Sólo mensajeros… (a propósito de la propiedad intelectual)

Koldo Aldai

Aún creemos que creamos. A lo sumo somos asistidos, sembrados… A lo sumo nos elevamos, nos  disponemos, acogemos… A lo sumo somos bendecidos por la inspiración superior. Habremos  de olvidar algún día las propiedades, pero sobre todo aquella  que, con escaso acierto, denominamos “intelectual”.

La más bella melodía ya ha extasiado otros oídos, las pinceladas más diestras ya se deslizaron por otros y transparentes paños, el verso más exquisito ya vibró otros corazones… Los excelsos arquetipos de belleza  están allí, sólo resta conquistarlos, ascender en nuestras octavas de pureza y genuino amor y servirnos.  Al hacernos con ellos, erraremos si les colocamos nuestra autoría. Eso lo han sabido los verdaderos Maestros de todos los tiempos y geografías, siempre pujando por  trabajar en el anonimato, desde la más desapegada intención, sin concesiones al ego, a la naturaleza orgullosa de la personalidad.

El poderoso, el omnipresente reclamo de los derechos de autor aquí en la tierra, podría atenuarse en aras del reconocimiento de la verdadera Autoría de cuanto bello palpita. La genuina Sociedad General de Autores permanece aún en el más sobrio anonimato, aguardando poder manifestarse en un futuro a la luz del día.

Recreamos en la tierra, lo que ya obra en los planos superiores, sin embargo siempre la firma persiguiendo todo lo que creemos haber engendrado, sin embargo aún las barreras que  frenan  la difusión de la nota, el verso, las letras, la pintura… que elevan y liberan. Arriba, Quienes nunca  firman, ni revelan autoría, se ríen un poco con todo este circo de los derechos de autor. Arriba todo es común, la exploración, los descubrimientos, el disfrute… “¿Sabrán Vds. trabajar  a favor de la humanidad al igual  que  nosotros, detrás del velo, sin concesión alguna a su vanidad…?”, susurran, mientras que el mundo se pelea por las migajas de un copyright, cuanto menos cuestionable.

Podemos empezar a soñar, a esbozar espacios en los que nada tenga precio, en los que se distribuyan los bienes en función de las necesidades.  Podemos empezar ya a caminar hacia los nuevos patrones de fraternidad humana. Nada nos pertenece y lo que administramos debiera ir dirigido al beneficio de la comunidad. Sólo somos mensajeros de la palabra, la música, la pintura… que ennoblece, que catapulta a las esferas de inefable belleza y paz, sólo heraldos meritando y disfrutando hoy de unos medios de difusión asombrosos, rápidos, eficaces, económicos…

El ciberespacio anuncia ya un trasiego de ciencia, cultura y arte, al que no será posible poner barrera. La tecnología ha corrido más que la conciencia. La era digital que socializa, que universaliza contenidos, ha ido más lejos que la mentalidad de un ser humano, aún receloso de compartir. Sí, todos tenemos  que comer. Cierto que las gentes de la ciencia, el arte y la cultura aún no pueden  prescindir de esos derechos…, pero apuntemos  ya  metas y objetivos más generosos, apuntemos a los verdaderos horizontes   fraternos, visualicemos ya una  humanidad plenamente instalada en el compartir  y el cooperar.

¿Si la era digital nos invita a compartir a golpe de botón sin apenas esfuerzo, no hemos de ver ya detrás de ello el trasfondo de un maravilloso Plan Superior  en el que todo será un constante y gozoso compartir? ¿Si los acervos elevadores y emancipadores se  pueden  multiplicar a golpe de  “click”, no será  también llegada la hora de un “click” en nuestra mente, de un salto a una nueva conciencia de dar sin reparar? ¿No será llegada la hora de  pensar cada vez más en términos de progreso y evolución colectiva que de lucro e interés personal?

Legislamos porque aún no amamos lo suficiente, legislamos porque queremos retener lo irretenible, legislamos intentando  poner  cauce a lo que ya desborda… Sí, los artistas, los  cineastas, las gentes de la cultura merecen su digno sueldo. No está en ley quien se lucra a costa del  trabajo ajeno. ¿Pero asegurado el sustento para quien  recrea, para quien sube a su cumbre y  baja hermosa  obra, no será también llegada la hora de pensar  más y más en entregar y menos en guardar?

Oigo sonar los villancicos  tras estas montañas de hayas soberbias. Oigo cantar al Hijo de Dios al borde de las olas… No deseo polemizar sobre la Ley Sinde. No deseo controversias cuando ya resuenan en nuestros adentros las más elevadas melodías. Sólo este elogio a Quienes moran en el silencio, antes de encender el motor. Sólo este apunte, antes de poner el coche a  andar hasta el bendito Belén; sólo una invitación a dar, a sentirnos humildes mensajeros de las bellas realidades que ya  obran en los Mundos superiores, al colocarnos ante la hoja, el lienzo o el pentagrama… Sólo una sugerencia a  socializar sin esperar siempre algo a cambio, a llenarnos de anónima satisfacción, si somos  capaces de  bajar a la tierra lo que ya colma de paz y de  gloria los Cielos infinitos.

21 Responses to “Sólo mensajeros… (a propósito de la propiedad intelectual)”

  1. El Arte y el arte, Koldo.

    Ese Arte que llega como una saeta hasta el fondo mismo de la Conciencia, desde los planos de las Realidades Objetivas, obviando los laberintos mentales y activando esas antenas superiores emocionales e intelectuales que duermen en el sueño de los mortales, ese Arte que no pertenece al tiempo porque no es hijo de él, porque es inmortal en el tiempo y en el espacio y no pertenece a ninguna estrechez de coordenadas espacio-temporales que lo sometan, ese Arte que muere en la letra muerta para vivir entre líneas, que gobierna procesos neurobioquímicos desde el sonido o desde la luz, que grita en silencio en los signos que desde el fondo de los tiempos tantos Artistas-Mensajeros han legado a la Humanidad con la humildad ejemplarizante de aquel Maestro Mateo (del que poco más se conoce que un nombre de pila) que se arrodilla a los pies y a la espalda de su obra en aquel sublime Pórtico de la Gloria, ese Arte que representa a la Verdad y que nutre y vivifica a esa “Inteligencia del Corazón” que alguien recordaba en el gesto de Juan apoyando su cabeza en el corazón del Maestro en aquella inefable Ultima Cena…

    Y este arte de pedestal y entronizado hoy, fundamentado en el culto a la caduca personalidad, al subjetivismo egóico, con potenciadas coordenadas moda-tiempo-espacio-autor, autoabanderado de progreso con aspiraciones de élite y olor a finanzas, donde el contenido se arrodilla ante la firma y los intereses constituyen brújula y timón…

    Sé que soy políticamente incorrecto, pero este tema toca una parte importante en mi camino vital (aunque no a nivel profesional ahora, pero sí en tiempo y dedicación) y me he sentido impulsado a soltar la flecha, así como a felicitar con énfasis al autor del artículo (espero que también las musas lo hagan desde allá arriba).

    Gracias, Koldo.

    • Que bellas tus letras Javier… Muchas gracias. Por ese Arte sin tiempo, por esa Obra sin nombre… Podamos ser dignos continuadores…

  2. Gracias Koldo por traer a colación un asunto que me temo traerá cola en el próximo año.

    Hace unos días vi un documental donde un famoso director americano explicaba que en Estados Unidos el autor de una película no es el director, sino a efectos legales la empresa que sea poseedora del copyright. Valoraba la diferencia con Europa, donde el autor es el creador, el mensajero, como bien dices. Sin embargo, en Estados Unidos ellos son, según comentaba este afamado director, meros empleados (“como un electricista”, decía).

    Según parece, hubo documentos de Wikileaks donde se hace patente el descontento de las grandes empresas multimedia americanas por los dineros que están perdiendo en España por culpa de las descargas.

    Todo lo demás creo que son justificaciones a gusto de cada cual. Porque visto lo visto… ¿quién es más “pirata” (vaya término…): la SGAE, la Administración y sus impuestos, o quien haciendo uso de la libertad que brinda la técnica y la globalidad de la red, se descarga sin ánimo de lucro la cultura o el ocio que le despierte su interés?

    La ley Sinde es la Ley Usa. Y ya se está acercando.

  3. Muchas gracias Koldo. Coincido 100% en la esencia de tu escrito. No se cómo será el tránsito desde lo que hoy consideramos derechos de autor, que son perfectamente legítimos, hasta esa síntesis que desprenden tus líneas. Alguna vez Mario Conde comentó en este Foro a propósito de la música pop que “de repente se abrió el cielo y cayó toda esa información” (o algo parecido). Y es que la información cae, pero también es cierto que hay que hacer el esfuerzo y tener la técnica para ordenarla, para crearla. Hay mucho de cigarra y hormiga en todo el proceso, esto es innegable. Vengo escuchando estos días la Novena de Beethoven y efectivamente constato que es casi música de las esferas, aunque hubo que hacer el inmenso esfuerzo de traerla aquí abajo. ¿Cómo pagar ese esfuerzo? Quizás el verdadero comunismo, el de Jesús, empiece por aquí, por la caída de estas barreras. Tu escrito sugiere mil posibilidades. Lo comparto porque creo que es el futuro.

    • Comparto yo también plenamente tu apunte, Joaquín. No es baldío el esfuerzo para “hacer bajar” lo sublime a la tierra. Una vez más lo que prima es la ley del equilibrio, la ponderación en lo que se reivindica. Los artistas, la gente de la ciencia y la cultura han de vivir dignamente…, merecen su remuneración. Otra cosa es el tren de vida al que tantos ya están habituados…

  4. Koldo, no solo comparto sino que me admiran tus palabras, genuinas, sencillas, amorosas, amalbes, que despiertan los mejores sentimientos en mi alma, elevandola a alturas donde solo reina la paz, el bien, la belleza, la unidad, la justicia, y todo eso que nos dijo Platón cuando nos hablaba del mundo o reino de las Ideas.

    Estoy de acuerdo contigo, y siguiendo con Joaquín, está claro que las composiciones de Bethoven, de Wagner, de Vivaldi, y otros no serán como las de cualquier otro músico, por eso hoy en día se escuchan, a pesar de haber pasado algunos cientos de años de su creación.

    La obra bella, seguirá aoompañandonos más allá de las modas, porque nos inspira, porque nos une, porque nos ama.

    Koldo tienes la gran habilidad de tocar lo más elevado que anida en mí, y por ello te doy las gracias, es una gran dicha escucharte o leerte. Muchas gracias por hacerlo con lo más elevado de tu ser, que se une a lo más elevado del mío.

    Como dice Joaquín, las bellas composiciones aún hoy en día nos alegran y emocionan, como el día que en Valencia, y tú estabas, Koldo, cantamos el himno de la Alegría más de 200 personas, cogidas de las manos. Fue muy bello, es posible la hermandad, ya es posible, gracias a seres como tú y otros muchos que lo ansían desde el fondo de su corazón, y que quizás para ello vinieron a este mundo, lo harán posible.

    • Dios mío Ángeles , gracias por tus amables palabras. Espero que no se las coma, mi ya de por sí, hinchado ego… La nueva tierra la estamos construyendo entre todos, cada quien desde su cometido y lugar, pero a la vez fuertemente unidos en lo interno.

      Podamos seguir sembrando, con la ayuda del Cielo, en Valencia y en tantos otros rincones a lo largo del nuevo año las semillas de la hermandad a la que aludes…

  5. Muchas gracias Koldo.
    Ayer publicó Gabriel Albiac en ABC un artículo que lo encabezaba con esta pregunta: “¿Quién puede ser tan animal que prefiere el cobro de derechos de autor a la presencia sin límite de los posibles lectores?
    Pues se empeñan en presentar otra vez para su aprobación la Ley Sinde. En caso de aprobarla tendrian que eliminar el canon digital, pues seria atracarnos por partida doble.
    Cada vez que compro algo en la papeleria: bolis, papel, etc. me siento atracado por la SGAE.
    Cada vez que compro en blanco CD o DVD me siento atracado por la SGAE.
    Cada vez que compro un disco duro externo me siento atracado por la SGAE.
    Propongo: SGAE delenda est.

  6. A raíz de la Ley-SINDEscargas se han producido en la red (principalmente) infinidad de comentarios; uno de ellos es bastante gracioso y no exento de exactitud. Lo copio y pego desde otro lugar:
    “Este es un pequeño homenaje a un comentario hecho en el periódico “Publico” a raiz de la Ley Sinde. El comentario viene firmado por Oso Tabernario,y no tiene desperdicio. Viva el ingenio,y gracias Oso.

    “Quería descargarme una película por la cara, sin pagar un euro al propietario de los derechos de autor.
    Es una película española de hace año y pico, realizada con una subvención del Ministerio de Cultura, o sea pagada en parte con nuestros impuestos. Una subvención a fondo perdido que no devuelven por muchos beneficios que tengan. Que ya podía ser algo más barata que el resto en el cine y eso fomentaría que fuésemos a ver más películas españolas.
    Es una película que ya ha emitido TVE, que es una televisión pública financiada también con nuestros impuestos y que habrá pagado una pasta a la productora por emitirla.
    La película tiene en la banda sonora una canción que se puso de moda y la oías por todas partes:
    Ibas a la peluquería y sonaba en la radio. Como el peluquero, que no tiene un pelo de tonto, paga un canon a la S.G.A.E. por poner la radio, decidió subir el precio del corte para compensar ese gasto. Pero yo pago el corte de pelo no el canon.
    Ibas a tomar algo a un bar de copas y allí sonaba otra vez la cancioncilla. Como el dueño del local también paga un canon a la S.G.A.E. pues decidió subir el precio de las copas. Pero yo pago las copas no el canon.
    El día de mi boda también la escuche en el baile después del banquete. Como la sala de fiestas también paga un canon a la S.G.A.E., pues también me subieron el precio. Yo intente explicárselo a los invitados a ver si ellos subían el regalo, pero no coló.
    Otro que paga un canon a la S.G.A.E. es el fotógrafo que ,como no podía ser de otra manera, también ha subido el precio. Y aunque en la boda había más cámaras que personas, yo le pedí al fotógrafo que me pasara unas copias de las fotos en Cd´s para repartir a la familia y amigos. Solo las fotos sin música ni nada para no pagar más canon. Pero nada, los Cd´s pagan canon digital grabe música o grabe fotos de mis cuñadas medio borrachas bailando el Waka-Waka.
    El otro día en el metro había un hombre pidiendo limosna y estaba silbando la dichosa canción, le di un 1,20 EUR (no puedo más), el euro para el y los 20 céntimos por si aparece un abogado de la S.G.A.E. reclamándole el “canon genital”, o sea el canon de los cojones.
    En fin, he conseguido descargarme la película sin pagar nada, salvo la linea ADSL, el canon digital por el ordenador, el canon digital de la memoria USB en la que he grabado la película, el canon digital del reproductor DVD+DIVX, el canon digital del conjunto de altavoces 5.1 y el canon digital de la Tv. TFT.
    … Lo que no he conseguido es ver la película, es tan mala que me quedé dormido al cuarto de hora, ¡¡¡Menos mal que me ha salido gratis!!!
    Pd.: Estoy leyendo el periódico con el tlf. móvil ,(con su canon digital pagado aunque no lo uso para escuchar música ni ver películas), y me encuentro a señores de la S.G.A.E., a músicos que viven en Miami, actores y directores de cine, etc, llamándonos “LADRONES” a los internautas y los políticos que han votado encontra de la ley “sinde”. Simplemente lamentable lo de estos “señores”.
    Jajajajajajajaaja. Que disfruten vds.”
    Saludos cordiales.

  7. Soy socia de la SGAE desde hace muchos años. Pero ante todo soy parte del milagro de crear, de dar y ser el diapason y el lapiz que escribe lo creado. Soy la mano de otra mano y la voz de otra voz entonado una sintonía de la que todos somos creadores. Soy una pieza indespensable pero invisible. Y así me siento. Tienes mucha razón Koldo.

  8. Los artistas han de cobrar por su trabajo, como todo el mundo. ¿Cuando actúan, no cobran? ¿Cuando producen una película o un disco, no cobran? Hay cantidad de ideas de otros trabajos y negocios que se copian irremediablemente y que no hay forma de protegerlas.

    El canon me recuerda los diezmos y corvées medievales.

    Prosa poética este tu escrito, Koldo, gracias!

  9. Gracias, Koldo, por tu artículo.

    El arte, en todas sus formas, es una necesidad de expresión del ser humano y es una de las principales diferencias entre este y el resto de animales.

    Si recordamos las primeras formas de expresión de pintura y escultura hace tantos miles de años, creo que podremos entender su naturaleza y adivinar que va ligado a la idea de compartir y de libertad.

    Los cánones y el precio que pagamos por el él, se deben básicamente a los costes de producción(edición, distribución, etc.) y al escaso número existente de determinadas obras, que muchas veces son únicas.
    Ese fue el origen del precio del arte y la pérdida de esos factores provocarán, irremediablemente, su final.

    Esa necesidad de expresión irá reduciendo sus costes, porque como necesidad que es, no busca el lucro, sólo busca ser compartida por el resto de la sociedad.
    La edición, distribución, costes de venta, serán tan bajos que acabarán teniendo coste casi cero, como ya ocurre. Sobre todo en literatura y música, y dentro de no mucho en cine.

    Ha sido un negocio respetable y necesario durante muchos siglos, pero es un negocio, tal como lo conocemos, en cuanto a agentes directos e intermediarios de casi todos los tipos, que está condenado a desaparecer.

    Un saludo a todos.

  10. Resulta que un día conseguí un trabajo de imagen y publicidad de un cliente. Hasta ese momento había sido otra agencia la encargada. Pero uno de los empleados de la empresa de publicidad me pasó información del cliente y lógicamente la aproveché presentándome a un trabajo de la empresa en cuestión. Por hacer lo mismo, todos hacíamos lo mismo, el mismo trabajo, yo bajé un 50% el presupuesto de lo que había presentado cualquiera de las empresas. Era así como decía nuestra oferta: por el trabajo solicitado les cobramos el 50% de cualquiera de los presupuestos presentados. Y fuimos elegidos pues había un jurado externo dentro del jurado. La máxima pega era que por los derechos de uso de fotografía para siempre, cobrábamos un millón de las antiguas pesetas, cuando el resto cobraba de dos millones de pesetas hasta cinco millones de pesetas. Y en ese nuestro precio entraba todo el trabajo. Tuvimos problemas pues decían que cobrábamos muy bajo y eso suponía hacer daño a la profesión y a la ética de los llamados profesionales. Pero el problema vino desde la agencia de publicidad que les trabajaba y de la propia empresa que se supo conchabada a los anteriores.

    Un abogado de Sevilla ganó un juicio y sentó jurisprudencia, al conseguir le devolviesen un euro veinte, creo recordar, por haber comprado un paquete de CD vírgenes para que sus hijas guardaran sus trabajos realizados en el ordenador.

    El sistema hace que todo funcione acorde a los intereses de determinados grupos estructurados en poderes que saben hacer sus presiones para conseguir determinados fines a cambio de determinadas prebendas.

    Yo prefiero pagar una mayor cantidad de impuestos, pero no pagar nada más, nada de nada. Hasta un 50% de lo que se genera, y que luego los Gestores repartan en función de unos baremos y cobren los impuestos a esos dineros, nuestros, en función de los baremos de pago aplicados. De esta manera se eliminan las prebendas especiales para estos grupos, sean de las ideologías que sean, y se genera un entusiasmo al ser todos nosotros tratados de la misma manera. El que quiera ir a un concierto lo paga, pero lo justo y nada más. Y el resto no paga nada de nada más. El que vaya al cine, paga el precio justo, pero no paga nada de nada más. Y así con todos los productos y servicios que consumimos.

    Y también propongo que se cambie el sistema de pagos-cobros actuales. Por que quienes deben de cobrar son los ciudadanos vía sus Municipios para beneficiarse de ello. Me explico. Yo en mi casa tengo una oferta de canales que se financia de la publicidad. Pero por conectar a ese canal yo, ni nadie, cobramos por las bandas sonoras, las músicas de fondo, los anuncios que vemos, etcétera. Y deberíamos de cobrar a cada canal, emisora de radio, periódico, revista, pancarta, valla, o lo que fuere que nos ponen en las calles o en nuestras casas. Nosotros sí qué deberíamos cobrar a todos un canón mínimo del 10%.

    La verdad es que debe cambiar mucho todo, pues es lógico que cobren por sus trabajos, ideas, descubrimientos y similares, pero al final todo lo pagamos varias veces los mismos. Paguemos una vez, repartan en condiciones sin generar posibles vividores, y cobren por cada producto que consumimos, pero no a nosotros, sino a los que ya se benefician de nuestros impuestos. Es una aplicación sencilla, razonable, que coloca a cada cual en su sitio y a cada cosa en su lugar.

    Muchas gracias Koldo por tú escrito.

  11. Gracias a ti Osnofla por introducir buena lógica y razón a lo que otros sólo intuimos de forma vaga.

  12. Gracias Koldo por tu artículo.
    Normalmente soy asiduo lector que no escritor de comentarios, muchas veces por falta de tiempo. Pero tu perspectiva de este tema toca un hilo muy especial .Como apunta Osnofla, el bombardeo publicitario y los impuestos “por si acaso” como si realmente existiera la agencia precrimen (como en el film) debería suponer una retribución a nuestras arcas y no a las del Estado o de esos microEstados que son esas empresas autorizadas para exprimirnos.
    Yo desde mi perspectiva como empresario sigo una política de empresa un tanto estúpida (opinaría cualquier economista), y ésta es sencillamente no cobrar más de lo que vale lo que vendo.
    Claro, la diferencia es abismal respecto al mismo sector, pero no confundamos el perjudicar o hacer competencia desleal con subirse al carro del robo.

    El problema es la rutina o costumbre que hacemos con pagar por “todo”, pagamos y ya está. Llega un momento en que no hacemos una reflexión sobre la obligación de realizar esos pagos, y sencillamente adaptamos nuestro ritmo de vida a esa costumbre.
    Con lo cual la SGAE, nuestro alcalde, nuestro presidente o cualquiera que dicte normas, se convierte en el dedo acusador que nos hace sentir culpables por no pagar más.
    Sin desviarme del tema, estoy de acuerdo con Joaquín, con que en el equilibrio está la perfección, y creo que debemos alcanzar ese conocimiento de plena convicción en el cual sentirnos libres sin sentirnos ladrones es algo más que una máxima, es una necesidad.

  13. Gracias Koldo por ser mensajero del mensaje universal, somos TODOS,somos 1, y aunque se muestra diáfano como el día al llegar la noche queda oculto entre las sombras del EGO.

    Un saludo y una sonrisa

  14. Buenas tardes.
    Gracias Koldo por aportar siempre belleza y armonía en tus escritos.
    Permíteme que aproveche tu post para dejaros mis mejores deseos siempre.Pinchad más abajo…

    Con afecto…

  15. Koldo ¿quien te dicta esas verdades que tan generosamente nos haces llegar con palabras sublimes y elevadas?

    Estoy segura que QUIEN te inspira y tu que tienes la fe y generosidad de transmitir no estais preocupados por los copyrights.

    Gracias Koldo

  16. Gracias de corazón por tanta amabilidad vuestra. Por el trabajo uno, por el propósito uno, por el empeño colectivo, por la esperanza que entre tod@s sostenemos, por la nueva Vida que entre tod@s alentaremos s…

    Podamos cada quien en su lugar y desde el máximo desinterés personal, asumir nuestra particular cuota de responsabilidad en estos tiempos definitivos. Fuerte y fraterno abrazo