minúscula, los tienen gordos, hombres y mujeres de esas élites. ¿Dónde demuestran su honradez dimitiendo de inmediato de sus cargos? Es como lo del mensaje del Sr. Vidal Quadras, ¿cómo es posible que después de leer el libro, escribir el discurso, leer y releer el mismo, pronunciarlo ante muchas personas, en vivo, en directo, no supo aprovechar su momento de gloria, el que le brindaba –los días de gloria- para dimitir? Claro, por sus palabras y críticas, estaría pensando en el Tea party, y en el puesto que le correspondería.

    Lo siento pero yo sí tengo las ideas muy claras y no puedo callar, exculpar su mal simplemente asumiendo mis errores de dejarles la parte de todos los poderes que me corresponde. Es que cada vez van a ir apareciendo más de sus miserables miserias, y cada vez van a ser más descarados y sinvergüenzas, siguiendo echándonos la culpa a los ciudadanos, a los mediocres que solo sabemos elegir a gentes mediocres. Muchas gracias y sigan Ustedes, yo desde luego prefiero ser el tonto y Loco de la Atalaya, pero seguir luchando como un 1 por mis derechos, obligaciones, en verdadera Libertad y Democracia.

    In lak´ech – Alak´em

    Muchas gracias.

  14. Impresionante, se creen que somos tontos, y creo que lo somos cuando nos callamos, pasamos de todo, miramos para otro lado, mientras estos señores feudales, rojos y azules, campan a sus anchas, diciendo insensateces, y robando el erario público para dedicarlo a algunas obras que no nos ayudan en nada, y quizás ayudan a algunos amigos suyos…

    En fin, confio que hay muchos políticos honorables, pero habrá que buscarlos como Diógenes, con un farol: “Busco un hombre…!”…